carrete

¡No eran tan santos!: Carrete terminó con tres despedidos

Autor: Luis Escares

El viernes pasado jugadores de San Marcos de Arica armaron una fiesta en la casa donde viven, ubicada en la parcela del presidente. Los pillaron y se fueron de PLR por irresponsables.


En la ciudad de la eterna primavera le llueve sobre mojado a su equipo, San Marcos de Arica. Y es que los bravos del Morro tuvieron que ponerse firmes por una falta disciplinaria grave por parte de tres jugadores del plantel, quienes la noche del viernes 31 de julio, y aprovechando que el sábado tenían libre, montaron flor de carrete en la casa donde viven.

Brian Torres (capitán de la Sub 19), Brandon Muñoz y Nicolás Bascuñán (seleccionado nacional juvenil), todos a préstamo desde Huachipato y que ni siquiera alcanzaron a debutar en el equipo, quisieron hacerse los Larrys con la cuarentena que hace tres semanas vive la ciudad, organizando un perreo hasta abajo, copete, mujeres y todo en la parcela del dueño del club, Carlos Ferry ¡Para qué los traje!

El asunto no demoró en llegar a los oídos del jefazo y cuerpo técnico, que también vive en el recinto, fue así que una coordinadora pilló a todos los involucrados arriba de la pelota y se comenzó a cimentar la PLR grupal, que se materializó el martes.

Hernán Peña, DT santo, comentó que “incumplieron con el protocolo, se juntaron con alguien que no corresponde, pusieron en riesgo a todo el plantel, por eso hay que tomar medidas. Acá todos somos afectados, pero hay que ser estrictos, cuando hay una disminución del plantel todo anda mal, pero es una decisión tomada”.

El ahora ex jefazo de los jugosos añadió: “ellos invitaron a unas niñas, aunque ellos dicen que no, pero estaba el profe Mauricio (Gómez, PF) y una coordinadora, ella echó a la gente. Todo se le informó al presidente y se tomó la decisión de desvincularlos. Acá no andamos investigando si meten o no chicas a la casa, esto es una falta de respeto que va más allá, una falta de compromiso a sus compañeros, nos estamos despotenciando por culpa de ellos”.

Pero los tres pastelazos no serían los únicos, ya que hay un cuarto elemento que también está en la pitilla. La dirigencia aún está dialogando con él, y lo que ha trascendido es que se trataría de un jugador a préstamo de un equipo grande de Santiago, por lo que entre el equipo metropolitano y los nortinos están viendo qué hacer con él.

Tirón de oreja

El asunto escaló tanto hasta convertirse en un tema de estado, ya que Cecilia Pérez, ministra del Deporte, metió la cuchara e indicó que “lo ocurrido con futbolistas de San Marcos de Arica es una falta de respeto a tantos deportistas que sí están cumpliendo las medidas sanitarias, y a muchos otros que anhelan retomar sus entrenamientos”.

Pérez enfatizó que los permisos que tienen los futbolistas sólo sirven para  “para movilizarse desde el hogar al lugar de entrenamiento asignado y viceversa. Cuando entregamos el permiso único colectivo a los deportistas fuimos muy claros sobre la responsabilidad que conllevaba”.

El Sifup es la única entidad que le prestó ropa a los del perreo intenso y el secretario Luis Marín contó en Radio Agricultura que “nosotros tenemos una información diferente, por eso que Gamadiel conversó con el presidente del club. Los jugadores nos comunicaron que los hechos no se coinciden con el comunicado (…) Me extrañan las declaraciones de la ministra, seguramente tiene una versión que no es la de los jugadores. Acá no hubo una complicación porque rompieron el protocolo”.

Luego en un comunicado, el Sifup informó que “rechazamos tajante y absolutamente todos los hechos falsos, graves, dañinos y ficticios contrarios a la realidad, imputados por el club San Marcos, que han sido vertidos para fundar estos despidos y que han provocado una ola de críticas, señalamientos y escarnio público en contra de nuestros asociados, incluso de parte de la ministra del deporte”.

En el escrito el sindicato sostuvo que “han vulnerado y atentado contra la honra, no podemos tolerar, debiendo tenerse presente que nunca se incumplieron los protocolos, el deber personal y colectivo de autocuidado preventivo, responsabilidad y prudencia”.

Aunque la lápida la puso el profe Peña quien dejó en claro que “no volverán, yo no he conversado con ellos, no sé si están o no en la ciudad, pero no pueden regresar. Hace unas semanas la tía de un jugador tuvo Covid y hubo que parar los entrenamientos por eso, hicimos todos los tests para cuidar a nuestros jugadores, acá hay una falta de disciplina y por eso se toman las medidas”.

Sólo Brandon Muñoz ha posteado en Instagram publicando la canción “Delincuente” de Farruko con la frase “se lucraron, curaron, de mi mierda hablaron y yo callado me quedé; difamaron, juzgaron, hasta que me trancaron”, puso en una historia, mientras el resto optó por el silencio.

#Tags


Top de La Cuarta

Seguir leyendo