• Deportiva

Atleta virgen dice que es más duro mantener su flor que entrenar para los JJ.OO.

Lolo Jones asegura que a pesar de sentir esa cosa rica de querer hacer las tareas, prefiere llegar acumulada al casorio.

Esta es la opinión de los usuarios, no de La Cuarta
  • Sé el primero en comentar comentarios
     
03.06.2012

La joven atleta yanqui "Lolo" Jones aseguró que durante su juventud le ha costado un montón mantener su capullo intacto, pues las tentaciones de meterse a un ring de cuatro perillas andan a la orden del día.

La atleta que competirá en Londres 2012 señaló que tiene un lote de pretendientes haciendo filita india para enseñarle las cosas buenas que tiene la vida y añade que los más verseros le han dicho que si pierde su virginidad sus condiciones atléticas se verán aumentadas. ¡Saaa!

"No es fácil permanecer virgen. Fue lo más duro de mi vida, más que entrenar para los Olímpicos, más que graduarme de la universidad. Fui tentada muchas veces. Varios chicos me han dicho que si tengo sexo y dejo de ser virgen, voy a correr más rápido", confidenció en el programa Real Sports de HBO.

La linda atleta recalcó que no le interesa llegar al altar vestida de blanco por las puras, así como otras, y una vez casada ledará rienda suelta a los placeres carnales.

 
Destacados
Licenciada Tetarelli se desató en el norte con este baile calentón

Licenciada Tetarelli se desató en el norte con este baile calentón

Noelia Arias dejó echando humo a los califas de Alto Hospicio con una sensual performance en el caño.

[Fotos] Así de rica se ve La Monga depiladita

[Fotos] Así de rica se ve La Monga depiladita

Nadine abrió las rejas que la tienen presa hace 100 años.

[Fotos] Palanqueo mundial a Kim Kardashian por su nueva figura

[Fotos] Palanqueo mundial a Kim Kardashian por su nueva figura

La belleza llamó la atención en la entrega de los premios MTV Video Music Awards.

LaCurta TV

  • Los twerking más hot para recibir septiembre
  • Mira la última de Woki Toki: Expectativas VS realidad en Fiestas Patrias
  • La patada criminal que sacude al fútbol argentino