“El Coreano Loco”: La historia del youtuber que es furor en la web

Cada vez que se estrena un videoclip de trap o reggaeton, más allá de la expectación que se genera entre los fans por ver material nuevo, ahora hay un nuevo vicio: esperar la aparición de “El Coreano Loco”, el nuevo terror de los artistas y los directores audiovisuales que trabajan en el género.

Es que este “youtuber” oriental, cuyo nombre real es Esteban Ahn, se dedica a comentar de manera jocosa los estrenos de la música latina que la está llevando.

Con un estilo único, donde destaca un fluído español (con una mezcla de acentos, entre petazeta, oriental y boricua), que aprendió desde muy peque, pues sus taitas se viraron por pega a tierras pepes, “El Coreano Loco” se ha burlado de éxitos de primer corte, como “4 Babys”, de Maluma, “Hey Ma!”, de J Balvin y el “Despacito”, aunque sus hits favoritos son los de trap, cuyos intérpretes tiemblan cada vez que lanzan un clip.

En su momento de mayor popularidad, Ahn parló con ESP desde Puerto Rico, tierra a la que llegó por el puro interés mediático de sus publicaciones, las que regularmente bordean el guatón de “plays” en YouTube y que siempre arrancan con el ya clásico “¡cómo están, mi gente! ¿Cómo cojones han estado?”.

– Coreano, te aviso que en Chile estás más famoso que Arturo Vidal…

– ¡Así lo he visto! Siempre leo que desde Chile están bien activos con mis video-reacciones. Incluso me regalaron un pullover de la Selección que tiene todo el flow, loco. Así que un saludo para todos por allá, sobre todo a las babys, porque no hay como las latinas. No sé qué comen que tienen esos culazos… ¡yuoooh!

– ¿Dónde vives?

– Todas mis cosas las hago en Corea, desde allí estoy viendo los “vídeos”, siguiendo a todos los artistas. Me mantengo siempre atento a las novedades que tienen los cabrones.

– ¿Qué opinan los coreanos de lo que haces?

– ¡No entienden nada, loco! Me miran y me dicen “¡tú estás loco, men!”. Lo que más los descoloca es el flow que tengo, papi: las ropas, mis cortes de pelo, la cabeza teñida… ¡no entienden nada!

– ¿Cómo fue que se te ocurrió hacer estas jugosas reacciones a los videoclips?

– Lo primero que tengo que aclarar, es que yo soy fan de todos los artistas que ahí salen, y fan de verdad. Siempre fui un fan del reggaeton y ahora también del trap. Todas las reacciones que hago no son para dañar a nadie, cabrón, sólo por humor y amor. Pero hay algunos tipiquillos que se lo toman muy en serio, pero les digo que no sean así.

– ¿Pero cómo fue el nacimiento de todo esto?

– Un día lo hice para ver qué salía, me empecé a aplicar ahí y me gustó. De a poco la gente me fue conociendo y ya se hicieron populares. Jamás pensé que este iba a ser mi trabajo, porque yo soy actor, pero sí me ha servido para llevar un plato de comida a casa.

– ¿Cuál fue la primera video-reacción con la que, como dicen en el género, te pegaste?

– Con la de “Ella y Yo” (Pepe Quintana feat. Farruko, Anuel, Tempo, Bryant Myers y Almighty). Esa estuvo muy dura y mucha más gente conoció mi trabajo, porque fue bien difundida. ¡Aunque con ello también empezaron a crecer los que me tiraban duro!

– Hay artistas y directores que te tienen susto. Uno de ellos es Bryant Myers…

– ¡Jajajá! Le ha tocado duro al Bryant, pero es un loco y nunca decepciona. Me gusta su música y lo que hace, soy su fan. “¡Brayan Maaayersss!” (con la voz profunda que pone el intérprete).

– ¿Y los videoclips de Jessy Terrero?

– ¡El Jessy, loco! Cada peliculón que hace, jajajá. Ya llegará el día en que yo haga un videoclip con el Jessy, y la canción se llamará: “El Peliculón”, jajajá.

– Te piden harta video-reacción de Bad Bunny, pero poco le pegas al Conejo…

– ¡Aaah! Es que el “Conejo” ese es casi perfecto, loco. Le miro y le busco, pero no le pillo nada malo. ¡Qué flow que tiene, loco! Sólo me da risa su voz de conejo fatiga’o, ¡es como si estuviera cansado! Me gustan mucho sus movimientos.

– Eres harto de pegarles a los muchachos, pero ¿hay alguno que sea tu favorito?

– Si tuviera que escoger a un artista como mi preferido, ese es De La Ghetto, siempre le doy más de una oportunidad antes de tirarle.

– ¿Qué sientes al saber que cada vez que se estrena un clip del género, siempre alguien te invoca?

– ¡Loooco! Yo les pido que dejen de andarme invocando, ¡me llaman como si esto fuera la ouija, jajajá! Encima, se ponen a escribir con las palabras que hablo yo, ¡qué les pasa a estos tipiquillos! A veces les cumplo sus deseos y hago las reacciones, pero tampoco tengo tiempo para hacerle a todos los “vídeos”, ¡oíste!

– ¿Cuántas veces miras y analizas un clip para armar una video-reacción?

– Normalmente, unas tres veces, más o menos. Claro que hay otras donde es tanta la presión de la gente por tener el “vídeo” que, loco, la hago a la primera, ¡qué cojones!

– ¿Sientes que has crecido?

– Mucho. Antes todo era más a pulso, ahí en la lucha, pero ahora hasta tengo un equipo que me edita los “vídeos”.

PEGA Y RECIBE

Bryant Myers es una de las víctimas predilectas de Esteban. Aparte de reírse de su voz ultra profunda, “El Coreano Loco” se burla también de las caras de demonio que coloca en sus videos, de la promiscuidad de sus letras y, sobre todo, de sus peinados, pues siempre lo compara con Pucca, la monita animada.

“Varias veces, en el canal de YouTube de Bryant han borrado los comentarios de la gente que me invoca para que haga alguna video-reacción de sus clips”, narra el oriental.

Claro que en su reciente viaje a Puerto Rico, al pobre Ahn le tocó pagar sus culpas. Sí, pues Noriel, uno de los capos del trap, le gastó una broma que lo dejó con los ojos redondos: lo encerró y metió a gente armada, pa’ darle un escarmiento al coreano.

LES PONE SOBRENOMBRES