La magia está asegurada: Jorgito Valdivia entró a la Sub 10 del Albo

Autor: Natalia Galaz

El peque era "invitado" en el fútbol formativo, pero finalmente convenció al DT Orlando Amigo, quien contó que “se lo ha ganado, es coordinado y fuerte”. Además, dijo que el volante "ha sido coherente en el proceso, no presiona a su hijo para que lo iguale".


Por esas vueltas de la vida, capaz que el hijo de Jorge Valdivia acabe estudiando psicología y motivando a los jugadores de la «U» para que pierdan el «miedo institucional». ¿Y si quiere ser bailarín y salir en la tele? Es posible, en una especie de Mekano 2029. Es que las opciones son infinitas y el peque recién tiene 10 años.

Lo que está claro, por ahora, es que «Maguito» heredó los genes de su padre y el amor por el Cacique. Debido a aquello, el volante albo pidió autorización para que su retoño integrara el fútbol formativo del club como «invitado», pero la semana pasada, el familión recibió la mejor noticia: ingresó oficialmente a la Sub 10.

El equipo es dirigido por Orlando Amigo y el trabajo se realiza tres veces a la semana, mientras que la competencia es el sábado. Jorgito recién se integrará tras el fin de semana santo y por un tema administrativo “estará habilitado para fines de abril”, según contó el propio DT.

Sobre los “trucos” que notó en el hijo del “10”, Amigo dice que “aparte de ser el técnico, soy profesor de educación física. Por lo tanto, en el proceso de observación, más allá de lo futbolístico, nos fijamos en las cualidades físicas. En el caso de Jorge, es extremadamente coordinado, rápido y fuerte, trabajable como jugador”.

– ¿Y se define alguna posición específica?
– En primera instancia, se desarrolla como mediocampista, pero es importante mencionar que en la etapa de formación es clave entregarles las herramientas para no encasillarse en un puesto. Hoy puedes ser lateral y terminas como volante mixto o delantero. La idea es que usen los dos perfiles, manejar el cabezazo, etcétera, para que se desenvuelvan de la manera adecuada.

– Cómo reaccionó Jorgito?
– Él estaba contento, más allá de la noticia, siempre fue bien recibido por sus compañeros. Sin duda que más allá de lo deportivo, acá fortalecemos el tema valórico. Esto debe funcionar a nivel integral, tanto en lo académico como en lo social. Además, Jorge tiene una personalidad extrovertida, es ameno.

– ¿Será posible tener un nuevo “Mago”?
– Ojalá, sería importante, pero hay que aclarar que a los 10 años es imposible decir que tal o cual va a jugar como profesional. Puede tener condiciones, talento, pero quizás en un momento va a elegir ser abogado o ingeniero.

– ¿Es importante que los hijos que “respiran fútbol” sigan el camino de los padres?
– Es motivante, un desafío potente. Y en el caso de Jorge padre, él es un referente del club, un jugador en el cual muchos niños se reflejan y lo admiran. Que esté su hijo acá los acerca a hacer más real lo que se están proponiendo, sus sueños.

– ¿Y el papá, qué dice?
– Él está orgulloso y ha sido coherente en este proceso, entiende que primero es un niño común y corriente, y que hay que darle herramientas deportivas. No lo va a presionar para que sea futbolista ni para que lo iguale, quiere que lo pase bien. A veces hay adultos que no lo entienden y los frustran.

– Probablemente surjan críticas…
– Sí, pero el niño se lo ha ganado. Seremos cuidadosos, no lo vamos a exponer. Si bien es ‘Jorge Valdivia’, es un niño. Ahora tenemos que verlos a todos, que tengan respuesta en la competencia, no me sirve tener a los niños y que no jueguen, siempre vamos a rotar.

Seguir leyendo