¡En Pomaire se fueron al chancho con esta figura!

Polémica por fabricar al puerquito de greda más grande del mundo remece a localidad de la Región Metropolitana.


Pomaire es conocido por su artesanía en greda y los productos más típicos son los chanchitos alcancías, que curiosamente involucraron a la localidad de la comuna de Melipilla en una divertida polémica.

El año 2010 con bombos y platillos se anunció la fabricación del cerdo de greda más grande del mundo, que sería inscrito en el libro Guinness de los récords mundiales.

La obra estuvo a cargo del artesano Ricardo Espinoza Olivares, quien usó tres carretillas de 100 kilos de greda cada una para dar forma al modelo clásico y redondo del animal que elaboró de una sola pieza, y cuyas dimensiones son un metro 40 centímetros de alto y un metro 55 de largo.

“Después le puse las orejas y las patas. El proceso total me tomó un mes y estuvo cociéndose en el horno un día entero. Lo metí a las ocho de la mañana y salió a las 12 de la noche”, recordó.

Ricardo bautizó a la criatura con su nombre, se lo vendió a la Municipalidad de Melipilla en 360 mil pesos y ahora se exhibe en el restaurante de comida chilena “Mi Ranchito”.

El dueño del lugar se llama Manuel Ortega y contó que está ubicado a la entrada a la derecha en una tarima. Para el terremoto se trizó la pata delantera izquierda y no ha sido reparado para que nadie olvide el remezón.

“Tiene una mantita y una chupalla y los turistas le meten monedas para la suerte”, agregó.

Desgraciadamente, el artesano Espinoza no está conforme con los frutos que le dio “Ricardo” porque pensaba que atraería más gente y nada pasó. “Fue el momento, nada más”, explicó.

Y como si eso fuera poco el título de ser el más grande le duró poco. Contó en tono de broma que un artesano que es primo de su señora llamado César Silva, se puso envidioso al ver el tamaño de su creación y para “joderlo” hizo uno aún más gigante que “parece caballo mientras el mío parece ternero”.

De todos modos, Espinoza aclaró que su chancho respeta el diseño tradicional de Pomaire, mientras que el otro, a su juicio, es más tosco.

Las dimensiones del porcino de César Silva recuerda al caballo de Troya, porque sólo hasta el lomo mide un metro 60 centímetros, tiene tres metros de largo y su peso es de 550 kilos.

El artesano con 35 años de experiencia le respondió a su colega. Dijo que la idea de hacer una figura gigante se le ocurrió hace más de diez años y recién pudo realizarla el año pasado porque ganó un premio de artesanía e invirtió la plata en la obra.

En el chancho mastodonte gastó alrededor de un millón de pesos en greda y leña, sin contar la mano de obra y la construcción de un horno con las dimensiones adecuadas para la mole.

Los turistas que deseen verlo deben cancelar $500 y se pueden fotografiar junto a la figura que César demoró seis meses en construir.

Ante las críticas referentes a la forma poco habitual de su cerdo, el maestro dijo que fue a propósito porque buscó un diseño propio y diferente que lo hiciera único en el mundo.

Seguir leyendo