Tranquilo papá: Daza baja optimismo de Piñera por número de vacunados

Autor: La Cuarta

La subsecretaria de Salud Pública hizo una estimación más mesurada en velocidad de inoculación. También declaró que, mientras antes se vacune a la población de riesgo, más rápido se eliminarán medidas como el toque de queda.


Al inicio de la semana, reinaba el optimismo en el Presidente Sebastián Piñera. El mandatario celebró el rápido avance que ha tenido en Chile el proceso de vacunación a nivel mundial. También, dio algunas proyecciones para el primer semestre.

“Nuestra meta es vacunar a toda la población de riesgo, es decir, cerca de cinco millones de personas antes del mes de marzo, y a toda la población objetivo, es decir, cerca de 15 millones de compatriotas antes del mes de junio”, estimó.

Pero durante el viernes 19 de febrero, las expectativas fueron más mesuradas por parte de la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza. Entrevistada por CNN Chile, la autoridad admitió que “alcanzar 5 millones de personas al 30 de marzo es una meta que nos habíamos propuesto, (pero) es muy desafiante, muy difícil”.

Y detalló que “estamos viendo que vamos a ser capaces de llegar a esos 5 millones de personas durante el primer semestre (…) a mediados de marzo vamos a llegar a 3 millones de personas con las dos dosis “.

Más libertades

Daza también se refirió a las cerca de 40 mil personas entre 18 a 59 años de edad que se han vacunado en el proceso, sin estar dentro de los grupos prioritarios.

“Tenemos que mantener esta rigurosidad en el calendario de vacunación, porque sabemos que de esa manera vamos a poder seguir avanzando de manera adecuada”, mencionó en conversación con Radio Bío Bío.

La subsecretaria enfatizó en la importancia de respetar el calendario de vacunación, expresando que cuando se vacune a toda la población de riesgo será más factible restablecer mayor libertad a la población, desde terminar el toque de queda a la reapertura de los distintos establecimientos.

Al respecto, dijo que “en la medida que vacunemos a la mayor población de riesgo, que son las personas mayores de 60 años, en la medida que vacunemos a toda esa población, probablemente, quizás, vamos a tener el resto de la población más libertades”.

Seguir leyendo