Hípica

La hípica nacional encendió una luz de esperanza

FOTO: MIGUEL MOYA/AGENCIAUNO

Tras dos meses paralizada, el turf chileno volvió a ver acción en el Valparaíso Sporting, transformándose en la primera actividad deportiva que regresa en suelo nacional. La vuelta fue a puertas cerradas, y bajo un estricto protocolo sanitario.


Un 21 de mayo, día del recuerdo a los Héroes de Iquique, la hípica chilena vivió una epopeya, y aunque parezca un poca exagerada la comparación con la gesta de Arturo Prat, la vuelta de las carreras dejó atrás dos meses de paralización para una industria que se encaminaba a una crisis terminal, poniendo en riesgo más de 30 mil puestos de trabajo, entre directos e indirectos, pero con ello a más de 100 mil personas, que ya comenzaban a perder la ilusión de tener sus fuentes de trabajo.

Fue el Valparaíso Sporting, la casa de El Derby, el desafío de Grupo 1 más importante en la actualidad en suelo chileno, el recinto hípico encargado de abrir los fuegos de este regreso en tiempos de Covid-19, la pandemia que afecta el mundo entero, y que varió innumerables actividades en todos las latitudes.

Un total de 15 carreras desde las 12.30 a las 20 horas dieron vida al primer programa de la vuelta a “puertas cerradas” y con un estricto protocolo sanitario generado por el Consejo Superior de la Hípica Nacional, y que restringió el acceso de público a las instalaciones del recinto hípico de Avenida Los Castaños, obligando a que las carreras se desarrollaran estrictamente con el personal necesario para poner en marcha las pruebas, y con los funcionarios absolutamente justos para poder llevar a cabo las carreras que encontraron en Time After Time a su primera ganadora con el jinete venezolano Luis Rodríguez agradeciendo al cielo. Idolo Máximo, en tanto, se llevó los aplausos en la prueba central, el clásico Retorno, que graficaba el tan esperado regreso de las competencias.

Así fueron pasando uno a uno los jinetes presentes en la jornada y los preparadores, todos con mascarilla, al igual que los cuidadores de cada staff, manteniendo la distancia social, una de los requerimientos claves en la época de contingencia sanitaria.

De hecho, el momento de más cercanía fueron las partidas, pero con el objeto de agilizar ese proceso los jinetes ingresaban y se daba la partida casi al instante.

Jaime Cortés, fotógrafo oficial de la hípica chilena, fue uno de los testigos de la histórica jornada y comentó su apreciación de lo ocurrido. “Es difícil ver nuestras carreras paralizadas y volver sin público, pero debemos entender que así vamos a funcionar por un largo tiempo. El Sporting hizo un gran esfuerzo y los otros hipódromos nacionales también están intentando volver a la brevedad. Son muchas las personas relacionadas a la hípica que necesitaban generar recursos”, explica el gráfico que fue autorizado a retratar exclusivamente las llegadas de cada competencia y alguna que otra postal que graficara un día histórico.

Para Luis Araya, en tanto, gerente de operaciones de la entidad viñamarina la jornada revistió un esfuerzo gigantesco, similar a lo que sería una fiesta de la importancia de El Derby. “Había que ser muy riguroso con los protocolos para garantizar el regreso y poder continuar trabajando. Agradecemos el apoyo de las autoridades y de los gremios en general. Demostramos que podemos volver a correr a puertas cerradas y funcionar de la mejor manera”.

Uno de los preparadores presentes en la jornada, John Pinochet, indicó que “es muy positivo que la hípica regrese y esperamos que pronto en la capital se pueda volver a correr. El Sporting dio una señal muy positiva”.

En materia de apuestas, el cierre de las sucursales de la Red Teletrak obligó al Sporting a potenciar el Fonotrak, juego a través de un call center, y el sistema on-line de teletrak.cl.

Este domingo 24, la escena viñamarina volverá a ver acción con 15 carreras desde mediodía con la intención de seguir aumentando la luz de esperanza de una actividad que volvió a la vida tras dos meses en las sombras.

El Covid-19 no lo dejó celebrar

La historia del triunfo de Paty Zafira en la cuarta competencia de la histórica reunión del Valparaíso Sporting y que marcó la vuelta de las carreras tras la paralización por la pandemia del Covid-19, que afecta al mundo entero, fue el justo homenaje a Ricardo Notari Choppelo, el dueño de la potranca que no pudo celebrar el triunfo de la regalona que crió, pues la última semana el virus le arrebató la vida a la edad de 71 años, transformándose en el único hípico a la fecha fallecido por el virus.

El propietario de las sedas del stud Rigien, y que también fue el criador, lamentablemente no llegó a ver la presentación de su corredora, uno de los nombres del triunfo de la programación de 15 carreras que marcó el regreso del turf en Chile tras dos meses sin carreras.

A modo de homenaje la familia solicitó al equipo responsable que Paty Zafira corriera de igual forma en la reunión del Sporting disputada el jueves, y logró una victoria que tuvo apoyo celestial de su propietario, una de las víctimas que ha debido lamentar nuestro país por el lamentable virus que tiene paralizadas la mayor parte de las industrias en Chile y el mundo entero.

El locutor oficial de Sporting y los medios hípicos a través de las redes sociales enviaron sentidos mensajes de apoyo a la familia de Notari Choppelo, por la irreparable pérdida.

#Tags


Top de La Cuarta

Seguir leyendo