Jorge Hevia: “Rafael Garay no me quedó debiendo nada”

El periodista aclaró que la plata era de un familiar y que le pagó todo. El ingeniero comercial aseguró que devolvió $321 millones a amigos y $273 millones a demandantes. No fue el caso de Marlen de la Fuente, señora de Iván Núñez, quien declaró que “no tuvo ninguna piedad de mi familia”.


En total son 36 las víctimas que logró identificar la investigación en contra de Rafael Garay, por estafa reiterada cuyo monto aproximado es de $1.300 millones, según confirmó a La Cuarta el Ministerio Público.

Sin embargo, de esta cifra sólo llegaron a juicio 29 personas, pues los otros seis supuestos clientes se negaron a formar parte del proceso, confirmó en su oportunidad el fiscal del caso, José Morales, a nuestro medio.

Durante su declaración de ayer ante del Segundo Tribunal Oral en lo Penal, el ex rostro de televisión corrigió la cifra de la estafa, señaló que era mayor y detalló que de esa suma ya devolvió $273 millones a sus demandantes y $321 millones a los seis conocidos con quienes se arregló antes o, simplemente, no quisieron formar parte del juicio.

Entre ellos, el periodista y emblemático rostro de televisión Jorge Hevia, quien aseguró a La Cuarta que “me contaron que me mencionó en el tribunal Rafael Garay, pero debo aclarar que la verdad es que la plata no era mía, era de un familiar”.

Hevia Agregó que “yo no perdí ningún peso, porque no invertí nada. Rafael Garay no me quedó debiendo nada y a mi familia tampoco, porque él devolvió los 18 millones de pesos que se le habían entregado. Eso es todo y muchas gracias”.

Forman también parte de este afortunado grupo la periodista de radio ADN, Mirna Schindler, y el ejecutivo Daniel Fuentes.

El reencuentro

Si las miradas mataran, Garay habría caído fulminado ayer, en medio de la sala de audiencia donde se desarrolló la tercera jornada del juicio en su contra por las estafas que realizó a través de su empresa Think&Co, entre agosto del 2011 y junio del 2016.

Durante la mañana, declararon dos de las más mediáticas personas que fueron defraudadas por el ingeniero y que, además, estaban entre sus más cercanos antes de caer en desgracia. Se trata del periodista de Chilevisión, Iván Núñez, y su mujer, Marlene de la Fuente, también periodista.

La pareja y el residente más antiguo del anexo carcelario Capitán Yáber tenían una larga amistad que nació gracias a la práctica del kudo. El periodista recibía instrucción a las 08.00 horas, tres veces a la semana, de parte de Garay y después almorzaban juntos.

Pero nada de esa antigua complicidad asomó durante el tiempo que Núñez prestó declaración.

Una gélida mirada fue la que le lanzó el espigado profesional de las comunicaciones a su ex instructor y ex amigo cuando ingresó a la sala, pero Garay sólo pudo mantener la vista fija en el suelo mientras Núñez relataba una historia ya conocida para él. Sólo hacia el final del testimonio del rostro de CHV, las miradas de ambos se cruzaron por una milésima de segundo.

El periodista señaló que él le confió al imputado $56 millones y su esposa, $76 millones. “Para mí Rafael Garay hizo un papel de una persona dedicada al deporte, que no tenía vida nocturna alguna. Una persona alcohólica no puede estar haciendo ejercicio a las 8 de la mañana”.

Agregó con pesar que fue él quien le presentó a su mujer a Garay y le dijo que era honorable.

Cuando se enteraron de su supuesto cáncer, Núñez y su mujer intentaron ayudarlo. Fue la época en que confesó que había intentado matarse con insulina.

El periodista reveló que “yo le decía que no tenía que quitarse la vida y que si esta enfermedad era terminal, tenía que enfrentarla con dignidad. Me dice ¿tú me vas a decir cómo tengo que enfrentar mi enfermedad? Me golpea y me dice te voy a decepcionar”. Y así fue.

“Tenía una obsesión” con la familia de Iván Núñez

Con amargura y mientras lo increpaba con la mirada, Marlene de la Fuente relató cómo fue su relación con el gurú del kudo.

A ratos con emoción explicó que jamás dudo de él y “llegó a mi casa a practicar kudo (…). Garay era conocido como panelista en medios de comunicación. Era académico, mediático, político… a parte del deporte, lo conocí como una persona honesta, caballero, honrado”, señaló.

Agregó que “él me ofrecía ser asesor financiero, me ofrecía poner mi dinero en dólares y oro”.

Como llevaba casi toda una vida ahorrando esa platita, “le dije que me moría si le pasaba algo a ese dinero”, manifestó. “Él se estaba burlando. No tiene sentimientos y así muchas cosas más. Esto era una tortura porque cada vez que hablaba, estaba muriendo, enfermo, vomitando, parapléjico. Era una tortura porque lo único que querías era ayudarlo”.

Finalmente, reveló que el acusado tenía una obsesión “con la familia Núñez de la Fuente. Cuando me junté con la PDI me di cuenta que no tenía una sola corbata de mi marido, sino que varias, y también varios ternos en su departamento”.

#Tags


Top de La Cuarta

Seguir leyendo