Pamela Díaz - Renata Bravo

La parada de carros de Pamela Díaz a Renata Bravo: se «indignó» por mensajes a Jean Philippe

Autor: LaCuarta.com

“Me sentí como las hue…”, dijo de vuelta la comediante tras ser encarada por “La Fiera”.


Una incómoda situación se produjo este miércoles en un live de Instagram de Pamela Díaz, quien junto a Jean Philippe Cretton conversaron con Chiqui Aguayo y Renata Bravo.

Y en ese contexto, salió a la luz la parada de carro de “La Fiera” a Renata por darle “like” en redes sociales a las publicaciones de su pololo.

“Le dije que si piropeo a alguien, le pongo un ‘me gusta’ sin tener confianza, sin haberlo conocido, sin nada de eso, ¿qué quiere decir? Que me gusta”, comentó en vivo la panelista del “Me Late Prime”.

“Eres muy cuática”, intervino el animador de Yo Soy. Tras cartón, quien tomó al palabra fue la propia acusada de jotearse a Cretton.

“Después de que me dijo eso, me sentí como las hue… Mal, porque le pongo me gusta y le comento», reveló Bravo. Pa’ más remato, Jean Philippe reveló que además conversaban por interno. La confesión dejó a la Pame con la cara de tres metros.

La aclaración de Renata Bravo a Pamela Díaz

Eso sí, Renata Bravo se apuró en aclarar que no tiene ninguna intención y que sólo es de buena onda. “El día del níspero voy a pensar que el Jean Philippe me va a mirar con otros ojos, o sea, ojalá, pero ni en mis mejores sueños”, bromeó la comediante.

“La Pamela me dice eso y yo me sentí como la Cruella de Vil, dije ‘oh, que soy canalla’, quería borrar los mensajes”, complementó.

«Yo le puedo poner me gusta a alguien que conozco que está en pareja, pero si yo no conociera a su pareja y le pongo me gusta obviamente voy a decir ¿por qué esta otra le pone me gusta si ni siquiera lo conoce? ¿algo quiere?», aclaró la animadora de «Mochileros».

«Pero yo conozco a Jean Philippe antes de que fuera tu pololo y nunca le he tenido ganas. Lo encuentro un cabro estupendo, inteligente, pero podría ser mi hijo. No le estoy tirando los cortes», se defendió al final la propia Renata.

Seguir leyendo