Llena de sospechas: cree que su marido la engaña y que espera una guagüita



Doctor Cariño:

Estoy peleada con mi marido hace dos meses. Dormimos separados, no lo pesco y él a mí menos.

Creo que nos vamos a separar, porque de ninguna parte está la motivación para amarnos como antes.

Hasta antes de nuestro distanciamiento, hacíamos el amor todos, pero todos los días. En la cocina, en el baño, en el patio. Era casi como una enfermedad y nunca más pasó aquello.

Hace exactamente dos meses. Creo que soy una cornuda, pero no lo puedo comprobar.

Y lo más penca de todo, es que me hice un examen y estoy embarazada. Partí a la farmacia anoche y el test me salió con la mansa raya en el positivo.

Así que mi pena es doble. No sé qué hacer.

JULIA

Julita:

Para contar las cosas hay que hacerla completita. Nunca me explicó cuál fue el motivo de la separación y, para serle franco, es como todo raro.

Sin embargo, debo decirle que lo lindo y rico que lo pasó en el matrimonio lo puede volver a palpar luego, siempre y cuando sea franca usted y el señor.

Primero debe ir al médico y comprobar clínicamente lo de su embarazo, e inmediatamente contárselo al hombre.

Lo más probable que corra a sus brazos a amarla como siempre la amó, pero la conversación, más allá del niño o la niña, es clave.

Ojalá vuelva, después de nueve meses, a pasarlo como avión en la cocina, en el patio y en el baño, y con una guagüita.

Pero, le insisto, su historia es extraña y falta información. Suerte.

 

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com