corpóreos

El lamento de los corpóreos lejos del fútbol

Son el jugador N° 12 de los equipos, saltan con ellos a la cancha, alientan y entretienen, pero desde el inicio de la pandemia el traje está colgado.


Hace unas semanas “Gunnersaurus”, la histórica mascota de Arsenal fue despedida por la crisis económica que vive el cuadro de Londres.

En Chile son pocos los clubes que tienen estos referentes, que con la pandemia han quedado desplazados, como el zorro de Cobreloa, que es personificado por Jonathan Meneses.

“Ha sido complicado porque en Cobreloa también hay un grupo de porristas y con todo esto estamos fuera. Éramos una entretención para el público, yo bailaba, hacia coreografías para la gente, y también apoyábamos a los jugadores, que nos echan de menos en la cancha”, cuenta.

El bicho también casi se lleva al zorro con Mufasa, ya que “estuve contagiado de Covid en estado grave, pensaron que iba a morir porque yo también soy gordito, pero sobreviví, sentí el apoyo de la gente en ese momento, así que ojalá podamos regresar pronto a estar con Cobreloa. Yo soy fanático, hace un año que soy el zorro y es una especie de terapia también porque he bajado de 160 a 125 kilos, transpiró dentro del traje, pero lo hago feliz”, añade Meneses, quien lejos de la césped es trabajador del Servicio Médico Legal de Calama.

Más al sur, en Concepción está Mateo el peludo amarillo que alienta a la U. de Concepción en los partidos de fútbol y básquetbol, pero que con el tema de la bicharraco está en otra actividad totalmente lejana.

“Yo soy administrador de un grow show, esa es mi pega, soy un Mateo totalmente lejano a lo que se muestra o hacia en la universidad, pero esta es mi vida jaja”, cuenta el hombre que optó por jugar al misterio con su identidad real.

En Lota Schwager, Julio Rojas es su minero hace 20 años, por eso tiene fe de que “este año nos dejen estar en la cancha con los jugadores, ya que no habrá hinchada, yo puedo ser el representante de ellos, tengo que conversar con el club, si es que existe alguna posibilidad”. Rojas cuenta que “a mi no me pagan por ser la mascota de Lota, yo compro las camisetas, algunos jugadores me regalan indumentaria, pero todo mi traje es gestión mia, a la dirigencia sólo le pido que le deje entrar con el equipo, con eso feliz”.

Unión Española tiene bajo llave a “Hispanito”, el halcón que los representa, el traje de “Chunchito” de la “U” también junta polvo en el CDA al no poder salir del túnel sur del Nacional, mientras que pese a no ser oficial, el caballero cruzado de la UC tiene que “pulir” semanalmente su traje para que no se oxide por el nulo uso que ha tenido este año.

Hinchas y trabajadores del fútbol que se mantienen a alerta a que la autoridad sanitaria pueda reabrir los estadios, para ellos poner el show y alegrar a la fanaticada con sus locuras por representar a los colores que aman.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo