Empaques: cuando la propina es su vida

03.08.2018.LA ELIMINACION DE BOLSAS EN LOS SUPERMERCADOS DEJARA SIN TRABAJO A LOS EMPAQUETADORES LA MAYORIA DE ESTOS ESTUDIANTES.

Tres jóvenes que trabajaban de empaquetadores de supermercados cuentan el drama que han vivido desde que quedaron paralizados en marzo. “No tenemos ni para la micro”.

En marzo se paralizó la vida laboral de los empaquetadores de supermercados y la propina se acabó. En un protocolo del Ministerio de Salud, para garantizar las condiciones sanitaria de estos recintos, suspendieron los servicios de, en su mayoría, jóvenes que tenían ese trabajo como única fuente de ingresos.

“En este momento no tengo ni para la micro. Hace cinco meses que quedé sin pega y no he podido encontrar nada”, cuenta Daniel Fuentes, de 24 años, quien estudia ingeniería comercial en una universidad de Antofagasta.

El universitario, que vive con sus padres y su hijo pequeño, trabajó casi tres años de “empaque”, y dice que dándole duro podía sacar unos 200 mil pesos mensuales en pura propina. “Como estudio, no podía trabajar más. Al menos mis papás se hacen cargo de pagarme la carrera, pero tengo que mantener a mi hijo. Eso me angustia mucho”, añade.

Daniel cree que podrían volver a trabajar con todas las medidas de seguridad e higiene correspondientes. “Con protector facial, alcohol y manteniendo distancia social es posible. Además, tendríamos un tarrito para las propinas. La idea es no tocar a la gente”, explica.

Propina para estudios

La estudiante de nutrición Julia Pozo Leyton (25) trabajaba de empaque en un súper de Maipú. Vive con su madre y su hija, quien padece de lupus eritematoso sistémico, una enfermedad donde el sistema inmunitario ataca por error el tejido sano.

“No puedo salir mucho porque mi hija se puede contagiar. He pasado cinco meses terrible. Menos mal que está en el Auge, porque no sabría qué hacer. Lo que me preocupa es que quizás no pueda seguir estudiando”, cuenta Julia, quien está vendiendo por internet la ropa que le quedó chica a su pequeña para poder sobrevivir.

Coincide con Sebastián en que tomando las medidas adecuadas podrían volver a la pega. “Incluso, nosotros ayudamos a que no se formen aglomeraciones en las filas, porque sabemos empacar rápido. Podríamos ayudar a evitar los contagios”, cree la joven que ganaba entre 200 y 300 mil pesos mensuales.

Frustración

Alexander Salas (24) vive en La Florida y se pegaba piques a Las Condes a trabajar en un súper. Estudia analista programador y hasta marzo ganaba cerca de 400 mil pesos al mes. “Quedé tirado. He buscado pega por todo lados y ni siquiera me han llamado para una entrevista”, asegura.

Añade que con la plata que ganaba con las propinas ayudaba a su familia. “Es terrible estar encerrado y sin trabajo. Uno se siente muy mal, frustrado. Menos mal que estoy estudiando a distancia, porque, de lo contrario, no sabría qué hacer», finaliza.

Piden protocolo para volver a trabajar

El Presidente de la Asociación de Municipalidades de Chile (Amuch) y alcalde de Estación Central, Rodrigo Delgado, solicitó al ministro de Economía, Lucas Palacios, un protocolo especial para los empaquetadores de supermercado, para que puedan reanudar sus funciones. “También conversé con la autoridad sanitaria para que se elabore rápidamente el protocolo con el objetivo que puedan regresar a sus funciones”, añadió.

Este tipo de labor se considera una labor voluntaria por lo que no cuentan con contrato . Tampoco poseen un sueldo fijo, ya que los recaudado es gracias a las propinas de los clientes.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo