Vacuna gringa se mete por los palos y podría tener visto bueno para la Navidad

El suero será probado en Chile y según la multinacional de Estados Unidos, J&J, de resultar positivas las pruebas, podríamos tener noticias positivas en diciembre. En el país, expertos creen que el primer trimestre del 2021 podríamos tener la ansiada vacuna en nuestro territorio.


Johnson & Johnson (J&J), se metió por los palos para convertirse en la esperada primera vacuna que nos permita por fin salir de las casas y caminar aliviados y sin temor al mortal coronavirus.

La multinacional gringa anunció que la vacuna desarrollada por Janssen, una división de la citada J&J, entró en fase final de los ensayos clínicos, y para ello requerirá de 60 mil voluntarios, proceso que se extenderá entre 6 semanas y 2 meses.

La buena noticia es que se probará en varios países, incluido Chile, lo que podría darnos ventaja para obtenerla una vez que se empiece a producir, si es que resulta efectiva.

Y los plazos son auspiciosos, ya que según J&J, a fin de año o principios del próximo, tendrán los resultados de las pruebas clínicas, que de ser positivas, permitirían iniciar su producción.

Esta vacuna es una apuesta del gobierno de EEUU, que inyectó un cerro de lucas al desarrollo, el cual denominó operación “Velocidad de la Luz”, con el fin de sacar lo antes posible el suero anti coronavirus.

Su particularidad es que ésta no necesita un almacenamiento a temperaturas bajo cero y requiere solo una dosis para inmunizar a las personas, a diferencia de los otras vacunas que están en carrera y que necesitan de 2 inyecciones.

“Estamos convencidos de que una dosis única puede ser muy eficaz”, señaló el Dr. Paul Stoffels, director científico de Johnson & Johnson.

La compañía planea fabricar hasta mil millones de dosis en 2021, y más después de eso, agregó Stoffels.

Plazos. El Dr. Carlos Pérez, infectólogo y decano de la Facultad de Medicina y Ciencia, U. San Sebastián, indicó a La Cuarta que si bien J&J informó que los estudios en fase 3 de su vacuna “están bastante avanzados y que de aquí a fin de año podrían tenerla disponible para uso en la población en general, la verdad es que se lleva poco tiempo de estudio en fase 3 y estos requieren al menos 1 año de seguimiento”.

Sin embargo, explica que “se puede tener una autorización de emergencia si los resultados son muy prometedores”.

El doc informó además que “esta misma vacuna será probada en nuestro país y se iniciarán estudios dentro de las próximas semanas”.

En todo caso, Pérez destacó que “mientras no se cuenta con vacuna que pueda ser usada en la población en general, debemos seguir con las mismas medidas de autocuidado y de restricción de circulación de las personas, porque somos todos potencialmente susceptibles a infectarnos. Se requiere una inmunidad colectiva, superior al 70% de la población, para que el virus cese de circular de manera activa y eso solo se va a lograr con una vacunación masiva”.

Ignacio Silva, infectólogo y académico de Facimed Usach, señaló que “siempre es una buena noticia el avance de los estudios de la vacuna, sobre todo en el contexto de pandemia en el que estamos (…) Los resultados, si son efectivos, es posible que podamos tener una vacuna en Chile en el primer o segundo trimestre del 2021”.

Silva, de todas maneras, recalca que “en la medida que no tengamos una vacuna, se tienen que seguir manteniendo todas las medidas de precaución, sobre todo con nuestros adultos mayores y enfermos crónicos”.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo