¡Cazafantasma le pilla hasta las arrugas a los espectros!

Investigador paranormal, Fernando Navarro, labura con un detector que le permite cachar si lo están penando o no en su casa.


El investigador de fenómenos paranormales, Fernando Navarro, está chato de los síquicos chamulleros que son capaces de ver hasta al chupacabras en su casa, con tal de llevarse algunas lucas. 

Para evitar que sigan bajándole el pelo a su laburo, el experto del sitio web MiedoMaestro se fue en busca de una maquinita que usan los ingenieros en electrónica. Cuando la pilló en el extranjero cachó que tenían una tremenda utilidad para su pega: podían detectar ¡fantasmas!

El aparatito, que según el investigador funciona a través de ondas electromagnéticas, es tan pulento que es capaz de verle hasta las arrugas a las almas del Más Allá. 

Navarro, quien trabaja con una médium, además de una síquica y él, contó al diario pop que la cosa no es llegar y ponerse a buscar espectros en las casas.

“Hay que saber usarlo. Cuando vamos a hacer una limpieza, pedimos que se desenchufen todos los aparatos electrónicos de la casa, como por ejemplo el microondas, el router de wifi, el televisor y todo lo que emita ondas electromagnéticas, para tener una lectura más limpia del lugar”, relató.

El cazafantasma, que está actualmente en la Expo Brujos, contó que “la máquina no funciona milagrosamente. Hay que esperar por lo menos veinte minutos para que se pueda detectar actividad paranormal”. 

Casos 

El investigador paranormal afirmó que desde que tiene ese aparato le han pasado cosas cuáticas.

“Afortunadamente, hemos podido resolver casos con él. Por ejemplo, a una familia la estaban penando y no sabían qué hacer. Estaban muy angustiados. Fuimos, hicimos el trabajo previo con las médium y luego pudimos comprobar que efectivamente había una presencia”, confesó. 

Pero el detector también ha podido cachar casos mulas de personas que juraban de guata que tenían algún alma en pena en su hogar.

“Nos dicen que tienen alguna presencia y nuestro detector no encuentra nada. Ahí uno se da cuenta que, en esos casos, son un tema sicológico”, concluyó. 

Seguir leyendo