Porfiados siguen haciendo negocios con túnel sanitizador

Pese a que la subsecretaria Daza instruyó que no “están regulados”, empresas los siguen vendiendo. Diputados piden fiscalización y hasta querellas para quienes los comercializan.


El pasado 1 de mayo, Gimnasios Pacific avisó que instalaría túneles sanitarios en sus sucursales, en una operación que significaba un crédito bancario por $280.000.000 con lo que se adquirirían 104 unidades, pensando en tener, acompañado de otras medidas sanitarias, “un gimnasio 100% seguro”.

La puesta en marcha de estos túneles fue solución para muchas municipalidades y para varias empresas durante abril, pero un oficio de la subsecretaria Paula Daza, del día 20 del mismo mes, frenó muchas de las inversiones realizadas.

Fue con la ordenanza B32 N°1313, con normas sobre “la aplicación de desinfectantes en distintas situaciones”, donde se especificaba que “se debe tener en consideración que este tipo de productos están diseñados para ser aplicados sobre superficies y no sobre personas”, por lo que se rechazaban medidas como los túneles sanitizadores.

Si bien la medida dejaba de brazos cruzados a municipalidades y empresas privadas, el tema de posibles riesgos en la piel fue clave para rechazar los túneles. De hecho, existe una denuncia del concejal Felipe Riffo, quien aseguró que en el terminal de Valdivia varias personas sufrieron irritación en la piel.

Si bien días después hubo variaciones, como en la Región del Biobío, donde se autorizaron los túneles con restricciones: productos no nocivos para la salud, que no fueran arrojados directamente a la piel y con llamados de atención que esto no reemplazaba medidas como el lavado de manos.

Una mirada rápida en internet da muestra que muchas empresas privadas siguen comercializando los túneles y productos y, para sorpresa, hasta destacan que sirve para limpieza de piel del coronavirus.

Teniendo en cuenta esto, desde la política hacen un llamado a tener precaución e instan a fiscalizar su implementación.

“Los túneles sanitarios están descartados como una medida colectiva que proteja de verdad a las personas o que sean obligatorias para acceder a ferias, mercados o lugares cerrados. No están prohibidos legalmente, pero la circular de la subsecretaria Daza es categórica, en cuento a que no brinda la protección que la ciudadanía necesita y requiere para dar tranquilidad de contagiarse, incluso en los minutos siguientes de pasar por los túneles. El lavado de manos, las mascarillas y el distanciamiento siguen siendo la piedra angular, lo demás si ayuda lo hace parcialmente y sin propiedades milagrosas”, comentó el diputado Juan Luis Castro.

Similar opinión tiene Ximena Ossandón. “Me preocupa el tema y por eso, entre otras cosas, he oficiado a los organismos de Salud porque hay gente que me ha dicho a través de mis redes que han quedado con alergias y manchas en el cuerpo una vez que han pasado por los sanitizadores”.

Medidas. El diputado Andrés Celis enfatizó en tomar medidas con los túneles, avisando que su venta o su compra podría tener líos legales. “El ministerio estaría analizando un reglamento específico para ese tipo de productos; sin embargo, por ahora dichos túneles no están autorizados y el Instituto de Salud Pública debería ser quién fiscalice aquello. Por ahora, el llamado es a quienes estén pensando en adquirir estas instalaciones, porque no está comprobada su efectividad y, al no tener certificados, su uso es ilegal”.

Celis, de paso, advierte que “quienes lo empleen y causen reacciones adversas, como intoxicaciones, seguramente terminarán con una querella por un delito contra la salud,, además de una sanción penal e indemnización por perjuicios”.

Bioquímico hace llamado a supervisar

La preocupación también toca a los especialistas, que encienden alarmas sobre el uso de los túneles. “Puede generar irritación, ardor. En personas sensibles de piel provoca problemas dermatológicos. Por eso el protocolo cambió. Antes la gente podía caminar normalmente, pero ahora se debe levantar las manos para evitar el contacto con la piel”, comentó Álvaro Álvarez, bioquímico U. San Sebastián en CHV, que llamó a regular el uso de estos túneles.

Seguir leyendo