El infierno que vivió Brereton en sus primeros días en la Roja: «La pasó muy mal»

Autor: La Cuarta

En el programa Todos somos técnicos, el periodista Daniel Arrieta, desclasificó una desconocida historia sobre los primeros días del jugador del Blackburn Rovers en la selección. Sin embargo, logró revertir la situación y ganarse a sus compañeros.


Sin dudas, Ben Brereton Díaz es el hombre del momento en la selección chilena. Su actuación en el partido ante Paraguay, por las eliminatorias, le hizo ganar el aprecio de la hinchada debido a su entrega en la cancha, y su aporte en el marcador, con el gol que abrió el camino al triunfo, y lo ratificó como la alternativa goleadora que necesitaba el eauipo de Martín Lasarte.

Pero el camino del jugador en la selección no fue fácil. No jugó en su primera convocatoria en junio, para la doble fecha en que Chile sumó dos empates, ante Argentina de visita, y Bolivia, de local. Solo comenzó a sumar minutos en la Copa América, donde anotó su primer gol en la Roja, precisamente ante el equipo altiplántico. Desde ese momento, se comenzó a consolidar, poco a poco, en el plantel.

Los duros días de Brereton

En el programa Todos somos técnicos (ganador del Copihue de Oro al Mejor programa deportivo), el periodista Daniel Arrieta desclasificó las historia desconocida de los duros primeros días de Brereton en la selección. El delantero del Blackburn Rovers -quien alojaba en el complejo Juan Pinto Durán- vivió dificultades muy similares a las que pasó el chileno-estadounidense Robbie Robinson, y determinaron su salida de la Roja.

«Me dijeron que con Ben Brereton pasó lo mismo (que Robinson), los primeros tres días cuando él vino a la fecha de junio donde no juega y se queda para la Copa América, la pasó muy mal por la barrera idiomática, porque no entendía, porque se estaba enfrentando a un país nuevo y me comentaron cosas que nadie supo», señaló.

«Ese día y 3 días consecutivos él tuvo que salir de la concentración, lo llevaron a comer la gente que habla inglés y lo sacaron un poco de la burbuja de la concentración para que se despejara un poco», detalló Arrieta.

Pero a diferencia de lo ocurrido con Robinson, quien de forma intempestiva decidió regresar a Estados Unidos, el chileno nacido en Inglaterra logró revertir la situación. «De repente, cayó bien en el grupo, empezó a tener más comunicación, a hacer goles en las prácticas y eso hizo que el futbolista estuviera más tranquilo en la Selección».

Seguir leyendo