Compras de última hora generan caos navideño

En los mall y otros sectores del comercio no cabía ni un alfiler debido a las compras de Navidad. Expertos analizaron este fenómeno en medio de la pandemia.


Se pensaba que la Navidad de este año sería más austera debido a la pandemia, pero parece que las personas desataron sus deseos de comprar y demostrarle a sus seres cercanos lo mucho que los quieren.

Tantas son las ganas de adquirir el regalo perfecto en el Gran Santiago, que aún se mantiene en Fase 2, que la gente repletó distintos mall y sectores del comercio. ¡No cabía ni un alfiler!

Por esta razón, bien tempranito se debió fiscalizar el Costanera Center en Providencia y por la tarde debieron bajar la cortina, temporalmente, al Mall Plaza Norte.

La seremi de salud, Paula Labra, señaló que dicho espacio comercial “tiene 7 ingresos principales y sólo en 2 tenían un control de aforo con toma de temperatura, entrega de alcohol gel y control del ingreso de las personas”.

Agregó que “sumado a eso, en los espacios comunes habían aglomeraciones tremendas, para suma, habían muchas personas comiendo dentro del mall (…) por todo ello vamos a aplicar un sumario sanitario el cual conlleva una suspensión de funcionamiento (…) no se puede volver a abrir hasta que los administradores del mall subsanen todas las deficiencias”.

A CUIDARSE

En tanto, la subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, dijo que “la prioridad es la salud de las personas, si los protocolos no se cumplen se cierra, si no son suficientes, se cambian las medidas, pero que quede claro que la salud la vamos a defender con todas las herramientas que nos otorga el Estado y la Ley”.

En relación a la fiscalización del Mall Costanera Center, la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei, comentó que “no sea que por comprar un último regalo finalmente se muera alguien de su familia, porque usted se va a contagiar (…) el virus está fuerte, si suben mucho los contagios corremos el peligro de cerrar todo nuevamente y para todos a la Fase 1”.

Desde el área de la salud mental, Juan Ariel Zúñiga, psiquiatra de VidaIntegra, explicó por qué se genera este fenómeno: “comprar es una forma de disociarse, una forma de evadir las restricciones y el dolor que se ha sufrido, una manera también de mostrar, de manera equivocada, el cariño que tiene uno por sus familiares. Hay un placer en el acto de comprar”.

Finalmente, señaló que “esto es relativo al 10%, por supuesto, pero también denota que el chileno casi la única forma que tiene de aumentarse y gratificarse es comprando, bebiendo y comiendo. Los indices de alcoholismo, obesidad y compra compulsiva han aumentado de una manera tremenda”.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo