PORTADA >Crónica

SUSCRIBE RSS

Segundo Mondragón recibió plomazos por querer funar a patas negras

Peruano murió de sapo y no de viejo en Independencia


por Roberto Martínez Bravo | 06.02.2011

Sexo, miedo, gorreos y hasta un soplón muerto. De todo para hacer una telecebolla de aquellas tuvo un horrendo crimen pasional que dejó a un ciudadano peruano ultimado por la espalda durante la tarde del viernes, en Independencia.

Según la investigación de Carabineros, los hechos ocurrieron a las 16.15 horas del viernes, cuando el peruano Segundo Eligorio Mondragón (30) esperaba locomoción en un paradero del Transtortuga, ubicado en la intersección de las calles Fermín Vivaceta y Gamero.

Fue en ese momento que desde un jeep negro se bajó un sujeto armado que le disparó dos veces a Mondragón en la nuca, dándole muerte frente a un puñado de testigos.

Fue justamente la presencia de estos la que alertó inmediatamente a personal de Carabineros, quienes procedieron a buscar el vehículo que arrancaba con cuatro sujetos en su interior por las calles de Independencia.

Gracias a un trabajo en conjunto entre el OS-9 y la SIP de Carabineros de la 9a y 21a comisarías, que cerca de las 21 horas se dio con el jeep y con tres de sus cuatro ocupantes.

"Luego de montar un servicio y una metodología investigativa se logró ubicar el vehículo, logrando la detención de tres personas", señaló el capitán Mauro Pino, del OS-9 de Carabineros.

Los tres detenidos fueron identificados como Robin Enrique Navarro Cabezas (41), peruano; Mauro Alexander Rincón Ortiz (23), colombiano; y Stalin Tirana Guagua (24), ecuatoriano.

El trío fue trasladado hasta dependencias del OS-9, en Ñuñoa, donde el personal de turno procedió a tomarles declaración por su participación en los hechos.

"Ellos explicaron que existe una cuarta persona, de nacionalidad peruana, quien sería el autor de los disparos. Él ya está identificado y se trabaja en su detención", agregó el oficial.

Según la investigación que sigue Carabineros, el móvil del homicidio habría sido de carácter pasional, ya que el autor de los disparos habría querido evitar a toda costa que la víctima lo acusara con un amigo recluido en un centro penitenciario, pues le estaba poniendo los cuernos con su mujer.

"En este caso no se encontraron drogas, dinero ni otras especies que hagan suponer un ajuste de cuentas. La principal tesis que se baraja es que se trata de un crimen pasional", indicó el capitán.

Los tres detenidos quedaron a disposición del Tercer Juzgado de Garantía de Santiago en calidad de cómplices y encubridores de homicidio.

Mientras, Carabineros trabaja intensamente en la detención del peruanito patas negras.

publicidad

Grupo Copesa Derechos reservados
Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento Grupo Copesa

SIGUENOS TAMBIEN EN:
ACTUALIZA TU EXPLORADOR: