Es de verdad: Pamela Jiles marchó por sus hijos del Sename

“Ver a mi marido con chapes en la cabeza (maquillado por los hijos) y feliz cuando llega a la casa es impagable”. De esta manera describió su nueva vida de papás adoptivos la periodista y panelista de Primer Plano, Pamela Jiles, ayer durante la marcha por los niños del Sename.

Fue en el programa El Cubo de Chilevisión, el jueves pasado, cuando “La Abuela” se sinceró y abrió sorpresivamente su corazón, contando que adoptó con su pareja, Pablo Maltés, a dos niños en riesgo social del tan cuestionado servicio de menores.

Pese a emocionarse hasta las lágrimas, la opinóloga aseguró a La Cuarta, mientras se manifestaba desde Plaza Italia hasta Los Héroes, que la entrevista en el estelar “no fue fácil y no teníamos con Pablo, mi marido, ninguna gana de ventilar nuestra intimidad, salvo por estos 1.313 niños muertos en el Sename… ellos necesitan respuesta”.

Uno de los momentos que más estremeció a la audiencia de El Cubo, fue cuando relató el episodio en el que fue con su esposo a buscar a uno de sus hijos adoptivos: “Un día nos llamaron, nos sentaron y nos dijeron ‘él es su hijo’. Y nos comunicaron que existía otro chiquito, hermano pequeño del que adoptamos en primera instancia, y decidimos de forma instantánea no separar a estos pequeños”.

Ayer aportó al diario pop que tras la pena de perder a un hijo vieron la realidad que estaban viviendo miles de niños en el Sename y se decidieron a dar el paso. Así, hace dos años llegaron a alegrar su vida dos hermanitos, que hoy tienen seis y ocho años.

Manifestación

Fiel a sus convicciones, la periodista se manifestó en la marcha a favor de los peques bajo el lema “Ya no están solos”, y que contó con 9 mil inscritos.

“La Abuela” se ha convertido en un referente para las familias que buscan adoptar. De hecho, tras su aparición en el programa, varias parejas que están en este proceso han buscado el apoyo de Pamela y su pareja.

“El problema está con los niños mayores de 2 años. A los de 10 y de 12, nadie los quiere adoptar. Lissette, un emblema de los niños muertos en el Sename, no habría muerto si algún familiar se hubiese hecho cargo”, aportó.

Pablo Maltés, su pareja, fue enfático en agregar que “lo que nos preocupa son los niños que están en unos lugares que no deberían, sino que ellos necesitan una familia, tratamientos, por lo tanto si era uno, era uno, si eran más bienvenidos serán siempre”.

Guardadora

Para la modelo Mey Santamaría, quien ha sido guardadora de dos niños, “esta es una batalla que no se peleará con enojos, sino que solo con amor. Necesitamos medidas reparatorias, tenemos una mujer que es Presidenta, no podemos esperar que sigan muriendo niños para hacer algo”.

Además, la cubana enfatizó que “estaría feliz de adoptar, pero si lo hago me quedo sin la posibilidad de seguir particpando en familia de acogidas, y en lugar de ayudar solo a un niño, hoy puedo ayudar a dos, tres y los que vengan”.