DT líder en la «B» y su madre grave por Covid: «En la cancha debo ser fuerte, pero afuera me quiebro y sueño con volver a verla»

04 de Agosto de 2018/COQUIMBO Erwin Duran, durante el partido por la decimooctava fecha del Campeonato Loto 2018 entre Coquimbo Unido vs Copiapo juagado en el Estadio Francisco Sánchez Rumoroso FOTO:ALEJANDRO PIZARRO/AGENCIAUNO

Erwin Durán, entrenador del puntero U. San Felipe en el ascenso, relata el drama familiar pues su mamá está internada hace un mes. “La trasladamos a Santiago, porque en Conce le darían los respiradores a los más jóvenes”, dice.


Con tres victorias al hilo y figurando como el equipo del momento, Unión San Felipe luce su chapa de nuevo líder de Primera B de la mano de un conocedor de la categoría. Se trata de Erwin Durán, que sabe de éxitos en los potreros, tras ser campeón con Fernández Vial y Puerto Montt (Segunda División).

Con ese cartel, el DT del “Uní Uní” disfruta la campaña de su team al momento de jugar, aunque asume que es tarea difícil ya que fuera de los pastos está siempre presente el recuerdo de Beatríz Santander (74), su madre que lleva más de 30 días internada grave por coronavirus.

Por lo mismo, de entrada trata de aferrarse a lo positivo y dice a La Cuarta que “en San Felipe somos un equipo joven, pero muy profesional. La posición en que estamos es fruto del trabajo y el esfuerzo, es inevitable no pensar en subir a Primera, pero no nos desviamos del objetivo. Por eso vamos paso a paso”.

– Es el DT del momento en la B, ¿se ilusiona con dirigir en Primera si lo llaman?

-Te mentiría si te digo que no, pero tengo claro por qué no se me ha dado. Me ha tocado dar la vuelta larga, aunque no me vuelvo loco. Ahora debo responder a la confianza en mi trabajo y si es vistoso lo que hago para dirigir en Primera, ¿por qué no hacerlo con San Felipe?

– ¿Cómo abstraerse en cancha de lo que pasa con su madre grave por Covid?

-Es una situación difícil. Son cerca de 40 días internada grave, cuando llego a la cancha debo ser fuerte y el que muestra la mejor cara para el equipo, pero afuera me quiebro y sueño con volver a ver a mi madre. Mi familia ha sido un gran apoyo en ese sentido.

– Una pena grande dentro del buen momento profesional…

-Es que es mi mamá, todo lo que soy en la vida se lo debo a ella y a mi padre. Me ayudaron en mi formación personal y carrera. Ella me llevaba a los entrenamientos, pero trato de pensar que lo único que quiere mi mamá es que me vaya bien.

– ¿Cómo está ella ahora?

-Estable dentro de su gravedad. No la veo hace un año por mi trabajo y la tuvimos que trasladar desde Conce a Santiago, porque allá nos dijeron que debían optar por los más jóvenes para darles un respirador artificial.

– Fuerte…

-El médico no sabía cómo decirme que llega un punto en que hay que decidir quién vive y quién no. Lo bueno es que en Santiago la han tratado de la mejor forma.

– ¿Y la familia del fútbol cómo se ha portado en este duro momento?

-Trato de que mis jugadores se concentren en jugar. Ellos antes no sabían, pero nuestro camarín es tan fuerte que se acercan y preguntan cómo está mi madre. Por momentos me cuesta, pero tengo la esperanza de volver a verla.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo