Andrés Allamand: «Fue un verdadero ángel»

Fidel veló personalmente por la salud de un hijo del senador que se accidentó.


Triste y melancólico fue el despertar de ayer para el senador Andrés Allamand, luego de enterarse del fallecimiento de Fidel Castro.

El parlamentario que siempre fue adversario político con Fidel, mantenía desde principios de los noventa una estrecha relación con el mandatario cubano, luego que su hijo Juan Andrés, de entonces 4 años, tuviera un accidente al caer a una piscina, por lo que estuvo delicado de salud durante mucho tiempo.

“Un hijo mío tuvo un grave accidente, se nos cayó en una piscina y quedó con daño neurológico. Mi familia y yo recibimos un llamado de Fidel Castro y nos ofrecía ayuda para el tratamiento y recuperación de nuestro niño. Fue un verdadero ángel”, comentó Allamand a La Cuarta.

El senador visitó en varias oportunidades la isla en busca de tratamientos para mejorar la salud de su hijo, y Castro estuvo siempre pendiente de que no les faltara nada en Cuba.

Obligación moral

“Es mi obligación moral dar mi testimonio. Así como tenía admiradores también tenía detractores, pero me quedo con la imagen de una gran persona. Él pedía que se le informara de los avances de mi hijo. Cuando Juan Andrés falleció (2003) llevamos sus cenizas a Cuba en forma de agradecer lo mucho que hizo por nosotros”, recordó el
político de RN.

“La relación que tengo con Fidel no es política, es humana, es una personalidad de la historia que no deja indiferente a nadie. Conocí una faceta de su personalidad para muchos completamente desconocida. Cada cual juzgará su figura política”, dijo el senador Allamand al diario pop.

Seguir leyendo