Luis Andaur Luis Andaur se tutea con las serpientes, cocodrilos y elefantes

Autor: La cuarta

Buscando nuevas aventuras, ha estado tres veces a punto de pasar al patio de los callados con los desafíos que le pone la naturaleza, y ahora se la juega a todo cachete en la pomada "Annimales", de Canal 13.


Por más que la barra quede con las mansas pepas y tiritones de pera cuando ve los videos extremos en que Luis Andaur prácticamente se tutea con serpientes venenosas, hambrientos cocodrilos y elefantes malhumorados, el propio titán de los animales nos contó que si bien su pega no es fácil, ha visto cosas más peligrosas en sus viajes por el mundo.
El chicuelo que primero la rompió en "La Ley de la Selva", de MEGA y ahora está como chancho en el barro en "Annimales", de Canal 13, nos contó que desde que era pitufo que la fauna ha sido su pasión. "Nací hace 42 años en Santiago centro. De niño mi primera opción era meterme al mar, salir a recorrer en bicicleta y los animales". Por eso, nunca se le olvidará el hecho que lo hizo enamorarse de la raza animal a sus 9 años: "En mi cuadra había un perro que siempre me ladraba y al final me terminé encariñando con él. Era un quiltrito con el que siempre jugaba, hasta que un día lo envenenó el viejo del saco que había en el barrio. Me puse a llorar y sufrí mucho. De ahí que le agarré un cariño especial a los perritos, que son mi debilidad". Por eso ahora cuida como hueso santo a sus labradores Tambor y Trufa, con quienes vive en su casa de Peñalolén. 
Su pasión lo llevó a estudiar licenciatura en biología en la Católica. "También estudié en el físico de la Chile y después me puse a recorrer el mundo durante cinco años con mi bicicleta", afirmó.
– ¿Cómo financiaste ese viaje?
– La Oxford me ofreció el auspicio. Como no tenía ni uno para pagar la U tuve que pedir crédito fiscal, y me iba a estudiar en bicicleta. Así que un día se me ocurrió escalar el Aconcagua en bici. Nadie creía que la podía hacer, pero lo logré y de ahí escalé las 10 montañas más altas de América en bicicleta. Batí un récord que estuvo 15 años en el Guinness.
– ¿Cuáles fueron las cosas que más te marcaron?
– En Ruanda había guerra civil, me tocó ver cerros de cadáveres en las calles, pero pudieron sobrevivir 300 gorilas y sólo quedan 350 en el mundo. En la India vi una quema de cadáveres en el río Ganges, con los cuervos devorándoselos ahí mismo. También me sorprendió la selva de Borneo y la Amazónica.

COLMILLO

Miles de historias tiene este cabro, pero lejos la que más recuerda es la vez que lo mordió una cascabel en plena Selva Amazónica, y que casi lo mandó al más allá. "Me enterró un diente en el pulgar de la mano derecha. Estaba manipulando esa cascabel y por error mío me mordió. La mano se me puso negra, y aunque tenía tiempo para reaccionar me urgí mucho, porque el hospital más cercano estaba a cuatro horas", recuerda.
– ¿Cómo soportaste?
– Siempre ando con antídotos  y me chanté uno altiro, pero eso no se debe hacer porque puede provocar una reacción alérgica. Con eso se me adormeció el brazo. Finalmente pude llegar al hospital y estuve 3 días internado.
– Nica la cuentas dos veces.
– Por suerte que me enterró un colmillo y no los dos. La que me mordió es una de las más venenosas del mundo, puede matar a 200 ratones.
– ¿La has vuelto a ver peluda?
 – El año ’93 me agarró el aluvión que hubo en la cordillera y me arrastró entero. Esa vez estaba buscando unos fósiles en una cumbre del Cajón del Maipo. Esa vez hubo cuatro muertos, a mí me sacó un bulldozer que me levantó de entre la tierra. Cuando me paré, parecía de cemento. Fue heavy. Otra oportunidad estaba escalando en Perú y quedé colgando de una pared de hielo de 5 mil metros. Caí 30 metros y quedé colgando de un arnés. Me luxé el brazo entero. 
– Bueno, pero quién te manda a meterte en atados.
– Es distinto, por ejemplo yo no podría ser carabinero e ir a meterme a una población de noche. Es más peligroso alguien armado que un animal salvaje. Le tengo miedo a las armas y a lo que pueda hacer la gente con ellas. Tampoco entiendo a los tipos que están en el piso 30 limpiando ventanas, eso me asusta ene.

JULEPE

Luis nos contó que la especie que más cuco le da son los osos polares: "El cocodrilo y la serpiente son predecibles porque te avisan cuando te atacarán, pero uno nunca sabe qué hará un oso".
– Pero igual le has mostrado los dientes a un elefante.
– Sí, y también a un rinoceronte negro . Lo importante es que la gente no huya, que el animal no te note que te sube la adrenalina y sepas cómo reaccionar ante ellos.
– Y pensar que hay gente que no puede ver las baratas…
– Mi camarógrafo le tiene fobia a las arañas. Las tomas más extremas las hago yo solo.
– Ahora volviste con "Annimales" junto a Lindorfo, ¿te gustaría que tus aventuras las mostraran en el cable?
– Del Animal Planet están bien interesados, pero no me interesa porque me quiero quedar en Chile.
– ¿Y si te ofrecen manso billete?
– No va por las lucas, de hecho el MEGA me hizo una muy buena contraoferta antes de venirme a Canal 13, pero no quise porque acá tengo contrato por dos años.
– ¿Alguna mala cara en "La Ley de la Selva?
– Fueron buenos años, pero el año pasado había mucha presión por el rating. Si en un programa salía con un cocodrilo gigante y nos iba bien, al siguiente querían que apareciera con otro cocodrilo, pero el doble de grande. Hasta me estresé en diciembre, me vino una trombosis a la pierna, que fue por pura tensión y nerviosismo, pero ya estoy recuperado.

Por Alberto Brieba Lübbert

Seguir leyendo