Familia arrancó a la playa fondeada en camión

Autor: LaCuarta.com

Desubicados de San Bernardo querían evadir los controles carreteros escondidos en la parte trasera del vehículo. No tenían permiso sanitarios y la máquina tampoco contaba con sus papeles al día.


A pesar de que las autoridades sanitarias han otorgado ciertas facilidades para que las familias puedan tomarse vacaciones, incluso en contexto de emergencia sanitaria, nunca faltan los desubicados que por querer hacerse los vivos ponen en riesgo la integridad de cientos de personas.

Así al menos quedó reflejado ayer en la Ruta 78, cuando personal sanitario sorprendió a una familia completa tratando de eludir la fiscalización escondidos en la parte trasera de un camión de carga.

El hecho se registró a las 10 de la mañana en el sector de Leyda, cuando personal policial interceptó la máquina de carga después de notar que el chofer intentó hacerle el quite a la fiscalización sanitaria.

Bastaron un par de preguntas para que el conductor se mostrara más nervioso de lo habitual y terminara soltando la dura: llevaba a siete personas en la parte trasera de la máquina.

Se trataba de cinco adultos y dos niños, todos de San Bernardo, que se trasladaban con camas y petacas a la comuna de Cartagena para tomar vacaciones. El drama es que viajaban en un vehículo no apto para el transporte de pasajeros y no contaban con permisos sanitarios, por lo que de una fueron detenidos por Carabineros por pasearse la norma que rige para todos en el país.

“La familia infringía las normativas sanitarias en el traslado de una comuna a otra. Se trataba de cinco personas. El camión no tenía condición para traslado de pasajeros y tenía el permiso de circulación vencido por lo que fue sacado de circulación”, comentó el capitán Sergio Andrade, de la subcomisaria Santo Domingo.

Después de unas horas retenida, la familia completa pudo continuar con su viaje hasta Cartagena, pero debieron hacerlo en la camioneta de un amigo paleteado que debió darse el pique y llevarse a los adultos irresponsables y a los dos peques.

“Nos pasó de pavos nomás, no teníamos otro medio de transporte para todas las cosas que llevábamos. Ahora nos va a salir más caro pagar el sumario que el arriendo de un auto para viajar”, se excusó uno de los viajeros.

Querella. A pesar de las excusas entregadas por los viajeros, la autoridad regional de Valparaíso evalúa presentar una querella en contra de las personas que viajaban en el camión, ya que su actuar pone en riesgo a cientos de habitantes de Cartagena y alrededores.

“Muchos creen que este tipo de actitudes es algo para enorgullecerse, que son hábiles, creativos, y esto no tiene nada chistoso. Todos los días muere gente por esta enfermedad”, comentó Jorge Martínez, intendente de Valpo.

#Tags


Seguir leyendo