exámenes

Exámenes libres alzan la mano para estudiar en tiempos de vacas flacas

Con encierro total y dramas para pagar colegios, muchos papis buscan salvar el 2020 de sus hijos con pruebas únicas. Es gratis y a la fecha hay 1.800 inscritos.


En un año atípico para todos los que han sufrido en el encuevamiento, los escolares no han estado ajenos a la nueva forma de plantarse frente a las clases, donde más de alguna rabieta han pasado ante la pantalla. Por lo mismo, y con la idea de no perder el año al ver interrumpido su ciclo académico, los exámenes libres se han convertido en tema de conversación obligado entre muchos papis y apoderados.

¿Quiénes pueden postular a la opción? Según el Mineduc, y en un segundo plazo que dura hasta el 18 de agosto (el primero ya expiró), los escolares que “no han realizado estudios regulares o los han interrumpido. También, los que han realizado estudios en establecimientos educacionales no reconocidos oficialmente por el Estado”.

Además, explican desde la cartera educacional, “los que participan en proyectos de Reinserción Escolar y no aparecen en el SIGE, y los de la red SENAME y que no se encuentran matriculados en un establecimiento educacional con reconocimiento oficial del Estado”.

¿Y cómo funciona la cosa? La documentación para postular (copia de cédula de indentidad y formulario) se debe enviar al correo de la oficina del Departamento Provincial de Educación correspondiente a su comuna de residencia. Ahí, debe ser aprobada para dar el examen final entre el 7 y 16 de octubre, donde cada colegio decidirá si es una pruba de desarollo o alternativas. Ah, y todo al gratín, por supuesto.

Duro contra el bicho

Si hasta la misma fecha en el año pasado, la cifra de inscripciones aprobadas para dar las pruebas era de 2.512, curiosamente en este 2020 la cantidad de alumnos que han recibido el visto bueno es de 1.826, lo que significa una baja de 15%.

En ese sentido, y con las vacas flacas instaladas en la mayoría de los hogares chilenos por culpa del Covid-19, muchas familias han debido batallar también contra la mensualidad en los “coles”, que a estas alturas funcionan con las clases online.

“Hay casos de problemas de pago en colegios. Pensamos que debería haber flexibilidad en los establecimientos con familias con problemas económicos, pero no decir ‘no pago porque no hay clases y punto’, ya que si el colegio se preocupa, manda guías y está al día con los niños, también cumplen su parte”, dice Giordi González, vicepresidente de Asociación Nacional de Padres y Apoderados Fide.

¿Y los exámenes? Según el miembro de Anapaf, “hay que ver bien el tema de la fecha, que los alumnos puedan ir, ojalá, los últimos dos meses de manera presencial a los colegios para así rendir los exámenes, ya que tiene que haber sí o sí una nota”.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo