*

Ventanita sentimental:

23/03/2014 - Autor: La cuarta

Doctor del amor:

Aunque no lo crea, soy un atleta de tomo y lomo. Troto 15 kilómetros diarios y en mi región corro por mi empresa. 

Tengo hasta un bono deportivo por tirar las patas una vez al mes y dar la cara por la compañía en los runnings. Y a raíz de esto es que estoy metido en un atado gigantesco. 

Conocí a una mina que también corre en un gimnasio al que voy. Le prometo que es una diosa. Tiene unos tutos monstruosos y duros, las pechugas son sensacionales y sus labios no pueden ser más chupetones. Sabe que soy bueno en lo que hago y me pidió que la ayudara a superar su marca, que eran 7 kilómetros. 

Le expliqué que sólo se necesita buena concentración. Y el domingo pasado logré que llegara a 10 km. Cuando terminamos me abrazó y me dio un calugazo de pura contenta. Quedé pálido, pero más prendido que radio de taxista.

Ahí me invitó para su casa. Me mostró unas calzas deportivas nuevas, y como caché que era para calentarme la tetera, me tiré encima y al toque. Quedé livianito. Me encanta la mina, pero tengo una polola a la que amo. Dígame usted.

Correcaminos 

Caballero Aplanacalles:

Sin que me haya especificado su edad calculo que debe tener unos 25 o 30 años. Y también calculo que debe ser muy bueno para andar a lo Forrest Gump rompiendo zapatillas a cambio de un trofeo para que su jefe lo cuelgue en la oficina, sin antes pagarle su “bonicaco’’ por amor al deporte. 

Está todo bien hasta que el deporte del correr se cambió por el deporte del emboque y, más aún, pololeando el perla. 

Si va a empezar a ponerle los cuernos a su minita, mejor es que le dé el corte y así puede correr por las calles buscando hembras que vayan a la pelea. Porque le puedo jurar de guata que la mijita del gimnasio no es muy pituquita que digamos, porque le agradeció su clase de running metiéndole la lengua hasta el contre. Y usted feliz. Para serle sincero, su polola no necesita un donjuán atleta. Así que déjela tranquila y vaya de cacería, mientras la cuestión no se le caiga a pedazos.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental:


21/03/2014 - Autor: La cuarta

DOCTOR:

Estoy muerto de miedo, porque empecé a pololear hace tres meses. Va todo bien, pero ella me está tirando indirectas para que tengamos relaciones.

A mí me da terror, porque nunca lo he hecho, pero mi polola me insiste en que los dos debutemos de puro amor.

Es complicado, creo yo, pero no se imagina las ganas que me dan de agarrarla de su cintura, besarla y hacer lo que ambos estamos pidiendo a gritos. Pero hay algo que me dice que por ahora no.

Estoy muy complicado doc. Se lo juro.

Panchito

MIRE PANCHO VALIENTE:

El tiempo tómeselo como agüita pura. Si usted no está preparado y le tirita la pera ir a la guerra con su polola, no vaya.

Pero entretenga a la hembra con alguna cosita. Un juguete, un meneo más califa, no sé. Mire que la cabra se le puede aburrir y echarse el pollo. En estos tiempos, los cabros gritan Viva Chile muy temprano, y ahí está el detalle: hay que cuidarse del embarazo, infecciones, y un millón de detalles más.

Piénsela, hijo, y convérselo con su polola. En una de esas, entre blableo y blableo terminan ahí poh, usted sabe.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

30/11/2012 - Autor: La cuarta

Estimadísimo doc: 

No sé lo que me  pasa, pero estoy loca de amor por mi ex marido.

Terminamos hace cuatro años, yo lo dejé y ahora viene fin de semana por medio a ver a mis hijos. 

Lo engañé con un compañero de curso de la básica, relación que no resultó. 

Mi ex hizo su vida y encontró a una mujer muy buena, a quien respeto mucho. Se quieren casar, y cuando me contó eso le juro que me destrozó el corazón. 

Le siento su olor y me acuerdo cuando me hizo a estos tres cabros chicos. 

Le miro la camisa y sé perfectamente que bajo  ella tiene un lunar chiquitito que parece un limón. Lo amo, doc, y no sé qué hacer.

LUNA


Señorita arrepentida:

Por qué antes de ponerle el gorro a su marido no valoró su lunar de limón o el Pachulí que la hizo parir tres veces. 

Ahora anda con la funcia de que lo ama, cuando tuvieron que pasar tres años para que se diera cuenta. 

El hombre la sufrió por usted: seguramente bajó de peso, se alejó de sus hijos, y tuvo que recurrir más de alguna vez a sus manitos para acariciarse a falta de señora. 

Y ahora, el caballero encontró su media naranja, puede ver a sus niños cuando corresponde y más encima su ex le anda tirando los cochinos. ¿Cómo cambian los roles mami, ah? 

Pero para ser sincero, yo soy duro, pero mi prioridad siempre es la familia. Juéguesela al máximo y cuando vaya a dejarle los niños dígale que mate una araña que está en el baño. 

Cuando el hombre entre, usted se sube a la taza del WC y se le lanza haciéndole un koala . Agárrelo a besos. Si le va bien, usted, él y sus niños serán muy felices. Ojalá. 

Lástima por la niña que tiene, pero una familia feliz es más que todo.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

29/11/2012 - Autor: La cuarta

Doctor: 

¿Hasta cuándo voy a aguantar que mi señora me gorree? 

Tengo 50 años, cuatro hijos y mi señora la semana pasada me gorreó con el señor que viene a cobrar los gastos comunes. 

Ni siquiera es el administrador del edificio en que vivimos, es un suche, feo, flaco y más encima tiene una pierna medio coja. 

Me da rabia, porque yo soy un buen padre y no tiene ella por qué pagarme así. 

Ya no aguanto más y no entiendo la razón para perdonarla. 

La he visto tres de todas las veces montada con un gallo y una vez uno se escondió en el baño y lo pillé. 

No le hice nada, pero el tipo se arrancó. Me da hasta vergüenza contarlo, por eso caigo en el anonimato.

ANÓNIMO


Pavo:

Yo que usted me voy al toque del departamento, pues amigo. 

Eso de que su señora lo ha engañado 20 veces no es normal y estamos hablando de una come hombres. 

Si la perdona, lo más probable es que el tipo del arriendo corra el dato y mañana en la mañanita va a tener que andar con numeritos para dar la atención. 

Sus hijos ya están grandes y algo deben cachar, aunque usted no tiene por qué comentárselo. 

No le digo que trate de hablar con ella, porque 20 puestas de cacho, en mi vida había escuchado algo así. 

Yo que usted me pongo un casco de bombero para que no se le cachen los cuernos que le deben molestar para salir a cabecear los córners. Váyase solito y no descuide a sus niños, aunque estén muy grandes.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

28/11/2012 - Autor: La cuarta

Querido doctorcito: 

Soy fanático de los gatos, de hecho tenía cinco. Pero usted comprenderá que en un edificio los vecinos lo hacen pebre a uno. Que lo tratan de sucio, de mendigo, de loco, de “el mal de Diógenes’’. Todo porque tengo estos animalitos, que por lo demás son re limpios. El problema es que por las noches los hago dormir en el balcón y se ponen a maullar en la madrugada. Esto “gatilló’’ que la vecina de arriba, lanzara un balde con agua a mi balcón. Me mató un gato. Subí envenado y me encontré con una cabra de 19 años, preciosa, pero toda avergonzada por la acción de su madre. La vieja no estaba, o se escondió, pero la niña se disculpó y hasta lloró por el deceso de mi minino. De ahí en adelante me va a visitar a escondidas de su vieja, ve a mis gatitos y yo me enamoré de ella. El problema es que estoy a punto de cumplir 45 y podría perfectamente ser el papá de esta chiquilla, que está convertida en un manjar.

Lukas


Tío Lukas:

Al margen de lo que le está pasando con esa lolita, usted debiera magnificar el homicidio de su felino. No puede entrar a pelar el cable con la cabra rica, mientras está al lado de una mujer que perfectamente lo dejaría con los puros pelos de sus gatitos y echárselos a todos. Y eso que le quedan 28 vidas en el balcón. Comuníquese con una protectora de animales, luche por la integridad de sus cuchos y después se me pone viejo verde con la hija de la señora descerebrada. Por otra parte, haga un sacrificio y adáptele un sucucho a los mininos dentro de su departamento, porque los vecinos no tienen por qué escuchar gratis una serenata de cuchos a las tres de la mañana, cuando lo único que quieren es dormir. Sobre la golosina de 19, váyase piano piano, pues si su madre se entera de que usted está lindorfeando ahí, el agua va a ser hirviendo la que le lance y capaz que le mate su cabecita de gato que tiene colgando.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

27/11/2012 - Autor: La cuarta

Estimado doctor: 

Ando con una depresión del porte de un buque, y eso me pasó por una maldita jornada de ex compañeros. La semana pasada me llegó un correo de un partner de la básica, señalándome que se iba a juntar todo el curso de octavo del 91. Sí, un curso de hombres, los mismos que fuimos al Monumental a ver al Colo Colo campeón. El viernes pasado llegamos 20. Con el correr de las horas quedamos 10 y luego, en la madrugada, sólo cinco. Eran las 6 horas y partimos al aeropuerto. No teníamos ni uno, pero uno de mis compipas recibió una herencia que le cambió la vida. Está forrado en plata y compró los pasajes. Llegamos a Buenos Aires, dormimos en la tarde. Y en la noche partimos a un barrio de malulas che. Cuento corto: llegué a Santiago con una infección donde usted sabe. Mi señora me pegó y me echó de la casa.

tonto


Bien tonto es:

Eso de lanzarse con sus compañeros de básica es normal, pero dese cuenta que el porcentaje máximo de sus ex compipas abortó en un horario normal. Al final, seguramente, quedaron los solteros, los que no tienen compromisos. Pero no, el breba con esposa también partió. Por eso el destino lo castigó dejándolo con las piernas apretaditas y con la cosa cayéndosele a pedazos. Le pasó por califa y más aún por descriteriado. Imagínese que partió en una parte y terminó en otro país ensartado quizás hasta con un “Traviezo’’ (los argentinos son lindos y se pintan bien). Es una broma amigo, pero por favor valore lo que tiene en casa. Lo que le queda ahora es trabajar muy duro para que lo perdonen. Es algo difícil, pero que involucra un cambio de vida de 180 grados. Eso

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

26/11/2012 - Autor: La cuarta

Doctor:

Quiero que me ayude. Tengo 22 años y me enamoré de mi profesora. 

Estoy haciendo un preuniversitario para dar la prueba por segunda vez. 

Trabajo hace cuatro años, pero quiero estudiar Arquitectura. A raíz de ello es que me puse las pilas y me inscribí. 

Andaba todo bien hasta que me tocó la primera clase de matemáticas. Llega una mujer de unos 45 años, alta, delgada y de ojos penetrantes. 

Me llamó la atención, pero seguí yendo a sus clases con el ánimo de estudiar. Obvio. 

Pero un día hizo un control y le reclamé por un ejercicio. Me esperó y conversamos. En 10 minutos me invitó a su casa. Ahí me encontré con otra persona: se convirtió en una fiera, una diosa. Me enamoré. Pero es mayor.

ÓSCAR

Caballero:

¿Por casualidad usted no andaba en un taxi, un Volkswagen del año 68? ¿O algo con las cuatro décadas? ¡Güena Arjona!. 

No le entiendo lo que me quiere decir. Es que no tiene nada de malo que la profesora sea mayor que usted. 

Al contrario, lo debe haber dejado más seco que pescado de cerro después de esa estudiada a domicilio. Una hembra madura tiene mucho que mostrar cuando ve pastito tierno. Aprovéchela, haga las tareas de matemáticas y de las otras también hasta que le dé parkinson. 

Y si se enamoró o su niño se enamoró, da lo mismo. Disfrute el momento y no pesque nada de lo que sus amigotes le puedan decir. 

Piense en lo que le pasa a la Maite Orsini con su tatita Rossi, o a la Bolocco con Menem, o la Marlen con Marroccino, o Cristián Campos con la Prieto. Hay para regodiarse con ejemplos y todos son felices. Chauchera.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

24/11/2012 - Autor: La cuarta

Doctor del amor: 

Decidí escribirle porque llevo años escuchando  sus historias. 

Yo soy no vidente y siempre le pido a alguien que me lea la Ventanita Sentimental. Son chistosas, pero también los consejos son buenos. 

A raíz de ello es que le cuento mi problema. Pololeo con una niña hace tres años. Ella ve y me adora. Me saca a pasear, conversamos, lo pasamos muy bien en todo sentido. 

Pero ahora me aterra un miedo. El otro día me insinuó que le gustaría tener una familia con hijos y todo.  

Y me insistió en que yo soy el hombre de su vida. Yo me miro interiormente y creo que quizás no estoy capacitado para ello por mi condición.

luis


Gran Luchito:

Primero que todo debo decirle que me siento honrado de que alguien como usted me escriba una cartita. 

Eso de que le leen la Ventanita, me motiva a seguir trabajando con más ganas en el consultorio del corazón. Pero también me hizo enojar. 

Usted es no vidente, pero es un hombre gigante en todo aspecto. Por eso es que se gasta la tremenda mujer, que más encima ella le pide matrimonio, cuando en realidad usted es el que tendría que haberse tirado el salto primero. 

Pero lo comprendo y le aclaro: cásese mañana mismo con esa mina de oro, tenga hijos y disfrute de una familia. Que sea no vidente no es impedimento de nada. Tenemos hasta un campeón olímpico que tiene esa condición. Así que no empiece con esas porquerías de que “no estoy capacitado’’. Le apuesto mi cabeza a que sí las tiene todas. Es un campeón, Luchito. Y le agradezco la confianza para mandarme esta cartita.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

23/11/2012 - Autor: La cuarta

Estimadísimo Doctor: 

Tengo 45 años y me separé hace 10. Con dos hijos grandes debo reconocer que soy una mujer feliz. 

De hecho, conocí a alguien hace tres años con quien ahora vivo. 

Mis hijos lo quieren, él se porta bien, en la cosa íntima andamos como relojito, pero llegó un problema de 47 años. ¿Y sabe quien es, mi doc? Es mi ex marido. 

Él siempre ha venido a buscar a los niños para salir, es infaltable en los cumpleaños, Navidades, cuanto evento tengan, se lleva muy bien con mi pareja, pero el otro día partió al colegio del menor de nuestros cabros y ahí me encontró. 

Me saludó con un beso en la boca, me agarró hasta una pechuga y me dejó embobada. 

Dice que lo reconquisté y que me ama más que antes. Y mi pareja actual es un amor, pero estoy entre la espada y la pared.

sandrita


Mamacita:

Debe estar más contenta que quiltro con pulgas, pero su cerebro estará con una decena de pulpos Pauls enredándose entre sí. 

Paralelamente se acuerda del agarrón de la callaguaguas que le hizo soltarse los chitecos y la parte buena de la mente se imagina a su pareja queriéndola y haciendo el aseo en la casa. 

Cuál de los dos será el que se queda con usted es la gran pregunta. 

Pero al señor que actualmente vive en la casa no le faltará otra mujer que lo quiera, porque el hombre es un siete. 

Cuéntele a sus cabros chicos que cuando lleguen del colegio podrán ver al papá en el living leyendo La Cuarta, dígale a su pareja que ya no lo quiere y agarre al padre de sus cabros, tómele las dos manos y se las pone donde él quiera. 

Ámelo, respételo y no lo suelte más. La familia vale más que cualquier cosa.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

22/11/2012 - Autor: La cuarta

Doctor Cariño: 

Estoy terriblemente urgido. No voy donde mi polola hace dos semanas y me ando escondiendo de mi suegro. 

Es que estaba con ella hace dos semanas pasándolo increíble en el living de su casa cuando él y mi suegra habían ido a un cumpleaños. 

De pura mala suerte, se adelantó su llegada y me pillaron a cachetes pelados sin hacer nada. Pero me vio la guata. De ahí salí arrancando y hasta perdí una zapatilla. 

A mi polola la castigaron y le prohibieron que me viera por encontrarme un roto. 

Y yo la amo, y reconozco que metí la cabeza al guáter con esta embarrada jugando de visita. 

Ah, Tengo 19 años.

preocupado


Don Pergenio:

A su corta edad, lo único que le puedo contar es una anécdota. 

Hace haaartos años yo tenía una pololita que veía todos los días. Un día, al igual que usted, mis suegros partieron a la feria. Entre mí dije ¡Uy, esta es la mía!. Así que agarré a mi peuquita y empecé a besarla. Entre que pasaban los minutos y subía la bilirrubina ella me sacó todos los botones de la camisa. A guata pelá era cada vez más apasionante la tarde. 

Pero a mi suegra se le quedaron las llaves del portón de la casa y volvió a los cinco minutos. 

Cuando entró la señora, a lo único que atiné fue a abrazar a mi polola bien aptretado para que no me cacharan la guata y cerré los ojos. 

Y ahí, mi minita más pilla que Pepe Antártico, le susurró a su madre “no digas nada, él está llorando’’. 

Al escuchar esa frase me puse a llorar y apretaba mucho más a la hembra para que no se me notara la camisa ni el cinturón suelto. 

No tengo nada más que contarle. El que sabe sabe.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

21/11/2012 - Autor: La cuarta

Querido doctor: 

Estoy desesperada. Y le cuento esta historia, porque el otro día le leí una similar en La Cuarta. Y me sentí identificada. 

Todos los sábados, mi marido, luego de trabajar toda la semana, en vez de disfrutar con nuestra familia, parte a las carreras al Hipódromo Chile. 

Yo no tengo nada en contra de ellos, pero mi marido se gasta lo que no tiene. Más encima agarró vuelo y se metió con unos prestamistas. El otro día llegó uno acá a nuestra casa y se quería llevar la tele.

Él se escondió y yo lo obligué a que diera la cara. Le pegué la PLR pero el perla no se quiere ir. 

Justo pasa en momentos en que conocí a un hombre hecho y derecho que quiere a mis hijos y se porta como un chocolate dulcecito.

tania


Señora Tania:

Me da mucha rabia que su hombre haya cambiado su familia por una yegua y dos potrillos. 

El hipódromo no tiene la culpa, porque al caballero no le ponen una pistola en el cogote para que apueste lo que no tiene. 

Él está enfermo, y si no se trata puede quedar en la calle. Las apuestas hay que mirarlas con respeto. Mire que conozco a uno que lo perdió todo por cebarse con el 20 negro en el casino. Una vez se gana y tres veces se pierde. Así es la vida de las apuestas. 

Los pingos son entretenidos, pero no por eso uno se va a jugar hasta los calzoncillos con hoyos. No se puede. Ah, y no se me haga la lesa. 

Eso del galancete que le promete el cielo y la tierra y las estrellas, déjelo para más adelante. 

Luche por su familia y no espere que cualquier gallo venga a venderle la pescada porque él sabe que usted está pasando un mal momento. 

Su marido se tiene que tratar con un siquiatra y el jote tiene que irse para su casa y no meterse con minas casadas.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

20/11/2012 - Autor: La cuarta

Querido amigo:

Tengo que contarle en lo que estoy. Pienso todo el día y no sé qué hacer. 

Tengo 22 años y trabajo en una tornería. Mi yunta le hace los hilos a los pernos y yo sólo corto metales. Siempre conversamos y salimos a todas partes. 

Pero el otro día lo pasé a dejar en mi moto y antes de irme me invitó a una chela. Cuento corto, por ser responsable decidí quedarme en su casa. Él vive con su mamá. Y ahí vino lo mejor. 

A la hora del desayuno, me encuentro con una tremenda mujer en buzo preparando unos huevos fritos. Era la mamá de mi amigo. 

Él dormía y dormía pasando la mona, mientras yo comía huevo revuelto con su madre. 

Me enamoré y yo sé que le gusté. Pero me da lata mi partner.

JUAN

Gato Juanito:

Eso le pasó por responsable. Porque cualquier loco se hubiese ido manejando la moto arriba de la pelota sin cachar las consecuencias. 

Usted fue más cauto y lo premiaron por la mañana. Digo lo premiaron, porque el destino es así.

No tiene nada de malo que usted se enamore de una mujer con un hijo. Seguramente se ve joven y usted como un caballero no hizo nada más que mirarla y comerle el huevo que le preparó. 

Seguramente usted habrá pensado en comerse otra cosa con pan, pero fue sensato y pensó en su amigo. Cuéntele al yunta que su mamita es linda y que le gusta. 

Y él tendrá que entender en sentimientos puros. Al principio lo subirá y lo bajará a punta de garabatos, pero si se le sincera con el corazón abierto y no el marrueco, lo comprenderá.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

19/11/2012 - Autor: La cuarta

Queridísimo doctor:

Tengo 42 años y hace tres que no he disfrutado contacto del bueno con una mujer. Con suerte saludo a mi mami con un besito en la cara antes de irme a la pega. Es que me separé de mi esposa por diferentes incompatibilidades, así que quedé solito. Tampoco alcancé a tener hijos. La verdad doc, es que quiero tener una pareja para poder criar niños. Me encantan, pero ese no es el gran problema. El más importante es mi necesidad biológica de la lucha cuerpo a cuerpo. Los dos años y 10 meses sin una mujer en una cama me tienen enfermo de los nervios. Un amigo me dijo que tomara una mina con tarifa o que fuera a un toples a tomarme una promo, pero no sé si ir. Estoy que corto las huinchas.

Californiano


Señor del Kino:


Los acumulados son muchos, el Kino, el Pollón de Oro del Club Hípico, las Superfectas del Hipódromo Chile, la Polla Gol y usted mi amigo. Así que no está solo en este cuento, hay muchos más compadres que están en la misma “mano’’ que usted. ¿Pero sabe? un consejo: vaya a recrear la vista a los sucuchos de luces rojas. Mire, invite una piscola a la hembra (le apuesto que ella la bota en el florero pegado a su mesa), pero convérsele nomás y quédese con las ganas. No haga nada más. Lo otro. No se vaya a meter a esas casas donde gritan “chicas, a presentarse’’. Ahí es una bolsa de gatos, pues son todas mulas y lo único que tienen son problemas. Es cosa que le eche una miradita a las noticias por estos días. Lo mejor es empezar a salir más a lugares donde frecuentan minitas. Ahí la conversa, la baila y le puede saltar la liebree, e incluso capaz que mate varios pájaros de un tiro: conoce a una lolilla, se pega la salvada, se enamora, tiene hijos y…feliz. Aunque debería ser se enamora, se pega la salvada y tiene hijos. Usted vea.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

17/11/2012 - Autor: La cuarta

Doctor: 

Tengo que decirle que estoy más confundida que ocho. 

Lo que pasa es que trabajo en un colegio y el director me tira los corridos como condenado. 

Soy profe de matemáticas y cada vez que hay consejo de profesores él me deja hasta el final y me invita a su oficina. 

Tengo 35 años y él 42. Es separado y no es nada de feo. 

Pero el problema es que no quiero meterme con alguien que es mi jefe, más aún si mis compañeros de trabajo son boquita de tarro y se pondrían a alegar por mi relación. 

Igual el hombre me encanta y estoy que me lo como a besos en su despacho.

anita


Mi educadora:

Que le importe una reverenda raya lo que piensen sus colegas. Si al final que a usted le guste el jefe es súper normal. 

Además, no lo va a comparar con una secretaria que se come al viejo de su patrón por un par de perfumes o un anillo. Lo suyo se ve serio hasta por debajo de agua con tierra. 

En todo caso, no es malo que sea la primera dama de la escuela, para que no la manden a izar la bandera o hacer filita en el patio con el manso calor. Son garantías. 

Pero lo único que le puedo decir es que no se crea el cuento y hágala de a poquitito. Porque esper3emos que no, pero el dire puede resultar un fresco que quiere comérsela con arroz y después chao. En todo caso, hay que ser positivos y creer en los buenos sentimientos de las personas. 

Suerte, profe erótica. Cuidado con la tiza para que no se le vaya a caer al suelo. 

Pues por ahí puede estar el director y la pilla por atrás y… usted sabe.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

16/11/2012 - Autor: La cuarta

Estimado doctor: 

Estoy casada con un hombre que no es capaz de tocarme ni hacerme el amor. Tengo 30 años, me casé hace un año y desde que di el sí en la Iglesia, con suerte, he gritado Viva Chile unas cinco veces. No sé si a él le gusto, pienso que puede tener otra mujer, y debo reconocer que me he pasado rollos relacionados hasta con su masculinidad. He hablado el tema con él, pero cambia la conversación, me dice que me ama y después se da vuelta para quedarse dormido. Estoy desesperada con esta situación y espero con ansias su consejo.

lula


Señorita:

Le digo señorita, porque uno se puede dar cuenta que su matrimonio no la convirtió en una señora hecha y derecha. Usted aún no vive lo que es ser una esposa. Y para eso necesita la compañía de un hombre sincero y que, aunque el tema sea delicado, le tire la lengua igual. En las parejas la comunicación y la verdad es clave. No creo que el caballero no le funcione la “custión’’, porque usted seguramente antes del matri se debe haber dado como el elemento para guardar los zapatos. Lo de la mujer por fuera puede ser una posibilidad, y lo de su masculinidad si USTED lo duda es porque algo puede existir. Pero como le digo, háblelo. Si en la casa se hace el cucho, vaya a buscarlo a la pega de sorpresa, se sientan en un café y dialogan. Si sale humo blanco hay dos opciones, le tira el café por la cabeza y le quema hasta las pailas o se van a la casa rapidito a sacarse la ropa. Lo del café no la vaya a comprar, porque es una broma.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

15/11/2012 - Autor: La cuarta

Profesional del corazón: 

Necesito su consejo con urgencia, pues incluso he pensado en quitarme la vida. 

Es que no quiero vivir. Tengo 40 años, dos niños y siento que me muero de amor por una mujer que se fue con el profesor de mi hijo menor. 

Sí, cada vez que iba a reunión de curso llegaba tarde. Hasta que no aguanté más y un día llegué a la sala y estaban sólo conversando, pero no quedaba ningún apoderado más. 

De ahí en adelante partieron mis sospechas. La encaré y ahí me mató. 

Me dijo que se había enamorado de un verdadero hombre y que yo sólo era un buen padre. 

Me fui de la casa, veo a mis hijos todos los días, que es lo único que me ayuda en algo. Pero estoy mal.

juan


Mi amigo:

En medio de puras cartas que me llegan y que generalmente son chistosas y de corte picaresco, hoy me he conmovido con su historia. 

Y como usted se merece el respeto de todos por contar su vida acá, aunque su nombre Juan sea falso, lo hace para una respuesta. 

Yo no soy un sabio y sólo trato de entregar coordenadas. A veces sirven y a veces no. 

Pero lo único que le puedo decir son dos cosas. Primero: nunca más piense en quitarse la vida. Eso lo aleja de Diosito, su familia sufre mucho más y el mundo da vueltas, por lo que la pena pasa. 

Y segundo: vaya a ver a sus hijos más que nunca y a través de ellos puede reencantarla. 

Una madre que ve como sus hijos disfrutan a su papá se conmueve. 

No es mezclar las cosas, pero conozco un caso muy de cerca. El de aquel padre descuidado, que se separa y se da cuenta de que tuvo a sus hijos y nunca los disfrutó. 

Y cuando se ve sin esposa y a los hijos fuera de casa, los recupera. Y el tiempo le devolvió a su mujer. Luche por ella con mucha fe. Y si no, tiene dos hermosos hijos que son como sus ojos. Suerte, señor.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

14/11/2012 - Autor: La cuarta

Mi Doc:

Soy solterísima. Tengo 24 años, estoy por terminar la U y estudio Educación Física. Tengo una gran amiga que me acompaña a todos los carretes, estudiamos juntas y vamos hasta al gimnasio día por medio. Hace una semana me fui a quedar a su casa y tipo tres de la mañana me topé en el pasillo con su hermano, un cabrito de 17 años, grandote y buen cuerpo. 

Yo iba al baño y él también. Tras una mirada de complicidad él me hizo pasar y cuando salí me abrazó y me forzó a que lo besara. Pataleé sólo un par de minutos, porque después entré a pata pelada y terminé en su pieza. 

Ahora debo contarle todo a mi amiga, el cabro me gusta, pero es prácticamente un niño.

sirena


Maestra:

Así como los viejos verdes también existen las viejas del mismo color. 

Pero no es para usted, si al final tiene 24 años e igual sigue siendo una pergenia. 

El problema es que ya es mayor de edad y puede tirar el totipo a la chuña, pero el hombre no es tan hombre y en el papel estamos hablando de un menor de edad. 

Eso no corresponde, aunque el cabro esté al borde de los 18 y se comporte como un toro en el ring. 

Ya me veo a la perla caminando con pijama para el baño y después cuando se topa con el broca. 

En dos segundos se le pasó la caña de los copetes que se tomó con su amiga en el carrete y se le cayeron los cochinos hasta el suelo. 

Piénsela si esto le puede traer problemas, hable con su amiga, y yo que usted, espero que el adolescente cumpla los 18 y le apago la mansa velita.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

13/11/2012 - Autor: La cuarta

Doctor del Amor: 

Estoy más que contento, pero preocupado. 

A mis 35 pepas he pololeado harto, pero no he tenido tan buena suerte. 

Hace tres meses me patearon por última vez y fue el motivo por el cual recurrí a una brujita para que me viera las cartas.

Una amiga me dio el dato y un día en la noche partí donde la adivinadora. 

Cuando toqué el timbre tenía miedo y las piernas me tiritaban como cascabel, pero cuando se abrió la puerta me encontré con la mansa mina. 

De cara no es tan linda, pero tiene un par de… usted sabe, que me dejaron enfermo. 

Cuando me hablaba no entendía nada, pues sólo tenía una pura idea en la cabeza: mirarle delante de su corazón. 

Estoy enviciado, me gasto 15 lucas todas las semanas para que me hable y voy a puro sapearla.

CACHUPÍN

Señor Ardiente:

Al final nunca me contó por qué está tan contento. ¿Porque tiene dos buenas razones?¿Porque ahora está igual que la propaganda “Yo tomo leche’’? ¿Porque volvió a los siete meses y quiere tomarse la papita?

En fin, suena chistosa su historia, pero no creo que sea normal que un hombre vaya a pagar 15 lucas por ir a escuchar una charla de mentira y sin cachar lo que le depara su futuro. 

Por 15 lucrecias se va a San Diego y se toma 15 cortados y le tiene pechonalidad, colaless, y si anda con suerte le salta hasta el minuto feliz. 

Para ir a ver un par de pechugas váyase hasta al Paseo Ahumada. Ahora en primavera el panorama se arricarda. 

No gaste más plata en “la bruja del seTETA y uno” y sálvese al gratín.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

12/11/2012 - Autor: La cuarta

Amigo sabio:

¿Por qué será que con la resaca uno despierta envuelto en llamas y llamando a cualquier mujer por teléfono? Digo esto comiéndome las uñas de nervioso y arrepentido como condenado. El viernes pasado salí con mis amigos y nos pusimos a hacer gallitos con shops. Entre ganar y ganar me tomé como 12. A las dos de la mañana ya estaba muerto y me fueron a dejar. Dormí como guagüita y desperté tipo 11: con sed, caña, pero con unas ganas de hacer el amor que no le explico. Agarré el teléfono y marqué el primer número que vi. Era el de una ex que está a punto de casarse. En 10 minutos llegó a mi casa, me preguntó qué me pasaba y cometí la frescura de decirle que la echaba de menos. Tuvimos de todo, se separó de su futuro novio y no me deja suelto. Manso atado por califa.

Enfermo Nuclear

 

Mi señor:

Con su historia me recuerdo cuando era más joven y chupaba como si la noche fuera un campeonato con fin del mundo incluido. Claro que lo de la mañana lo evitaba, pues es obvio que tanto copete en la sangre y más encima en estado horizontal durmiendo la mona, en la mañana comienza a irrigar todo lo que se venga. Y ahí viene lo mejor, o peor para algunos como usted: como el trago pasa por todo el cuerpo, en el chipote durante la mañana se concentra (a eso métale que no fue al baño a hacer pipí de puro curao, peor) y se pone más duro que asiento de bicicross. De hecho uno se llega a sorprender cuando mira debajo la sábana. “Será mía esta anaconda?’’, se habrá preguntado. Porque en la mañana y con la resaca viva esa sensación es normal. Y ahí viene lo peor: la desquitada para  bajar la cabeza. Y uno comete los errores de prometer cosas que no va a cumplir por un maldito round cuerpo a cuerpo. Conozco a algunos que han llamado hasta primas de puro enfermo. Hable con su ex, cuéntele lo que le pasó y pídale unas disculpas de caballero. Y el celu escóndalo antes de acostarse.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

11/11/2012 - Autor: La cuarta

Querido Doc: 

Lo que me ocurrió un viernes me dejó marcando ocupado. Salí de mi pega, tipo cinco de la tarde, y andaba con ropita livianita, como me gusta a mí: su mini, su camisa escotada, su pelito tomado y mis tacos aguja. Mientras caminaba por el Paseo Ahumada mataba a cada paso que daba. En serio. Hasta una pareja de carabineros se dio vuelta para observarme y yo los caché por el espejo de una vitrina cómo me miraban atrás. Está bien, son hombres y saben lo que es bueno. Así que seguí con mi paso seguro a tomar la micro. Como ya sabrá, se puso a llover como en invierno y quedé escondida en una caseta telefónica esperando un vendedor de paraguas. Nunca llegó y se acercó un español, quien con su tono lleno de zetas me ofreció su aparato; o sea, su paraguas. Lo acepté y me acompañó al paradero. Entre conversa y conversa, me contó que está estudiando acá y que se va el próximo mes. Hace un magíster en Geología y me encantó lo que hablaba. Así que le acepté salir a tomarse algo. Ahí vino lo peor. Llegué a esa esquina y lo veo a él con un amigo. También era español. Los dos eran guapos y cometí el error de mi vida. Seguramente ya se imagina. Me llamaron de nuevo y no contesté…

                                                                              Anita

Damisela escotada:

Claro que sé lo que vino al final de la historia del paraguas. Pero le podría asegurar que los caballeros que se juran coños son más falsos que cachetada de payaso y la engrupieron como quisieron. ¿O acaso tiene alguna duda? Usted cree que un estudiante de Geología, extranjero, que no cacha nada, que con suerte conoce la Plaza de Armas y menos el mono pilucho del Estadio Nacional, va a andar poniéndole el paraguas a una mina que no conoce y en un país donde ni lo cachan y le pueden sacar la cresta por celos. Le garantizo que el hombre se va en Transantiago para su casa y tempranito parte en el mismo bus al centro a encontrar minitas pavas para después hacer de las suyas con un amigote. Y la gansa entra a pata pelada, se enamora de dos españoles falsos que andan con papas en los chitecos y los calcetines. No les conteste más, ya cayó, hija. Y no haga más lo de aquella vez. Podría aparecer su cabeza en un baño y las otras partes esparcidas en la habitación de un motel de cuarta. Agradezca que no la colgaron, pero si va a la próxima le puede salir el “Cuco”. Si no, pregúntele al alcalde de Independencia.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

10/11/2012 - Autor: La cuarta

Doctor Cariño: 

Cuando uno va en la micro, se encuentra con cada cosa. Pero a veces da miedo. 

Yo tengo 25 años, estudio periodismo -porque algún día me gustaría ser tan bacán como los periodistas de su diario- y me iba a la Universidad. 

Para no ensuciar la historia voy a hablar sin nombres de equipos. A mí me gusta uno, y ese día se subieron del bando contrario al Transantiago. 

Entre gritos y cantos unos compadres empezaron a molestar a un caballero. Me enchuché doc y salté como un perro, pero salí trasquilado. 

En un minuto me llegaron decenas de patadas y combos hasta en las orejas. 

Hasta que sentí la voz de una mujer que gritó ¡paren, déjenlo!, y los flaites me pusieron la última patá en el poto con más ganas y se fueron. 

Ella me ofreció disculpas y al mirarla para agradecerle quedé marcando ocupado: hermosa por donde quisiera, pero un pequeño detalle…tenía la camiseta del otro equipo.  Pero me gusta.

El del tablón


Pelotero:

Todo el mundo se preguntará como yo de qué equipo es usted y de qué equipo eran los otros. 

Pero lo  que sí es claro es que los cumas de todos los equipos se portan mal en la micro. Hasta cuelgan de lo lindo. Por eso es que la ley de violencia en los estadios se pone cada vez más brígida, porque ya han mandado hasta gente a dormir al cementerio. 

Sobre su caso, me acuerdo la historia de los Capuleto y los Montesco -de Romeo y Julieta-. La historia cuenta que el hombre y la mujer estuvieron enamorados y que sus familias respectivas hicieron lo posible para separarlos. En el caso suyo, depende de usted, nunca tan fanático de un club, como para perderse un manjar que, más encima, lo salvó de que se lo echaran en pleno recorrido por Santiago. 

Y peor aún, perderíamos a un futuro colega, que quizás podría ser el privilegiado de trabajar en la redacción de La Cuarta. Ahí sí que tendría que cuidar la billetera.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

09/11/2012 - Autor: La cuarta

Querido doctorcito: 

Tengo 31 años y, con todo respeto, dicen que poseo todo bien puesto. Y ese es mi problema: ser tan rica. Mire, desde hace un tiempo trabajo en una empresa familiar y ahí conocí a un tipo de 35 años, es un gallo bueno, pero un resto histérico y cuando discutimos me hace unos shows de teleserie venezolana. Sus pataletas me tienen las que no tengo harto hinchadas, y le juro que me dan ganas de pegarle la mejor patá donde la espalda cambia de nombre. Pero mi problema es que llega la noche y… cómo le explico, ahí todo cambia, porque el gallito se maneja. La dura es que el “Romeo” dejó a su polola por mí, así que se vino a vivir a mi depa. Y ahí le doy todos los dias al pobre como evangélico al pandero.Pero llega el día, y todo se echa a perder otra vez, porque algunas palabras las pronuncia mal y entonces no quiero que hable, ni que me mire, sólo que se dedique a la lucha cuerpo a cuerpo. Él dice estar enamorado de mí, y se gasta sus buen billete en atenderme, pero a mí eso ¡no me interesa! Yo lo único que quiero es puro darle. Y ese es mi dilema, pueh. ¿Cúal sería su consejo? ¿Le pego la patá en el traste o continúo con mi dieta de carne cruda?

insaciable


Mi leona:

Me imagino cuando el hombre le habla y usted pone cara de doctora Cordero, pero también se me viene a la cesera cuando el chévere le parla con el  tonto micrófono. Es otra cosa en la noche. Usted es de las que hay que ir a pedirle una bolsita de té o una marraqueta tipo 23.00 por si salta la liebre, pero de día ni siquiera el saludo. Está clarita la cosa. Cánteselas al toque al señor del acento penca y dígale que lo quiere con un cambucho de día, un bosal y que le haga señas como en las noticias cuando quiera algo. En la noche si quiere que le cante las canciones del Puma, pero sin calzoncillos y con el chipote encumbrado. Pero no le mienta con el amor y suéltele que usted sólo quiere sexo con él. Capaz que se le vaya y es un riesgo. Pero el penca diurno y rico nocturno se merece respeto y que le hablen con la verdad. Así que dígaselo muy tempranito, porque si se oscurece está claro que cualquier conversación da lo mismo. Ahí importa sólo el bombín.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

08/11/2012 - Autor: La cuarta

Señor sabelotodo: 

A mis 40 años, separada, un hijo grande que estudia afuera, encachada y con ganas de conocer a alguien, me sucedió lo que cualquier mujer de mi edad hubiese deseado. Hace un par de días salí en la noche a regar. La historia es tragicómica. Eran cerca de las once y media de un martes y me di cuenta de que venía un auto zigzagueando por la calle. Pensé que se podía subir a la vereda y me atropellaba, así que dejé la manguera botada y me entré. Entre medio de la reja percibí que era el hijo del vecino: un cabro de 18 muerto de curado. 

Salí, lo reconocí y el chascón para quebrarse con sus amigos agarró mi propia manguera y me dejó estilando. Me mojó hasta que le dio hipo. Llorando toqué el timbre de su casa y salió el papá con bata. 

Le expliqué el problema, echó al cabro para su pieza y me ofreció mil disculpas. Al día siguiente me fue a ver, al subsiguiente también, después también. Pero es casado.

frescolina


Naíta de lesa:

Está bien que la hayan dejado como diuca, porque no puede meterse con el vecino casado. ¿O acaso quería que le mostrara la manguera? 

Para qué si ya la habían mojado. Si quiere le aviso al pelucón para que la mangueree de nuevo y así se me enfría un poco con el caballero de al lado. Oiga, hija: júntese con unas amigas y páselo rico en un martes femenino, o en esas discos de los 70 u 80. Ahí le garantizo que conocerá a un hombrón que no viva al lado de su casa y que no tenga señora. 

No saca nada con meterse con el vecino como en las teleseries nocturnas, pues levantar una carpa ajena podría traerle consecuencias muy malulas. Como que la pille la señora del hombre y le dé zamba canuta en la calle o que el hijo (sí… el mismo de la historia) la amarre con la manguera y la tire arastrando con el auto de sus yuntas. 

No se me asuste, son ejemplos falsos, pero voy a que lo que usted hace en la actualidad no va en su persona. Y agradezca que no soy una dama. Sino un humilde doctor.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

07/11/2012 - Autor: La cuarta

Doctor amigo: 

Estoy desesperada, doctor. A mis 28 años no he tenido nada de nada. Tengo hartas amigas, varias con pololo, otras casadas y yo sin nadie, y más sola que un dedo. Tengo buen físico, de cara morena, ojos grandes. Pero algo pasa, una pareja me dura un par de meses. Y con ese tiempo no alcanzo ni siquiera a un agarrón. Todas estas cabras me cuentan lo que es tener relaciones. Me dicen que es exquisito, que dan ganas de seguir y seguir, y puras cosas que no se pueden contar en una carta a su persona. Lo que le quiero decir es que ya estoy con muchos deseos de ver la luz y no sé qué hacer si no tengo alguien que me haga ese gran favor.

golosa


Señorita verde:

Cuántos gallos estarán leyendo su solicitud con un martillo en la mano. Porque para lo que usted quiere le puedo garantizar que en un par de segundos habría fila de miles de pelagatos a hacer ese gran favor. Si yo fuera joven, soltero, sin compromisos, macho recio, viril y bien dotado, nica publico esta carta y la llamo por teléfono para que nos juntáramos. Pero no, mi deber de galeno me obliga: darle un consejo. Primero: no se me desespere, mire que por eso capaz que se vaya de costalazo si no se prepara bien. Segundo: pregúntele detalles a sus amigas de cómo es esta cosa. No es llegar y echarle para adelante nomás. Tercero: Aquí en La Cuarta hay una sección que se llama Arroz con Leche, en la cual una persona puede enviar su correo para contactar a alguien que lo salve (No se identifique como Golosa, ya que los que saben le van a saturar su tremenda web). Y por último, y el que vale… Espérese, ya llegará un hombre de buenos sentimientos que se merezca esa flor. Su corazón es más importante que las ganas de salvarse gozando. Paciencia, mi reina. Paciencia.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

06/11/2012 - Autor: La cuarta

Doctorcito: 

Necesito urgente de su ayuda, porque no dejo de llorar y me estoy poniendo flaca, fea y con un insomnio que me tiene con unas ojeras inmensas. 

A mis 24 años estaba feliz con mi novio. Nos íbamos a casar, habíamos comprado casa y muebles. 

Pero lo peor sucedió el día de Halloween. A las 02.30 de la mañana estábamos en el patio de mi casa bailando de lo lindo. Pero me dio frío y decidí irme a abrigar. 

Cuando entré a mi pieza a buscar un chaleco, encontré a mi pololo con una amiga agarrando de lo lindo. 

Es más, me da hasta vergüenza contarlo, pero la escena era patética. Este gallo estaba con los pantalones abajo, con una máscara de Freddy Krueger, y curado como piojo. 

Ella estaba igual de ebria, pero vestida de princesa. Después de ver eso salí corriendo y no volví . Él me dice que regrese con él, que fue el copete y que lo perdone, porque me ama. 

Yo, no deseo nada por ahora, pero no quiero arrepentirme.

la chica martínez


Doña Enana:

Debe haber sido muy fuerte encontrarse con una escena donde detrás de los disfraces estaban su amor y su amiga. Más encima en cutis. Para morirse. Por algo ahora no está en condiciones de comerse ni una marraqueta, ni maquillarse el caracho y contando más de un millón de ovejas sin poder dormir. 

Yo que usted los hubiese echado cascando de la casa después de desenmascararlo frente a todos los monstruos que estaban esa noche de brujas en su jaus. 

La pasó mal, y ahora a usted le toca ponerse la máscara, pero una máscara de mala, una máscara de La Quintrala, la que no perdona, la que pide que los hombres se le arrodillen. 

Y cuando tenga al Freddy califa arrodillado pidiendo perdón, con el taco del zapato lo empuja para atrás y lo deja muerto de dolor llorando. 

Lo que le hizo a usted no tiene perdón por ahora. Qué decir de su amiga. , Pierna suelta, perversa, mala leche, suelta y fácil. Nunca más.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

05/11/2012 - Autor: La cuarta

Señor del estetoscopio:

Estoy triste. Mi polola me dejó hace tres días. No sería nada si yo me portara mal con minas o anduviera chupando hasta arrastrar mi cabeza a la puerta de mi casa. Pero no, soy y fui fiel, llegaba temprano a su casa a verla, la respetaba, la invitaba a comer. Era un caballero. Ahora me quedan de acompañantes: mis textos de Derecho y uno que otro libro de “Las Selecciones del Doctor Cariño”. Y ahí me aleoné y me decidí a escribirle, porque ella me dejó por un chascón que toca en una banda de metal, que toma cerveza hasta que su boca no le da más y que la trata mal, la humilla, pero le pide besos y ella corre. Eso lo veo y sufro. No me la puedo sacar de la cabeza.

pinpón

 

Don Harry Potter:

Primero, métase a un curso  que le enseñe a cómo hacerse macho rudo en diez minutos. Es que no puede ponerse de seudónimo “Pinpón’’. ¡Uuuuuuyyyy! Ahí se cacha al toque el motivo por el cual su mina lo dejó. Pero es el perfil de ella, porque hay miles de mujeres que les gustan los hombres hechos y derechos como usted; que andan con los pantalones  de tela planchados con líneas en las rodillas, que se peinen con lengua de vaca y que se devoren los libros de leyes. 

No importa que su ex ande con un hediondo barbón pasado a Tanax, que se emborrache y la humille; que le cante en un inglés champurreado canciones que no se pueden escuchar. Olvídela, ya fue mucho lo que sufrió. Pena por ella, porque usted encontrará una mujer igual a su persona y podrán correr por la orilla de la playa con pantalones blancos arremangados después de besarse tras engolosinarse con las páginas de un capítulo de Derecho Procesal Penal. Tranquilo que ella aparecerá pronto. 

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

02/11/2012 - Autor: La cuarta

Mi “oloroso” doctor: 

Estoy mal, doctor. Ya no quiero estar más con mi mina. Lo que me pasó lo recuerdo siempre y no sé si la puedo mirar de nuevo. Llevamos un año y estaba todo bien hasta que fuimos a comer a una picá del puerto. Nos servimos unas chorrillanas, unos shopitos y nos fuimos a un motel. Antes estuvimos acariciándonos, nos juramos amor eterno y al final llegamos al matadero. La pieza me costó $30 mil. Nos dimos unos besos en la cama y ella me dijo: “Me voy a preparar”. Ahí vino lo peor. Se demoró 25 minutos. En ese rato me puse a ver películas raras y se me subió todo. Quería que ella saliera y me sorprendiera. Y así fue: abrió la puerta del baño y la encontré hecha una diosa. Le dije “espérame, me voy a preparar yo ahora’’. Entré al cuarto, pero en tres segundos soné pues había un olor para morirse. Ella había aprovechado el vuelo y depositó lo que un ser humano echa afuera tras una buena comida. Pero era peor que el zanjón de la Aguada. Fétido doc. Salí del baño, la vi y se me bajó todo. El olor hasta hoy me acompaña y ya no quiero estar con mi pareja. 

POBRE

Mi amiguito:

Usted es un hombre obsesivo y un coñete. Si se gastó sus buenas lucas en un motel top, podría haber invertido un poquito más en el restorán, pues mi rey. Con una chorrillana, que le lleva huevo, cebolla y carne picada, más un par de chelas, no esperará que uno se siente en el trono y salga Old Spice ni perfume de arándano. Quizás a mi tía le cayó mal la comida charcha que le invitó y se murió en el WC. ¿Pero será para tanto? Todo el mundo va al baño y a veces se enferman de la guatita. Imagínese a Claudia Schiffer, a Madonna, a la Súper Xuxá, a las minitas del tiempo. Todas alguna vez habrán fallecido en el “pipí room’’. Y usted también. ¿O le tira bolitas perfumadas? Póngase un Pato Purific en la ñata y déjese de pelar el cable con algo súper normal. El amor no tiene ojos ni nariz. Si la rechaza por esa pequeña desteñida, tal vez no está tan enamorado. Invítela de nuevo, pero nunca, pero nunca, pero nunca, le diga lo que le sucedió ese día. Invéntele que estaba preocupado por un problema en la pega o algo así. De lo contrario, le matará el orgullo a una mujer que le ha jurado amor de rodillas. Y eso no se le hace a una dama, aunque deba tomar pastillas de carbón de por vida o tenga que tirarle dulces de menta a las tasas del té y del baño también. Aguante nomás, maestro.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

01/11/2012 - Autor: La cuarta

Doctor mío: 

A mis 33 años he tenido muchas penas de amor. Más que eso, también he pasado momentos económicos muy difíciles, pero he salido adelante. 

Soy secretaria y me las he pelado para llevar el sueldo a mi casa para que me cunda. Mis padres se han portado muy bien conmigo. 

Pero el papá de mis niños, que estaba perdido, en tres años no me tiró ni un cinco. Me dejó por una gringa, partió a Estados Unidos y yo me quedé mascando lauchas con mis pequeños. 

En ese momento conocí a un hombre casado que me apoyó con plata cuando lo necesitaba. 

No tenía ninguna intención conmigo a primeras, pero con el tiempo me empezó a conquistar y caí. Llevo una relación de un año con un hombre bueno, cariñoso con mis hijos, conmigo, con mi familia, pero debo reconocer que no duerme en nuestra casa. Se va a la suya con su mujer y sus hijos. 

A él lo quiero, pero hace dos semanas llegó mi ex de Nueva York y quiere volver. Trae plata, quiere que lo perdone y desea que volvamos a ser una familia. No sé qué hacer.

reina


Princesita:

Me imagino lo que debe estar pasando por su cabecita. Por un lado está compartiendo el corazón y la herramienta de un hombre casado y por otra, tiene a un descerebrado que después de tres años quiere volver como si no ha pasado nada. 

Por el primero le puedo decir que lo único lindo que tiene es su bolsillo. Porque el perla está poniendo monedas para salvarse con una secretaria linda y después volver a su casa con su señora diciéndole que trabajó hasta tarde. Pésimo. 

El segundo, no puede ser más cara de raya. Cree que porque viene con plata, más gastado de carrete y de rucias del país del norte como Marocchino, puede llegar a su casa como si fuera todo normal. Patudo. Cuando se fue ni se despidió de sus niños. Él no tiene un corazón normal. Se fue de puro califa para gritar “oh, yes’’ en el país que inventó el “oh, yes’’. 

Si usted se jacta de ser una mujer esforzada, pélese el potito con más trabajo, siga agradeciéndole a sus padres el apoyo para sus hijos, y corte a los dos poco hombres. Después de un par de meses se podría dar cuenta si ellos se la jugaron de verdad. Por ahora, solita hasta vencer.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

31/10/2012 - Autor: La cuarta

Amigo arregla-corazones: 

Mi mamá siempre me lo dijo: “Usted, mi niña, no puede llegar y entregarse al primer hombre que se la cuentee’’. 

Me lo recalcó a los 15 años, una y otra vez. Y ahora estoy desesperada. 

Fui a una discoteque hace dos meses. Entre reggaeton y reggaeton, me sacó a bailar un cabro chascón de 30 años. 

Me engatusó y terminamos métale besos cuando prendieron las luces del lugar. Fue lindo. Tan bello que le di mi teléfono. 

De ahí en adelante se ha venido una linda relación. 

Pero ahora viene mi pregunta. La semana pasada cumplí mis 18. Me enamoré de él y creo que estoy en condiciones de entregarme completita. 

¿Estará bien, mi señor?

TANIA

Mi niña:

No quiero que piense que le estoy haciendo pipí en su asado ni que soy un viejo amargado que no quiere verla con sus ojitos perdidos encontrando lo que nunca había visto. 

No se me enoje pensando en que la respuesta que le voy a dar lo hago de puro envidioso del chascón que no se debe ni bañar. 

Pero indistintamente a la Fran García-Huidobro en Talento Chileno, yo seré el Vodanovic y “LE DIGO QUE NO’’. Que el melenudo siga participando, y usted siga con él, dese un tiempo y no caiga al toque po’h mi niña, si es una niñita con olor a Purita aún. Su bolsa del pan está zurcida recién después de arrastrarla y le queda un mundo por conocer. 

Además, si el peluca le ha dado tanto amor, tendrá que ser consecuente y respetarla hasta una próxima oportunidad. A ver si el cabro es tan capi. 

En la cancha se ven los gallos…Y las gallinas también.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

30/10/2012 - Autor: La cuarta

Doctorcito: 

Me encanta el café, pero no el sabor ni su textura ni su color. 

Me gustan esos cafés en que atienden mujeres y que entre sorbo y sorbo uno se deleita con cuerpazos envueltos en hilos dentales, bikinis enanos y pieles cremosas. 

El año pasado me envicié con uno: estaba en el subterráneo de una céntrica galería de Santiago. 

Ahí la vi a ella: una paraguaya de 19 años. Con dos globos adelante y un globo atrás. Me conversó una vez y no la dejé nunca más. 

De ahí en adelante fui siempre al café. Un día la invité a salir por decimoquinta vez y me dijo que sí. Con unas copas de más ella me dio la pasada y me dejó más enamorado.

Lo lamentable de esto es que ahora, hace dos semanas, me dijo que esperaba un hijo y que era mío. 

Tengo señora, hijos, pero la paraguaya me cautiva igual.

SALADO

Don Descafeinado:

Conozco varios casos de hombres que parten a tomarse un cafecito y terminan hasta con los pantalones abajo. 

De hecho, hanhabido redadas de los verdolios, donde se dan cuenta que los cafés vienen hasta con velador, champañazo, vuelo del cóndor, el quico, el ñe, y muchas cosas que ni se imagina. 

Pero su café se ve piolita. El problema es que el que iba en llamas a tomarse una tacita era el perla. Y ahí conoció a la paraguaya, que seguramente le hizo el honor a su nacionalidad cuando estaba junto a usted en cutis. ¿O no pillín?

Pero vamos al grano, pero no de café, sino al asunto pulento: por andar vacilando a escondidas de su esposa le salió un retoño. ¿La paraguaya lo quiere?¿Le es fiel?¿No tiene otra pareja?

Es fresco de traste preguntarle si ella es fiel cuando usted es más chueco que la verdadera callulla de Luis Jara. Pero cuando hay un niño que va a nacer de por medio, la cosa es seria. 

Averigüe bien si el retoño realmente viene en camino, converse con la jovencita y cuando todo esté ultra chequeado, hable con su mujer. 

Ojalá no haya pasado nada, para que no la haga más. Pero si es así, tiene que aperrar como Dios manda.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

29/10/2012 - Autor: La cuarta

Doctor Cariño: 

Ya no aguanto más de los celos. 

Tengo 29 años. Me separé de mi marido hace dos. Él me dejó por otra y yo quedé con mis hijos, más triste que una piedra. 

Es que el hombre se portó mal conmigo: me engañó cinco veces, era curado, apostador y más encima me pegaba los aletazos. 

Pero igual aún lo sigo amando y mis cabros lo extrañan como siempre, aunque él generalmente los va a visitar. 

Ahí está el problema, porque cuando llega a la casa nos sentimos como una familia. 

De hecho, hasta un revolcón nos pegamos de repente. Pero después se va, vuelve con su mina y nosotros quedamos igual de solitarios. ¿Le ruego?

rosa


Rosita linda:

Estaba todo bien cuando me contaba de que el hombre llegaba a su ruca a ver los cabros chicos, le mostraba el chipote por las noches y después quedaban todos tristes cuando se echaba el pollo. Claro, pareciera que se ven felices cuando él llega a la casa. ¿Pero que pasaría si los niños lo vieran borracho seguidamente, pegándole un combo a su mamita y con los bolsillos planchados después del Teletrack? 

El dicho a veces sirve: “más vale estar sola que mal acompañada’’. 

Además si él sigue con su minoca, seguramente es porque se siente bien con ella. 

No le dé más la pasada y propóngale que se la jueguen una vez más. Hay sicólogos de por medio, terapias de pareja. Uy, un sinfín de cosas para arreglar una familia que se separó. 

Juegue nomás, pero no soporte que un “maricón’’ le aforre.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

27/10/2012 - Autor: La cuarta

Sabio galeno: 

Siempre he leído sus consejos y sé que la gente le escribe para contarle sus problemas. Yo no. 

Y quiero contarle una anécdota. En las elecciones de 2008 estuve por cerca de tres horas en una fila. Por suerte me encontré con un profesor que tuve en la infancia. Entre anécdota y anécdota llegó a acompañarlo una hermosa damisela. 

Es que él tenía diabetes y con el sol que había ese domingo, el viejo se estaba derritiendo. Y así pasó. Llegó la ambulancia y me tuve que salir de la fila, pues acompañé al hombre que me enseñó a leer a la posta y, por ende, acompañé a su hija. 

Cuento corto, ahora le escribo en mi casa a días de las elecciones y con mi señora y mis hijos. 

La primera es la hija del profesor, pues ella nunca más se despegó de mí tras ese día. 

Y los segundos, los nietos del profesor. Bueno, el maestro está feliz mirándome desde el Cielo.

DON AGRADECIDO

Hombre bueno:

Tiene toda la razón, todos los días leo y leo cientos de cartas que hablan de infidelidades, ponceos, metidas de patas, arrancadas por la ventana y  zánganos escondidos en un clóset para que no los pillen. 

Pero lo de su historia me conmueve. Y más ahora en un clima donde todos se preparan para el domingo a elegir su alcalde y un puñado de concejales. 

Ojalá muchos de nuestros lectores tengan la suerte que tuvo usted. Que vayan a votar y terminen a voto pelado, que vayan a votar y se encuentren con la rayita larga, que vayan a votar y finalicen arriba de una mesa con una vocal, que vayan a votar para que después se le dirijan al país. 

En fin, los ejemplos eran para revivir lo que tuvo usted. Lo importante es que su historia deja en claro que el amor se puede encontrar en cualquier parte. 

Usted es un caso fortuito, los chilenos deben ir a depositar su voto en una parada distinta: para el bien de nuestro país. No por eso no lo voy a felicitar por su historia. 

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

26/10/2012 - Autor: La cuarta

Doctor Cariño: 

Después de casi cinco meses logré andar en patines de una línea. Son esos que tienen cuatro ruedas, pero no una al lado de otra. Van en filita. Me saqué la mugre como treinta veces hasta que anduve y bien. De pequeña me gustó el patinaje. Ahora tengo 24 y las ganas de seguir practicándolo se me han acentuado. Un profe, el que me ayudó, es patinador profesional. La hace en pista, en hielo y es un fenómeno para mí. Participó en cuanto torneo ha salido. Pese a su gracia, sin ofender a nadie, es bien machote. De hecho, el otro día le tiré los corridos y me anduvo coqueteando. Está casado, su señora es fea y yo quiero disfrutar de ese cuerpo, aquellas piernas y los músculos en todas partes. Lo quiero para mí.

MISS RUEDA

Señora patinadora:

Pero, ¿cómo se le ocurre andar mirando a un hombre casado?, ¿le gustan con ruedas?, ¿quiere gritar Viva Chile en el aire?, ¿o quiere que la señora de él agarre una ruedita durita y le parta la cabeza de un cachuchazo?

Está bien que se imagine al hombre con puros patines y una hoja adelante y nada más, pero le puede reventar la bomba en la cara. Si fuera mujer y con su edad, yo me sacaría los patines, me chantaría una mini y partiría a danzar el baile del coreano a una discoteque, a buscarme un pierno sin ruedas, ni dramas.

Si usted practica patines hace ya varios años, debe gastarse el manso forrazo. Con ello las posibilidades aumentan y si de caracho anda bien, con mayor razón puede encontrar una pierna peluda que le sobe las piernas cuando se caiga haciendo el Lago de los Cisnes en patines. No vaya más a patinar a ese lugar. Hay miles de plazas gratis o el parque O´Higgins y, si quiere, váyase a la Alameda y se hace famosa, pero no abajo de un Transantiago.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

25/10/2012 - Autor: La cuarta

Doctorcito de mis amores: 

Hace tres meses, fui a bailar un domingo a una discoteque de la tercera edad. 

Tengo 71 años, siete hijos, 20 nietos, vivo solita en mi casa y con una amiga me junto los fines de semana. 

Entre cazuela para mi familia, pan amasado para los vecinos (a gambita la unidad) y las teleseries, me estaba muriendo de aburrimiento. Es que me quedé viuda hace seis años y de ahí en adelante mi vida ha sido muy monótona. 

Lo bueno es que con esta amiga conocí las luces aquel día y también logré encontrar a un señor que me despertó cosas que no me pasaban hace veinte peras. 

Un hombre de 60 años me sacó a bailar música mexicana. entre charrasqueado y charrasqueado, además de dos vainas y un pichuncho, le di un beso así nomás. A sangre pato. 

El problema es que él me ve todos los domingos, pero quiere que nos encontremos otro día, pero en su casa. A mí me da miedo. 

No sé qué hacer, me acuerdo de mi viejito que está en el cielo, de mi familia. Pero igual el tipo me gusta.

CHANCLETA

Mi Tía Tute:

La edad no es impedimento para que se le caliente la sopa, se baile un apretado y le salte el corazón por una pareja del sexo opuesto. 

Usted mi niña está asustada por los murciélagos que podrían salir de cualquier parte si hace algo malo. Pero no es malo que se enamore de un hombre correcto. Un pato malo la agarra a calugazos y se la secuestra en un dos por tres. Más encima le puede pedir el Quico y no va a saber qué responder. 

Pero el bailarín de los domingos se ve un señor que va de a poquitito. Su familia tendrá que comprender que la nonita tiene derecho a pegarse un revolcón, pues las cazuelas de pollos, carbonadas y papas con mote deben tener algo a cambio: que la cocinera se mande su día libre y lo pase chancho. 

Respecto a su finado, ya lo ha llorado mucho y quizás este hombre la podrá acompañar en los muchos años que le quedan. Capaz que desde el cielo el hombre que la conquistó hace años estará contento de que su amor encontró alguien que la acompañe en esta tierra bendita.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

24/10/2012 - Autor: La cuarta

Sálveme, mi Doc: 

Tengo 44 años. En enero terminé con 102 kilos después de las vacaciones. Me iba rodando a la pega y cuando me  tocaba jugar a la pelota, con suerte me ponían los últimos diez minutos. Y eso que cuando chico jugué en Colo Colo. 

Pero en fin, en marzo me puse las pilas y partí al gimnasio. Dejé la marraqueta, el copete, la mayonesa y los chilenitos. 

Todo lo cambié por seis kilómetros diarios en la trotadora y una serie de ejercicios duros. 

La gran gestora de mi nueva vida, porque ya estoy con 15 kilitos menos, es mi instructora. Le hablo de una cabrita de 24 años. Está en último año de Educación Física y tiene un cuerazo devastador. 

La invité a salir y, aunque no lo crea, me dijo que sí. Le quiero agradecer mi bajada de peso y que me hizo sentirme más joven. 

Soy casado, pero espero que no me malinterprete, aunque si me sale algo más, tengo mi diablito que me dice que no la pierda.

GIMNASTA

Señor Confundido:

¿Usted cree que nací ayer? ¿Para qué le escribe al Doctor Cariño si supuestamente está invitando a una minita para agradecerle los ejercicios que lo hicieron adelgazar? 

Está bien mi perro. Hagamos cuenta que yo soy pavo, pero no se me urja. Yo le voy a decir la dura. Claro, cuando usted llega a su casa, se encuentra con su señora preparándole su comidita, calentita y como a usted le gusta. Diez minutos antes había echado a acostarse a los cabros y prepararle el bolso al más chico. Para más remate, se planchó el uniforme de su pega para ponérselo tempranito al día siguiente. 

Pero está más viejita, cansada y sin ganas de nada. Y usted en su cabeza tiene el cuero de la cabra que lo tiene como Miguel Bosé, apretadita, chupetito y jovencita. 

Pero no me mienta. Si anda califa, no invente lo del agradecimiento. Hable con la lolita y dígale que trabaje con su señora y verá que en seis meses se la tendrá como un avión. Así disfruta a la madre de sus hijos y no a una cabra que podría ser su sobrina.

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

23/10/2012 - Autor: La cuarta

Doctor amigo: 

Cuando uno cumple 35 años, vive solo en un departamento, no tiene polola y todos sus amigos están casados, empiezan los cuestionamientos. ¿Estoy bien?¿Me tengo que casar?¿Sigo soltero? 

El otro día estaba así, meta pensando, y caminando con la cabeza en cualquier parte. Estaba raro. 

Seguramente, porque el otro día se me casó el último amigo que me quedaba para carretear. Pero ahora estoy urgido. Entre cabeceo y cabeceo el otro día choqué con una mina en el ascensor. 

Le pisé un dedo y me deshice en disculpas. No sé qué cara le puse, que la reina me guiñó un ojo y me invitó a su hogar. En media hora estábamos agarrando de lo lindo. 

Me dijo que me había visto hace tiempo en el edificio, que siempre le he gustado, que le pasan cosas, que me ama. 

El problema es que a mí también me pasan cosas, pero llevo dos semanas con ella y me quiero casar altiro. ¿No será que ando con el traje de novio en la billetera?

DESESPERADO

Don Verde:

Osea, con sus 35 años por lo menos tiene sus diez despedidas de soltero en el cuerpo, sus tres topless, sus 50 discoteques, su veintena de pololas, pero no por eso tiene que andar pensando en que tiene que llegar al altar a dar el sí al toque. 

Es raro esto de la niña del edificio. No entiendo cómo una mujer a la que le pisan los juanetes va a responder con una cara linda y más encima en menos de lo que canta un gallo lo agarra a calugazos. Y en menos de un mes le dice que lo ama y en menos que una piscola para tres usted le dice lo mismo. 

Complicado el asunto, pero para qué le voy a echar pipí a su asado y le voy a señalar que el amor fulminante pasa alguna vez. 

A veces uno anda con el hoci abierto y las mariposas se meten en la guata. Y si no salen de ahí, es porque Cupido lo ensartó con la flecha en un cachete.  Tírese el salto y ojalá no se caiga de la torre. 

Pida la hora en el Registro Civil, haga llorar a su mamá por teléfono contándole la noticia y se acabó. Ah, y no se vista de blanco como el Chino Ríos, porque se parecía al Bombo Fica.  

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

22/10/2012 - Autor: La cuarta

Querido galeno: 

Me cuesta un poco mandarle esta cartita porque estoy harto tiritón. Y no es porque tenga miedo a los temblores, a las películas de terror o a los cogoteros que se suben a las micros del traschantete.

No, lo que pasa es que ando tiritón de tanto café que tomo. He dormido como dos horas en un mes de tanto café y la guata la tengo para la historia.

Lo que pasa, sabio galeno, es que me enamoré de una chiquilla de esas de los cafés con piernas. Le cuento. Yo trabajo en el centro de Santiago y un día que andaba haciendo un trámite me sentí llamado por uno de estos localcitos de luces rojas, oscuritos y con música fuerte.

La cosa es que entré y me atendió una chiquilla peruana con un pellejazo. Pedí el cortado de rigor y la chiquilla se acercó a mí pidiendo un “consumo”. Acepté y por dos luquitas, doc, no se puede imaginar el perreo intenso que me hizo. Me fui tiritando. Pero quedé enfermo. Soñé con ella y al otro día volví. Y al siguiente. Y así. Hasta que la invité a salir. La morochita me aceptó. 

Nos fuimos a comer, bailar y cuando le dije que nos fuéramos para otro lado, me salió con la siguiente frase: “sí, papi, vamos, pero eso sale 25 mil”. ¿Y qué cree, doc? Me las gasté. Y así, una vez a la semana más los cafés diarios con su perreo intenso. El problema es que sin darme cuenta me he gastado la plata de la casa y mi señora está cachuda y no sé qué inventar porque estoy sin plata. Pero la mina me tiene loco. ¿Qué hago, maestro?

CAFETERO

Hombre del cortado:

Qué quiere que le diga. Usted solito se está contestando. Primero, hay que ser bien gil para gastarse la plata de su familia en perversas. 

Si quiere pegarse su arrancadita al centro a que le muevan el quetejedi y lo dejen como piedra de curanto, es su problema, porque ahí no se gastará toda la plata. Pero si se va a gastar todo el sueldo, hay que ser totalmente orate.

Segundo. Después de hacer todas esas cochinadas con la linda pé, supongo que al menos se habrá cuidado, ya que le garantizo que por mucho beso de polola que le esté dando la chichuela, usted no es el único que goza el cortado con taxímetro.

Y por último, si la iñora le tiene cortado el café en la casa, mejor hable con ella, pídale que lo atienda, regalonéela y en vez de gastar en cochinadas, llévele un lindo regalo. Le apuesto que le resulta. 

Diario versión digital

Miercoles 28 de Septiembre

Ventanita Sentimental

20/10/2012 - Autor: La cuarta

Amigo del amor: 

Ya no aguanto más. A mis 45 años estoy feliz en mi casa del sur. Tengo una familia preciosa, dos hijos y una señora que se porta bien. 

Digo “se porta bien’’, pues es una mujer trabajadora, cariñosa con mis cabros y me sirve una deliciosa comida. Pero en lo amoroso no pasa nada de nada. Que tiene sueño, que le duele la cabeza y puros atados, mi doc. 

El problema es que hace tres meses me subieron el sueldo y contraté una niña que me va a planchar los miércoles. 

El otro día la vi con mini. Quedé con los ojos saltones y la boca me llegó hasta los zapatos. Es juguetona, me ríe, me deja hirviendo y quiere salir. 

Ya me lo dijo el otro día. Lo que es yo, voy igual, pero ¿y si me pillan? Muero con toda mi familia. Ahora, un macho sin sexo se desespera y, de verdad, consejero, me estoy volviendo loco.

MALITO

Don Patrón:

Eso de las nanas, secretarias, vendedoras, peluqueras y todo lo que se mueva del otro sexo siempre es rico cuando es prohibido. Más aún cuando uno es el jefe. 

Me lo imagino cuando la niña le plancha los calzoncillos y en la parte de adelante le hace su doblez.

O cuando le está dando vuelta los calcetines con papas y los mira con amor. O cuando le sube el cierre del tolompa y lo deja arribita.

Qué cara debe tener mi amigo, pero tiene que ser firme. Hable con su señora y dígale que abra su corazón y algo más, porque de lo contrario está esperando que lo planchen pilucho. 

Que sea un escarmiento eso sí. Paralelamente, le recomendaría que tomara otra mujer para el planchado. Una abuelita sin dientes sería ideal, porque el chipote es inteligente y se calma al tirante. 

Quédese con las ganas y si su señora le dice que igual “na’ ni’ na’’’ métase a una ducha helada hasta el otro día. Y le pregunta de nuevo. 

La liebre tendrá que saltarle y para eso debe jugársela con cariños, seducción y mucho amor. Capaz que usted sea el culpable de que no le den la pasada.