Hipertensión, diabetes y obesidad: el triángulo fatal de la pandemia

Theme of the disease. Woman measures pressure.

Enfermedades de base se transformaron en el dolor de cabeza de los especialistas, más aún cuando los pacientes dejan el tratamientos por la cuarentena.


De acuerdo a los datos entregados en el último informe epidemiológico del Minsal, el 30% de los pacientes internados por coronavirus presenta un diagnóstico previo de hipertensión arterial.

La cifra preocupa a los especialistas, ya que se estima que un 45% de los adultos chilenos, entre los 45 y 65 años, padece la enfermedad, lo que complicaría su situación en caso de contagiarse con el virus.

“Cualquier afección cardiovascular como la hipertensión disminuye la reserva fisiológica de aquel que enferma de coronavirus. Si tenemos cualquier déficit de nuestra función cardiovascular, como ocurre en la hipertensión, eso hace una falla más frecuente cuando se inflama el territorio pulmonar”, comentó el doctor Sebastián Ugarte.

La situación se agravaría más aún si la persona ha dejado de tomar medicamentos para controlar la presión.

Para que se haga una idea de lo grave del tema, un estudio publicado en la revista médica European Heart Journal, asegura que los pacientes con hipertensión arterial ingresados en el hospital por Covid-19 tienen dos veces más probabilidades de morir que los que no padecen esta patología.

Más factores. Pero la hipertensión no es la única enfermedad de base que complica a los contagiados. La diabetes y la obesidad también se transformaron en factores de riesgo en las urgencias de hospitales.

Se estima que de los 11 mil internados 19% tiene diabetes y el 6,3% obesidad. Se trata de cifras preocupantes teniendo en cuenta que estas dos enfermedades crónicas son prevenibles y controlables si son tratadas de forma correcta.

“Estas patologías no producen demasiados síntomas, pero sus consecuencias producen graves problemas cardiovasculares a largo plazo, por eso, hay que estar alerta”, explica Elizabeth Luna, nutricionista de Sodexo.

Los especialistas coinciden en que es vital no dejar de lado el tratamiento de cualquiera de estas enfermedades, ni las atenciones periódicas aunque sea a través de la denominada “telemedicina”.

“Cerca de un 80% de la gente que contrae esta enfermedad la va a cursar con un cuadro leve; mientras que un 15% con un cuadro grave y un 5%, con un cuadro crítico. Los pacientes con diabetes ­­-en especial aquellos con mal control metabólico- tienen un mayor riesgo de caer en los porcentajes de pacientes graves y críticos”, explica la médico internista y diabetóloga de Clínica Alemana, Isabel Errázuriz.

Seguir leyendo