Mario Salas

Las lucas son el único problema entre Mario Salas y el buzo técnico de Cobreloa

El “Comandante” es opción para la banca minera, pero su alto sueldo cercano a los $35 millones hacen que todo esté en tierra de nadie.


Si para todos el 2020 fue horroroso, piense en el pobre Mario Salas. Armó un Colo Colo que supuestamente iba a pelear por la Copa Libertadores y el título, pero después de cuatro caídas en línea le mandaron la PLR y el súper equipo que armó está luchando por no irse a los potreros.

Pero el bueno de Mario fue perseverante y se fue a Perú, para lograr que Alianza Lima volviera a ser campeón. Otra vez todo salió mal, fracasó en tres meses, le dieron otra vez el sobre azul y para peor los “íntimos” se fueron a la B después de 82 años, donde lo sindican como el principal responsable. Un desastre.

Después de meses de introspección, alejarse de su ayudante técnico Fernando Gutiérrez y regaloneos con su polola como se ha podido ver por Instagram, el nombre del “Comandante” vuelve a aparecer en primera línea de un club nacional: Cobreloa.

Los loínos ya están chatos de dar la hora en la Primera B, por eso Salas sería uno de los candidatos a asumir la banca naranja que dejó vacante Nelson Soto después de no clasificar a los playoffs de ascenso. “Es un nombre que llama la atención, pero en Cobreloa no hay el dinero que había antes, entonces hay que ser consciente con la realidad del equipo. Es cierto que interesa, aunque las realidades económicas están muy alejadas”, sostiene un dirigente minero a La Cuarta.

La lucas

En Alianza Lima el sueldazo de Salas y sus colaboradores era de 65 palos mensuales, cifra similar a la que ganaba en su paso por albos. Ahora, las pretensiones salariales del Viñamarino bajaron, pero aún siguen siendo un despropósito para la división, ya que el monto estaría entre los 30 a 35 guatones. Una locura.

Algunos dicen que la experiencia lo vale, ha sido campeón de Primera División en Chile y Perú, ganó la Copa Chile, en los potreros sumó una corona con Barnechea, club con que incluso disputó una liguilla de ascenso a Primera A, por lo que las canchas de la B no son desconocidas.

“Veremos que pasa, él no es la única persona que estamos sondeando. Nuestra meta es ascender esta temporada por lo que significa Cobreloa, el que venga tendrá que estar a la altura de este club”, cerró el dirigente que optó por mantener en reserva su nombre, pero que le levanta el pulgar a Mario, que si llega tendrá que buscar a sus comandantes para que el zorro deje de dar pena.

#Tags


Seguir leyendo