Ethan Sonneborn, el niño que juega a ser político

Tiene 14 años y quiere ser el nuevo gobernador de Vermont, estado del noroeste de EE.UU. El perla dijo ser “el candidato que mejor representa el cambio que necesitamos”.


A la tierna edad de 14 años, la mayoría de los adolescentes está pegado a los videos de YouTube, el PlayStation, tal vez unos libros, chacotear con sus amigos o estar en busca de su primer amor.

Pero ese no es el caso de Ethan Sonneborn, un joven norteamericano que a esa edad podría convertirse en el gobernador del estado de Vermont, al noreste del país.

Desde pequeño llamó la atención por su inteligencia y sus más cercanos siempre creyeron que estaba para cosas grandes. Así lo demostró al hallar un vacío legal en la Constitución de su estado, que no impone límite de edad para competir por la gobernación. De hecho, establece que los candidatos sólo deben haber vivido en Vermont durante al menos cuatro años. Él lleva 14 abriles.

Para demostrar que sus intenciones eran verdaderas aplanó las calles de su estado para recolectar 500 firmas de residentes, que eran necesarias para obtener la luz verde a su candidatura. Y con perseverancia le tapó las bocas a las vinagres críticas de sus detractores.

Pero uno de los motores que lo impulsó a presentar su candidatura, más allá del vacío legal de la Constitución, fue la tragedia de Charlottesville, en la ciudad de Virginia, donde hace un año murió una activista que protestaba contra una marcha de supremacistas blancos.

De esa manera se convirtió en toda una celebridad y con más personalidad que Jorge Rivas, nuestro “Niño Antipoeta”, Ethan Sonneborn aseguró en un evento televisado ser “el candidato que mejor representa el cambio que necesitamos”.

En su sitio web se proclama un defensor de las familias de clase media y trabajadora, con “las ideas correctas” sobre la reforma del sistema de salud, el desarrollo económico y la educación, sin importar que todavía le faltan años para graduarse de la escuela secundaria.

Su aventura política comenzó hace más de un año y ha aparecido en debates televisados en los que ha competido contra otros cuatro candidatos del Partido Demócrata. Todo esto en la etapa de primarias de su coalición.

Pese a que las encuestas le dan pocas opciones, la experiencia que ha adquirido Ethan Sonneborn, no se la quita nadie. Y menos el mérito de haber recolectado 1.700 dólares ($1.129.480 en moneda nacional) durante sus actos de campaña; es decir, es de los pocos que se podría jactar de no deberle favores políticos a nadie, sólo a su mamita que le plancha la ropa antes de cada evento.

“Necesitamos un candidato que de verdad tenga ganas de venir acá y sacudir las cosas”, mandó a decir a los votantes.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo