Paula Daza

¿Podemos salir a tomar una tacita de café? Daza abre debate

Autor: Diego López

Subsecretaria de Salud Pública aseguró que era “probable” hacerlo con un grupo reducido. Expertos aseguran que es muy pronto para dar este tipo de mensajes.


“¿Me puedo juntar con un grupo de amigos a tomar un café? Probablemente sí, con distanciamiento social de dos metros para conversar, con mascarillas, con lavado de manos”.

Con esa frase la subsecretaria de Salud, Paula Daza, dejó con la cafeína alta a los miles de televidentes que ayer estaban mirando un nuevo balance de contagios del Covid-19.

Y es que luego de semanas de prevención, en los últimos días el Gobierno ha dado luces de lo que será el futuro del país en medio de la pandemia, instaurando el discurso del regreso a la “nueva normalidad”, el mismo contexto en el que salieron a la luz estos dichos.

En esa línea, el director del Hospital Clínico de la Universidad Católica, Ricardo Rabagliati, se sumó a la idea de que este virus tiene para rato en el país y que habrá que acostumbrarse a vivir con las medidas de prevención, pero también hizo un llamado a la prudencia con lo que se dice.

“Hay que ser consecuente con el discurso, ya que es un virus que está aún activo (…) Todos deseamos que la vida vuelva a la normalidad al más breve plazo posible, pero eso también implica ser cuidadoso con nuestras conductas, para que la tendencia que veamos en las próximas semanas sea la disminución y no al contrario”, comentó el especialista.

EN PELIGRO

Por su parte, la directora de la Escuela Técnico Nivel Superior de Enfermería de la Universidad de Las Américas, Beatriz Arteaga, dijo que este tipo de llamados a la normalidad podría resultar ser un arma de doble filo por el porcentaje de casos que son asintomáticos.

“El llamar a una nueva normalidad motivando las reuniones sociales, de cualquier forma, puede ser poco asertivo o un arma de doble filo que nos juegue una mala pasada en este escenario sanitario nacional y mundial que se ha comportado muy incierto y agreste, y que finamente se traduzca en el aumento descontrolado de nuevos casos y, por ende, de mayor número de muertes”, aseguró Arteaga.

Desde la política, el diputado y miembro de la comisión de Salud de la Cámara Baja, Miguel Crispi, fue un poco más crítico en su análisis.

“Realmente no se entiende lo que dice y hace el Gobierno, porque lo único que comunica son señales a la ciudadanía diciendo que ya vamos en salida de la crisis del coronavirus, cuando al mismo tiempo nos dicen que a finales de abril y a principios de mayo van a ser los días más duros (…) si lo más duro está por venir, los mensajes que están dando deberían ser de cautela y no de comenzar a salir a tomarse cafecitos con los amigos”, indicó.

Seguir leyendo