hogar de cristo

Hogar de Cristo suspende 28 de sus 278 programas sociales

Autor: La Cuarta

La pandemia del coronavirus provocó que el Hogar de Cristo disminuyera la cantidad de personas beneficiadas que atiende mensualmente.


«No podemos ignorar que la situación económica, social y sanitaria actual nos ha impactado, generando gastos adicionales que hemos tenido que asumir y que continuarán mientras no exista una vacuna contra el coronavirus».

Con estas palabras Juan Cristóbal Romero, director ejecutivo del Hogar de Cristo, explicó las razones de por qué la institución fundada por Albertu Hurtado hace 76 años tomó la dolorosa decisión de cesar el funcionamiento de 28 de los 278 programas sociales que tienen a lo largo de todo Chile durante el 2021.

«Los recursos que Hogar de Cristo administra provienen principalmente de aportes de privados (45%), del Estado (37%) y de fuentes de ingreso propias y recuperaciones (17%). Desde hace años, la contribución financiera del Estado a nuestros programas ha ido descendiendo, mientras se nos exigen estándares de calidad cada vez más altos. A esto se suma que, a causa de la pandemia, la cuarentena y la contracción económica, y pese a todos los llamados y generosas colaboraciones que hemos recibido, nuestros ingresos disminuirán en 1.500 millones de pesos respecto de lo que esperábamos este año», lamentó Romero.

«El contexto actual impide mantener las capacidades de atención existentes sin poner en riesgo la sostenibilidad de la fundación, por lo cual, responsablemente y con mucho dolor, se ha decidido disminuirlas, lo que conlleva una necesaria reducción de nuestros equipos de trabajadores», declaró.

Clausurados

En total, la clausura en las operaciones de estos 28 programas significará un reducción de la planta total de 3.700 trabajadores en 450 personas, una decisión dolorosa para la entidad.

«Nosotros como responsables del legado del Padre Hurtado tenemos que hacer todos los esfuerzos posibles, por dolorosos y drásticos que resulten, para que el Hogar de Cristo, más que un número de programas o edificios y oficinas, sea una causa viva, sensible, flexible y resiliente, pero también sostenible, profesional, responsable e influyente para sacar adelante su ambiciosa tarea: hacer de Chile un país más justo, digno y solidario», concluyó.

#Tags


Top de La Cuarta

Seguir leyendo