Ola de temblores sacude a Pichilemu

01 DE AGOSTO DE 2019/VIÑA DEL MAR Tres postes del alumbrado publico, cayeron en el sector de Chorrillos, en Viña del Mar, producto del fuerte sismo que afectó a la zona central esta tarde. FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO

Sismo con seguidilla de réplicas es el más fuerte del último año en la zona central.


Un minuto de intenso movimiento de tierra dejó con el corazón en la mano a miles de chilenos entre las regiones de Valparaíso y Biobío.

Un nuevo sismo de intensidad 6,6 grados Richter, con epicentro a 47 kilómetros al oeste de Pichilemu, despertó las alarmas de las autoridades a las 14:28 horas de ayer, ya que se trata de uno de los movimientos más fuerte en lo que va del año.

Así lo confirmó el mandamás de Alerta Temprana de la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior (Onemi), Miguel Ortiz, quien aseguró que el intenso sismo no dejó víctimas fatales ni daños estructurales de consideración. Sólo un par de postes de electricidad en Valparaíso dieron algún dolor de cabeza a los vecinos, pero el resto de la infraestructura del país aguantó estoica.

“Este es el segundo evento más importante después del de enero de este año en Coquimbo, que fue de 6,8 grados Richter. Sin duda que este tipo de eventos, y es una información que tiene que ser levantada por el Centro Sismológico Nacional, puede tener algunas secuencias de réplicas posteriores”, sostuvo la autoridad en conferencia de prensa.

A prepararse

Ante el fuerte movimiento, las autoridades de Pichilemu confirmaron que solo se realizaron operaciones de emergencia en algunos colegios y recintos asistenciales, pero que no hubo urgencias médicas que atender a pesar de que la Pachamama se movió más de 10 veces después del sismo mayor, según los reportes de Sismología con magnitud igual o superior a 3.0.

“Somos un país sismico, tenemos que estar preparados para enfrentar este tipo de emergencias. Lo mejor es conocer el riesgo, tener un plan de contingencia. Con una familia organizada y saber cuáles son las áreas seguras y de evacuación. Si estás en el borde costero tener claro cuales son los puntos de encuentro”, sentenció Ortiz.

Fue precisamente en este balneario donde se sintió con gran fuerza el terremoto de 2010, considerando su cercanía con el epicentro, en Cobquecura (8,8º).

Seguir leyendo