Profesores, la tarea pendiente

El debate es más amplio que el largo conflicto de los profesores, movimiento masivo que alteró el normal funcionamiento de más de 600 mil estudiantes y al 20% de los colegios de Chile. Pero, esto de nutrir de conocimientos a los profesionales del mañana, va más allá. Y sin ahondar en ese territorio (sólo porque no es el tema de esta columna), es necesario avanzar en otras materias, aún pendientes…

Desmenuzando el tema, creo necesario destacar que hay avances significativos; pero que todavía falta mucho por hacer. Y me refiero, específicamente, a la inclusión educativa, sin excepciones; es decir, atender la más amplia diversidad en términos de igualdad.

En el ambiente, se percibe una creciente conciencia para lograr el derecho a la educación para los diversos colectivos discriminados por las diferencias de origen, de género o de diversidad funcional. Esto por una razón lógica y elemental, que parte de 2 principios fundamentales y que no admiten discusión: la diversidad no hay que juzgarla sino respetarla; y además, somos más iguales que diferentes.

Sin embargo, la inclusión es sólo un párrafo del amplio documento. La infancia, más pobre y precoz, es otro laberinto que se debe solucionar. Diferentes informes lo constatan: crece la desigualdad, sectores de la clase media pierden poder adquisitivo y los pobres son cada día más pobres .

Por otro lado, hoy en día, en la infancia todo sucede antes. Hay más acoso escolar y ciberbullying. Los problemas se adelantan, como el consumo de alcohol y la dependencia tecnológica. Todo esto convierte a "estos locos bajitos" en vulnerables. A mi juicio, se debiera capacitar a los profesores a esta nueva realidad.

Finalmente, permítanme una licencia. En un muro cualquiera de Facebook, me detuve en una reflexión, que copié a la letra, y ahora se las comparto: "Según el latín, el vocablo "maestro" viene de "magister", y éste a su vez del adverbio "magis", que significa "más" o "más qué". En la antigua Roma, el "magister" era el que estaba por encima del resto, ya fuera por sus conocimientos o habilidades…"

El texto continúa, es más extenso; pero quedé detenida en un pensamiento que se vino inmediatamente a mi mente. ¿Qué pasaría si tomáramos conciencia de lo importante que es un profesor o maestro para nuestros hijos y se les reconociera en todo plano como tal?

Y a su vez, ¿qué ocurriría si embriagados de su envestidura, los dirigentes del colegio ofrecieran una muestra de humildad y se manifestaran en forma pacífica para alcanzar un mejor acuerdo, sin perjudicar el año educativo de los más pequeños?

No sé si la grandeza dé para tanto. De corazón espero que esta manifestación, y protesta nos sirva a todos. Aprendamos la lección. Aquí nunca habrá ganadores, solo vencidos.

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA