Radiografía al nuevo delito de importación: los ”motochorros”

Rápido, efectivo y por sorpresa, la nueva papita delictual llegó de Argentina y le trae cumas en moto.


Calma, calma, que no panda el cúnico. Así, el menos, nos piden que actuemos los amigos de verde antes de tildar a “los motochorros” como el nuevo delito de moda, aunque las redes sociales, las noticias y las denuncias digan lo contrario.

Durante las últimas semanas una serie de videos se ha divulgado a través de las redes sociales, donde uno o más flaites motorizados acechan a pobres y desprotegidas víctimas, aprovechándose de la velocidad que alcanzan las motos o la superioridad numérica.

El delito, que es igual, aunque muchísimo menos violento que los que hace algunos años se hicieron populares en Argentina (de ahí viene el nombre), ha ido en aumento y ya suma hartas denuncias en el terruño.

Sin ir más lejos, el pasado 15 de octubre Valeska Rebolledo fue seguida por un par de motoflaites desde la salida de un banco hasta la puerta de su edificio, momento en que trataron de quitarle la cartera donde llevaba los pagos de sus trabajadores.

“Veníamos del BancoEstado de Vicuña Mackenna, me bajo del auto y cuando estoy abriendo la reja siento la moto. Se baja un tipo y comienza el forcejeo”, relató la mujer que saltó a la fama por su valentía y por no haber cedido ni a los combos por parte de los delincuentes.

El caso de Valeska no fue el único registrado durante los últimos días en la comuna de Providencia. El pasado 21 de octubre personal de la Brigada de Investigación Criminal La Reina, de la PDI, agarró chanchita a una pareja de flaites en moto que minutos antes le habían pegado un lanzazo a una mujer en el barrio Bellavista.

“Los funcionarios venían de otro procedimiento cuando vieron el ilícito. Decidieron seguirlos sin llamar la atención y una vez que los tuvieron cerca procedieron a la detención”, explicó el comisario Cristián Matus, subjefe de la mencionada Bicrim.

OPERAN ASÍ

Consultados sobre el origen y el modus operandis  que emplean los motochorros, el capitán Renato Cárdenas, del OS-9 de Carabineros, explicó que “se trata de una dinámica delictual que viene de Argentina, donde los delincuentes utilizan las ventajas de la motocicleta para perpetrar delitos”.

El cazador del OS-9 añadió que este tipo de flaites “acecha a sus víctimas a la salida de bancos y ataca de manera sorpresiva. Eso por esto que nosotros evitamos nombres como ‘motochorros’, ya que para nosotros no existe esa tipificación”.

Dentro de los delitos similares que se han visto en el país durante las últimas semanas, el capitán explicó que la mayoría cabe en la denominación de robo con sorpresa o violencia, dependiendo del caso, y que si bien hasta ahora se trata de hechos aislados, lo mejor es andar siempre con las antenitas en alerta, ya que a cualquiera le puede tocar.

Seguir leyendo