En Tercera División no se fían de la “nueva normalidad”

Autor: Luis Escares

53 clubes del amateur están en ascuas de saber qué pasará con sus torneos. Más de mil jugadores que no han recibido aportes y dirigentes que hacen esfuerzos para que la pelota ruede, ojalá, desde septiembre.


“Nosotros vamos a empezar cuando tengamos autorización sanitaria, deportiva y no comenzaremos antes que el fútbol profesional”, cuenta el presidente de Tercera División, Martín Hoces, sobre la realidad de las instituciones que darán vida a los torneos de la A y B.

ANFA tiene más afiliados que la misma ANFP, más de mil personas que reciben aportes y dan vida a las dos divisiones, que aún no saben cuándo volverán a competir o sobre si este año habrá torneo o no.

“Vamos un mes desfasados con el fútbol profesional, yo nunca he dado fechas y si el calendario no se da, no habrá campeonato, es algo que los clubes saben. Los estamos asesorando con los protocolos, les quitamos los gastos operacionales y este año sólo tendrán que pagar los arbitrajes, entonces, estamos trabajando para poder jugar, pero hay clubes que ya nos han manifestado que se retirarán, ellos podrían volver el 2021 manteniendo su división, asimismo, optamos por no disputar la Copa Chile”, dice Hoces.

Uno de los que no jugará será Pudahuel Barrancas. El cuadro de la B indica que “por la cantidad de recursos que necesitamos no podemos postular a proyectos del gobierno regional o municipalidad, además, si se nos enferma un chico no tendríamos los medios para ayudarlo, entonces preferimos no jugar”, dice Leonardo Vargas, dirigente del club.

En duda

En la A hay dos clubes que también están en duda: Provincial Ranco y Deportes Rengo. “Estamos analizando el tema, porque en lo económico se nos complica un poco. Tenemos una casa de 14 jugadores para los chicos que son de afuera, es una pensión-hotel, tuvimos que dejar de entregar aportes en marzo y un viaje a Santiago nos sale 2,5 millones, entonces es difícil porque queremos pelear el ascenso, no sólo llenar un cupo”, añade Angelo Reckmann, jefe sureño.

Christian Muñoz, DT de Rengo, manifiesta que “nosotros dejamos de entrenar el 13 de marzo, habíamos jugado 11 partidos amistosos, teníamos todo, pero ahora estamos a la espera, sé que esta semana los dirigentes definirán”, mientras desde el equipo de la B, Deportivo Meza de Padre Las Casas, su presidente Julio Antivil cuenta que “teníamos una planificación, que ahora tenemos que adecuar porque este equipo tenía muchos universitarios de otras regiones que ahora no podrán venir a Temuco, pero está la intención de participar”.

Sí jugarán

Donde sí asumirán los riesgos es en Provincial Ovalle y Municipal Mejillones, ambos de la Tercera A. “Tendremos que hacerlo a la antigua, dormir y comer en el bus, estirar las piernas en la carretera y si nos va bien parar en algún restaurant, pero acá estamos pensando en ascender, por eso a los muchachos se les está pagando el 50% de los sueldos y siguen entrenando”, cuenta Simón Vargas, coordinador del Limarí.

Carlos “Chifli” Rojas, técnico del megapuerto, sostiene que “el municipio nos tenía asignados los recursos desde antes de la pandemia, así que esperamos participar, que los entrenamientos vuelvan la primera semana de agosto y tener un torneo ‘normal’”.

La cesantía en los jugadores es latente, muchos están formando emprendimientos por Instagram, trabajando como chófer o haciendo lo que sea para pasar el momento. “Es complejo, nosotros en Osorno acordamos sólo cobrar los días trabajados y cuando volvamos los aportes regresarán, sabemos que los clubes están complicados”, dice el arquero de los “Toros”, Marcelo Salas.

¿Volver en septiembre?

Óscar Plaza, coordinador de Municipal Puente Alto, otro de los clubes que debutará este año, da otro tópico que podría causar problemas como lo son “los estadios municipales, ya que la gran mayoría de los clubes dependemos de eso. Si acá vuelve el fútbol, las otras disciplinas también querrán regresar, así que todo hay que trabajarlo con cautela, pero nosotros queremos jugar”.

La subsecretaria de Salud, Paula Daza, comentó en conversación con Radio Cooperativa que “hemos visto una evolución favorable en algunas comunas, pero no podemos adelantar fechas de regreso. Estamos trabajando en protocolos sólidos, rigurosos y seguros para la actividad”.

El 15 de julio se sabrá cuáles son los clubes que participarán o no de los torneos. La A se jugarían dos zonas, norte y sur, mientras la B mantendrá su formato norte, centro y sur, ahora sólo resta definir los criterios de ascenso, saber si habrá descensos y qué pasará con la Segunda División Profesional.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo