Siete trucos para no endeudarse más de la cuenta

Autor: Manuel Vega

Si te ordenas un poco, en volada alcanzas a darte un gustito extra o dejar de deber hasta la plata pal' pan.


Un estudio desarrollado por la Universidad San Sebastián y Equifax, sapeó que durante el último año el número de morosos en Chile aumentó brígido 13%. Con tremenda alza, la cifra de chilenos con problemas para pagar sus calillas alcanzó las 3.860.193 personas, es decir, 433.079 más que las de 2014. ¡Chan!

Por esto, en un esfuerzo por salvarte la billetera y hacer algo de educación financiera pop, Soledad García, subgerente de comunicaciones y marca de Equifax nos soltó algunas papitas para lograr un endeudamiento responsable y pagable. 

Así que gracias a su ayuda, y sin más bla bla, te presentamos 7 trucos bien sencillos que te permitirán ordenar el desastre que tienes con las lucas y elegir un crédito de forma más “Vivaldi” y menos “Pavarotti”. Atento.

1. Aunque suene obvio, lo primero es cachar si de verdad necesitas comprar ahora o te puedes aguantar hasta ahorrar las lucas. Trata de evitar los tentadores ofertones e irresistibles promos si no tienes los morlacos en el bolsillo. Acuérdate que siempre llega el momento de cantar “toma chocolate, paga lo que debes”. 

2. No te metas en un préstamo para llegar a fin de mes. Pídelo sólo en ocasiones específicas. 

3. Ahora empieza la matemática: Nunca llegues al nivel en que las cuotas de cada mes sean más de un tercio de lo que ganas. Este punto es clave para “mantenerse a flote”. Ejemplo. Si ganas 600 lucas, tus cuotas mensuales sumadas no pueden superar las 200.

4. También anota esta fórmula en el torpedo: Que el total de todas tus calillas no sean mayor que tu sueldo multiplicado por 8. Un montón de estudios dicen que este monto es manejable. Siguiendo el ejemplo anterior, si ganas 600 mil pesos, todas tus deudas no pueden sumar más de $4.800.000.

5. No caigas en la tentación de endeudarte para pagar otras deudas y líbrate del mal de pedir créditos en más de una parte. Amén. 

6. Infórmate bien sobre los productos y servicios que te ofrezcan. Lee con detalle los contratos antes de firmarlos, como Sampaoli. Es fundamental fijarte en el CAE (Carga Anual Equivalente), que es lo que te muestra el valor real del crédito que estás pidiendo. Recuerda que siempre se termina pagando más de lo que te dieron.

7. Si necesitas plata, anda sólo a entidades financieras autorizadas. Financiarse en entidades truchas o con “el tío del amigo del vecino” sale más caro. Y no me refiero sólo a las lucas a pagar. Las condiciones de estos créditos mulas no son tan claras como para andar confiando. 

Seguir leyendo