Fotorreportaje: Amasando sueños, panaderos en tiempo de pandemia

Autor: LUIS BOZZO B. Mar 13 Oct 2020 | 04:55 pm

Trabajadores de "La Superior" se levantan tempranito por las mañanas para hacer y entregar el pan a los vecinos del sector.

La jornada comienza al alba todos los días en la panadería «La Superior», donde tienen la misión de entregar el pan para que esté todos los días en la mesa de los trabajadores.

El ajetreo comienza de madrugada en este local, ubicado en Santiago Centro. Bien temprano, se empiezan a estirar las masas, la caldera se siente abrazar con un intenso calor la atmósfera. El grupo enciende las maquinas que moldearan la masa, y luego con sus manos darle forma a las ricas marraquetas y hallullas que saldrán calentitas para ser consumidas.

Tal como se podrían imaginar, se respira un ambiente muy grato entre los panaderos. Todos saben que su trabajo es muy importante para las personas. De hecho, saben que alimentan a muchas personas y que de su trabajo depende eso.

«En época de pandemia ha sido difícil para los trabajadores, ya que deben sacrificar horas de viajes para poder realizar su trabajo. Deben cuidarse mucho y siempre andar con sus mascarillas y lavado de manos. Todos tienen mucho respeto al momento de moldear las masas y lo hacen con una magia que sorprende. Son muchos años de experiencia», comentaron.

Acá, el pan sale varias veces al día y está debidamente envasado para evitar cualquier tipo de contaminación. Cada cierto tiempo, se van colocando las masas en largas tablas, las cuales se introducen en el horno gigante que está a una temperatura de más de cien grados de calor. Pasado un cierto tiempo, se retiran los panes ya listos para el consumo.

«La gente dejó un poco de comprar porque con el tema de la pandemia, muchas familias empezaron a hacer su propio pan en sus hogares, pero la clientela fiel no dejo de ir a la panadería», agrega Cecilia, dueña del lugar.

Almuerzo

Llegada la hora del almuerzo, alguno de los muchachos sacan su ollita para almorzar en su tiempo de colación, mientras que otros tiran bromas de allá y para acá.

«Nosotros amamos nuestro trabajo. Llevamos muchos años en esto y realmente es un honor y una obligación estar cada mañana acá en la panadería para empezar la elaboración del pan, y que nuestros vecinos tengan nuestrsa marraquetas calentitas en sus mesa, y cuando las disfruten, sepan que este grupo de panaderos no le va a fallar y pueden estar seguros que la próxima mañana en su mesa habrá una rica y crujiente marraqueta», cerraron.

AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.
AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.
AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.
AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.
AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.
AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.
AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.
AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.
AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.
AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.
AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.
AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.
AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.
AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.
AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.
AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.
AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.
AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.
AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.
AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.
AMASANDO SUEÑOS, PANADEROS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.