Regreso a clases se hizo realidad en Malleco

Autor: lacuarta.com

Aldeas Infantiles SOS estrenó proyecto de reforzamiento educacional en sus centros de la Araucanía. La enseñanza presencial fue con mascarillas, sanitización y distancia social.

Con un confinamiento que no tiene para cuando terminar, muchos peques se la han sufrido durante el encierro y los estudios han sacado más de algún dolor de cabeza. Por lo mismo, y con la idea de ayudar en esa materia, en Aldeas Infantiles SOS hicieron noticia con su proyecto en la Araucanía.

¿De qué se trata? “Un colegio para Aldeas” es la innovadora idea que trajo de vuelta las clases para niños que forman parte de su programa en Malleco y Padre Las Casas. Según detallan en la organización el plan “está destinado especialmente a menores que se encuentran temporalmente privados del cuidado de sus familias”.

“Decidimos habilitar espacios educativos con profesores y psicopedagogos, quienes cumplen cuarentena al igual que los niños (desde el 17 de marzo), para así apoyarles en el desarrollo de sus guías y materiales que envían desde los colegios o escuelas a los que ellos asisten”, señala a La Cuarta Carlos Aracena, Director Nacional de Aldeas Infantiles SOS.

¿Cómo funciona el asunto? Los encargados aclaran que si bien no son clases presenciales propiamente tal, sí se trata de reforzamientos dados por los especialistas bajo un protocolo similar al que habrá el día que se produzca el retorno a las aulas.

Según detalla Aracena, tanto la Aldea de Malleco (20 niños) y Padre Las Casas (25 alumnos) iniciaron esta semana el proyecto con “todas las indicaciones de las autoridades de salud y con los más estrictos protocolos de sanitización”.

“Los niños y profesionales asisten con mascarilla y facial de acrílico. Se ventilan y limpian los espacios a cada momento, y el lavado de manos es frecuente”, explica. Y consumadas ya las primeras horas educacionales, en Aldeas cuentan que hubo tres jornadas al día, donde participaron solo cinco niños por clase para así respetar la distancia física y resguardar la salud.

“Hay espacio suficiente para garantizar y cumplir con el distanciamiento físico entre los niños y los profesionales (2 mts.). Mantienen una buena ventilación del espacio y utiliza mecanismos de calefacción con mantención al día para minimizar la exposición a partículas finas, que afectan las vías respiratorias, especialmente en los niños”, cerró el Director Nacional de la organización.

Críticas

Aunque el proyecto se puso con la educación de los niños sureños, también hubo detractores, aludiendo a la exposición de los menores. Y fue el diputado independiente René Saffirio, quien solicitó a la Comisión de Constitución que informen el hecho al ministro de Justicia, Hernán Larraín.

“Estoy haciendo gestiones sobre decisión de Aldeas SOS, cuestionado por vuneraciones de derechos de los niños, para experiemetnar con ellos la apertura de clases”, explicó el diputado, por lo que ayer hizo público el oficio.

#Tags


Top de La Cuarta

Seguir leyendo