“Pollo” Véliz: “Los chicos de la Sub 17 paliaron mi tristeza”

Autor: La Cuarta

El entrenador en el Mundial de Japón en 1993 recuerda que dos meses antes de ese torneo murió su señora y fueron los jugadores quienes le levantaron el ánimo.


El Mundial Sub 17 de Japón en 1993 fue una gran alegría para los futboleros chilenos. Pocos años antes había sucedido el “Maracanazo” y parecía que nuestro peloteo era un barco a la deriva.

Sin embargo, un grupo de niños volvió a crear una ilusión de la mano de Leonardo Véliz, quien además del entrenador se convirtió en el “papi” de todos ellos.

En estos días de pandemia, CDF ha vuelto a transmitir los encuentros de esa cita continental, tocándole la fibra al “Pollo”. “Eran momentos difíciles para el fútbol chileno, varios creían que no teníamos futuro. Y ahora he vuelto a ver esos partidos. Miré el que le ganamos 4-1 a la República Checa, jugamos un partidazo. Vi todo lo que hicimos, lo analicé de nuevo”, indicó el ex delantero de Colo Colo, que consiguió el bronce ese año.

– Ser terceros con esa Selección fue una gracia, en época de triunfos morales.

– Y lo hicimos con un componente sicológico potente. Es que la FIFA quería darnos a nosotros y a Polonia el tercer lugar por secretaría, pues iba a pasar un tifón por Tokio. Le planteé esa opción a los chicos y ellos reclamaron, querían jugar. Eso muestra la mentalidad que tenían.

-Le cambió la vida dirigir a esa Selección.

– La verdad es que los chicos de la Sub 17 paliaron mi tristeza e hicieron mi vida más placentera. Dos meses antes del Mundial, murió mi señora (María Angélica Villalobos) y ellos me demostraron que eran grandes personas. En Colombia clasificamos para el Mundial y poco después sucedió esa tragedia. Ellos me ayudaron a estar lo más firme posible.

-Fue como tener un apoyo familiar, incondicional.

– Yo sé que muchos me veían como su padre en ese momento. Entrenábamos harto, jugábamos partidos en Santa Laura y todo eso ayudaba a tener la cabeza ocupada. Pero llegaba la noche y esas eran horas difíciles, lloraba harto junto a mis tres hijos. Por suerte algunos picarones me trataron de levantar el ánimo, incluso me molestaban con que iban a conseguirme polola, ja, ja.

-¿Quiénes eran esos pelusones?

– Manuel Neira y Frank Lobos eran buenos para la talla. Decían que habían conocido una niña linda, pero que la mamá estaba mejor. En verdad ese año 93 es inolvidable, desde lo profesional y personal fue muy emotivo.

-Cree que esos jugadores pudieron llegar más alto.

– No sé, hicieron buena carrera muchos de ellos. Pero que un joven chileno en esos años fuera a llegar a Real Madrid era casi imposible, eran otros tiempos. Y además el fútbol ha cambiado. Por ejemplo, Neira era extraordinario, como Romario y Bebeto, por ser un delantero chispeante. Claro que en esa época, muchos buscaban delanteros más grandes, jugaban a tirar centros. Messi ayudó mucho a cambiar eso, a jugar más a ras de piso.

#Tags


Top de La Cuarta

Seguir leyendo