*

Viví le hace la cruz a las dietas y recomienda una vida sana

Viví le hace la cruz a las dietas y recomienda una vida sana

La linda brasilera dice que la mejor terapia para la vida es el ejercicio y sentirse libre. Dos factores que terminarían con la depresión.

18/05/2012 - Autor: Karen Punaro M.

En un cafecito frente al Mercado de Providencia, Viví Rodrigues se da tiempo para conversar. Recuerda que en Brasil la gente es libre y ama hacer ejercicio, dos cosas que disminuyen la depresión y que ella echa de menos de su tierra.


Por ello, cuando comenzó a trabajar en la promoción del programa Elige Vivir Sano, sintió que estaba haciendo algo importante por los chilenos: “Creo que hoy la gente ya está más consciente de que el deporte no es sólo para tener buen físico, sino que se practica por una cuestión de salud”, dijo al partir la charla.


Viví es profesora de educación física y antes de llegar a Chile a bailar axé, hizo clases en colegios de Sao Paulo. “Con la zumba volví a lo mío, que es la actividad física guiada”, añadió.


Además le hace clases a los alumnos de Economía y Negocios, de la U de Chile, quienes tienen fama de hacer muy poco ejercicio.


– ¿Crees que es muy difícil lograr que la gente coma sano?


– Mira, yo cuando era adolescente comía de todo y como hombre. Pero a los 25, con el cambio hormonal, subí de peso y me vi en la necesidad de cambiar la alimentación.


– ¿Hacer dieta?


– Yo no soy partidaria de las dietas. No me gustan porque son restrictivas y al final la gente terminará comiendo lo que se le prohibió. Creo que la gracia está en comer de todo, pero poco y cada dos a tres horas para que funcione el metabolismo.


– Hoy en Chile hay altos índices de obesidad.


– Es que creo que hay que enseñarles a los niños que la actividad física es para entretenerse y no una obligación. Lo mismo debiera pasar con los ancianos.


– Los abuelitos son muy malos para hacer ejercicios.


– Y debieran hacerlo, pues con músculos más fuertes, se previenen lesiones serias al caerse o tener accidentes.


– Lo que me hablas apunta a un cambio de chip.


– Los procesos son graduales. Al principio una echa de menos la comida, pero luego el cuerpo se acostumbra a alimentos sanos. Yo no digo que no se pueda comer torta, sino que hay que dejarla para ocasiones especiales, no hacer de las golosinas pan de cada día.

Diario versión digital

Martes 27 de Junio

Edición impresa

Martes 27 de Junio
Página 1
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8
Página 9
Página 10
Página 11
Página 12
Página 13
Página 14
Página 15
Página 16
Página 17
Página 18
Página 19
Página 20
Página 21
Página 22
Página 23
Página 24
Página 25
Página 26
Página 27
Página 28
Página 29
Página 30
Página 31
Página 32
Página 33
Página 34
Página 35
Página 36
Página 37
Página 38
Página 39
Página 40
Página 41
Página 42
Página 43
Página 44
Página 45
Página 46
Página 47
Página 48