Giles jugosos arrojaron hasta bidones por el balcón

Autor: La Cuarta

Dos extranjeros fueron denunciados por amenazas de muerte, luego que les pidieran usar mascarilla. En su furia rompieron cámaras y arrojaron de todo desde el piso 13.


Denuncias, ataques y amenazas. Este fue el panorama que tuvo el fin de semana una comunidad en un edificio de Recoleta por culpa de dos extranjeros que pasaron por encima todas las reglas sanitarias y de convivencia.

Gracias a una denuncia del matinal Bienvenidos del 13 se dio a conocer el drama que viven los vecinos de un edificio, donde los conserjes fueron amenazados de muerte porque tuvieron la “mala ocurrencia” de pedirle el par de trogloditas que se pusieran mascarillas. Esa fue la yapa, luego que los perlas habían sido denunciados por ruidos molestos.

“Todo esto partió hace tiempo al parecer por llamadas de atención de conserjes por no usar mascarilla. Continuó escalando hasta las últimas semanas, donde se hicieron denuncias por amenazas al personal, los vecinos y ruidos molestos”, comentó Juan Francisco, administrador del edificio, al programa de Tonka y Amaro.

Las imágenes de lo ocurrido el viernes muestran a dos personas que encararon a los conserjes, haciéndoles el gesto de cortar el cuello cuando les llamaron la atención por tener el medio mambo en su depto.

De vuelta al piso 13, donde vivían hasta la semana pasada, los perlas hicieron gestos a la cámara y luego la rompieron, armando otro escándalo. “No se expresaban en español, hablaban en inglés y otro idioma, pero con gestos se notaban que estaban actuando de forma violenta. Rompieron puertas de la comunidad, espacios comunes, ensuciaron, fumaban dentro de ascensores, lo que significó tomar medidas”, enfatizó el administrador.

El mismo equipo del matinal grabó en vivo cuando los ciudadanos, que los vecinos aseguran que son de nacionalidad palestina, no sólo gritaban por el balcón, sino que además arrojaban bidones con agua congelada -uno dio en el parabrisas de un auto estacionado- desatando un nuevo día de furia. De hecho, uno de los cavernícolas quedó grabado gritando “vamos a matar a todos los chilenos”.

Los dos personajes fueron detenidos por Carabineros y quedaron con la medida cautelar de no acercarse a los conserjes. “Recibieron amenazas y por eso nos querellamos el sábado. Luego, ellos fueron formalizados y la justicia tomó razón en favor de nuestros trabajadores y están con medidas de protección”, contó el administrador.

Pese a que regresaron con tranquilidad, la corredora de propiedades cambió la chapa por lo que deberán buscar dónde ir.

Seguir leyendo