Ventanita Sentimental: Los sabios consejos del Doctor Cariño

Doctor:

¿Usted se acuerda de la historia de Ulises, ese griego que se fue 10 años de la casa, vivió muchas aventuras y al final regresó y su esposa lo estaba esperando sin entregarse a ningún pretendiente? Yo estoy igual, porque mi hombre se fue hace un mes a trabajar a otra ciudad y aquí estoy tirada, tengo muchos que andan detrás mío y hace poco tuve un encuentro cálido con uno que me dejó feliz, pero todavía ando insatisfecha y pensando en el hombre que espero vuelva. ¿Qué puedo hacer? ¿Sigo esperando o tengo algo más definitivo con el del encuentro cálido?

Magali


Mi perrita:

No sé para qué me lanzó la historia de Ulises y su mujer Penélope, en serio. Porque si usted leyó al simpar Homero, que se dice escribió esa historia de los antiguos griegos, debe haberle quedado clarito que la dama del cuento no les soltó el King Kong ni a cañones a los pelafustanes. En cambio usted no esperó más de un mes y se lanzó a los brazos de un patas negras para tener una sesión de todo vale, que disfraza como “encuentro cálido”. Usted está esperando a que yo le diga “échele pa’ delante no más” bajo la excusa de que está solita y sin que le den cuerda al reloj. Usted es entera fresca y me tinca que cuando leía la historia de Ulises se le hacía agua la boca pensando cómo la habría pasado con la tropa de pretendientes, ya sea uno por uno o en una sesión grupal. ¿Mi consejo? Déjese de payasadas, olvídese del califa y llame a su marido para saber de él. En una de esas lo va a visitar y se saca el demonio del cuerpo, pero en la legal. Ahora, si quiere seguir destiñendo como falsa Penélope es cosa suya, total sabe dónde le pica y tienen quien se la rasque.