“He vivido 27 años a costillas de la Palomita”

Dibujante Eduardo de la Barra será homenajeado en exposición.


Eduardo de la Barra es un talentoso tipo que “toda su vida ha tratado de pasar piola” y que ignora su edad. “No tengo idea, nací a fines del 42″ y principios del 43, así que saque la cuenta”, explica.

Mythica Ediciones organizó en el Museo de la Historieta una muestra, que abre sus puertas el sábado, sobre los 44 años de trayectoria del padre de El Piola y su ayudante, El Jaiba, quien comenzó a dibujar desde su más tierna infancia.

Eduardo nació en Chillán y estudió en el colegio México cuyos murales lo marcaron. A los cuatro años cachó que los dibujos de Walt Disney no eran un fiel reflejo de la realidad y por eso entró a un baño, se sacó la ropa y dibujó a los personajes con realismo. “En el colegio vieron los penes y trataron de expulsarme, pero mi papá se cagó de la risa”.

Su personaje más querido es nuestra Palomita, por una simple razón: “He vivido a costillas de esa mujer durante 27 años”.

En los años de la dictadura la industria del cómics se fue en picada y durante dos temporadas debió ganarse la vida vendiendo queso, pero el año 89 aprovechó que la atención del Gobierno estaba en otro lado y lanzó una publicación para adultos.

Demoró un año en sacar junto a un socio la Revista 100%, la que -según De la Barra- “fue la mejor de todas” en su estilo, que llegó a vender 19 mil ejemplares al mes.

El medio era tan humilde que ahí sólo trabajaba Eduardo y el director de arte, por eso cambiaba el estilo de sus dibujos y firmaba con varios nombres para que los lectores no se dieran cuenta.

Entonces también trabajaba de noche para que sus hijos chicos no vieran los monos cochinos que hacía.

El 94 De la Barra dejó 100%. “Mi socio quería hacer algo más fuerte, más de mete y saca, y lo que yo quería era un revista erótica con humor; no una porno”.

Seguir leyendo