*

Viejo lobo estepario no halla cómo recuperar su libertad tras conocer a abogada de hierro

Espero esté bien, doctor, mi problema es que tengo cierto imán para las mujeres, desde jovencito y hasta mis 48 años. Me casé, me anulé, me volví a casar y ahora me divorcié.


Logo Doctor CariñoDoctor Cariño:

 

Mi querido Doctor:

Soy lo que se llama un viejo lobo estepario, que vivía feliz hasta que un día me llegó el llamado de la selva, me enamoré y, ahora que lo miro hacia atrás, creo que la cagué.

Mire, yo hacía lo que quería. Cuando me levantaba, si se me paraba la real “raya” me cocinaba. Lo que más hacía era ir al estadio y, lo mejor de todo, salía a donde me llevara la noche y tuve pololas de todos los sabores.

Pero un día abrí mi corazón más de lo que debía y, sin darme cuenta, me entregué a una linda abogada, que me puso la pata encima sin apelación.

Para hacerla corta, mi viejo perro, le cuento que nos fuimos a vivir juntos y partieron los problemas.

Primero fue por la tapa del guater, que siempre la dejo arriba; luego por los asados mañaneros con mis amigos y el último round fue por el fútbol.

Soy fanático de la Cato y va a creer que esta “jueza de hierro” me hizo escoger entre ella y el estadio. Ya no doy más. Quiero mi libertad. Qué hago, doc.

Beto

Querido “estepario”:

Yo pensaba que tipos como usted ya se habían extinguido. Dignos herederos del “Negro” Piñera, que no conocen las 12 del día y que pasan con picazón de dedos, porque son alérgicos al agua por el gusto de vivir en la flojera del soltero, que con cueva se echa desodorante para disimular el olor a canoa.

Pero bueno, a todos nos ha fascinado la soledad hasta que creemos que bajó un ángel del cielo y cambiamos el paraíso por un infierno en la tierra, donde la fiera parte adueñándose del control remoto.

Pero señor lobo, que ahora no es más que un tierno gatito, si llegó al extremo de meter una chiva para que le pasen el auto, mejor haga “F5” y péguese este alcachofazo, que es gratis.

No mienta más, no vale la pena. Lo que usted, realmente, ama es su soledad, donde sus gases no le incomodan a nadie y puede gritar los goles de la Cato a todo chancho, sin que nadie lo paquee.

Hágale un favor a la abogada también, para que busque otro tribunal donde pueda dictar condena a otro. Suerte.

Imprimir

Tus consultas y dramas de tipo amoroso pueden aparecer en la Ventanita Sentimental si las mandas a doctorcarino@lacuarta.com

Noticias relacionadas

Diario versión digital

Jueves 24 de Mayo

Edición impresa

Lee el diario
de hoy aquí
Página 1
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26
Página 27
Página 28
Página 29
Página 30
Página 31
Página 32