Luis Andaur pedaleó feo: “Vi el túnel”

Animador cletero cuenta cómo tira p'arriba tras sufrir una trombosis.


Tras salvarse de una brígida trombosis, al ser operado de una fractura en una pierna, el corajudo Luis Andaur ya se encuentra en su casa haciendo reposo. 

El animador de “Bicitantes” (Mega) está de tan buen ánimo y que cree que volverá a las pistas en tiempo récord. “Lo complejo fue cómo quedó la pata, si te mando una foto te cagas”, advierte.

– Siendo tan inquieto, ¿cómo ha estado el post operatorio?

– Voy a estar de vuelta en dos meses, la idea es que para el verano ya pueda volver a apoyar la pata bien. Estoy con medicamentos, pero he superado las expectativas en un 200%.

– ¿Así de bien? Yo hasta con un resfrío quedo más tirado.

– Ya me sacaron como 40 corchetes del pie,  que deberían haber durado semanas. En parte, ayuda en la recuperación que soy una persona sana, no fumo, además tengo buena cicatrización, sin contar que además caí en una muy buena clínica.

– ¿Y él ánimo?

-Ha estado espectacular, nunca me he echado para atrás. 

– ¿Será esta la vez que más cerquita has estado de la pelá?

– Yo creo que es como la tercera, jejejé. Si en un minuto pensaron hasta en amputarme la pierna, que era lo que había que hacer,  ya que se había perdido la irrigación de la sangre. Se rompió una arteria y ya se estaban formando coágulos. No se llegó  a eso por la buena reacción de los médicos que me hicieron un bypass.

– ¿Por qué ocurrió la trombosis?

-Los coágulos le pueden pasar a cualquiera, estés sentado en la oficina o en un avión. Yo ya tenía el historial de una trombo el ’95 cuando se me rompió una vena en un accidente en moto. 

 

Caleidoscopio

– O sea, al final, en esta operación casi te vas cleteando al “más allá”.

– Más que eso, si hasta vi el famoso túnel del que hablan, era como un caleidoscopio. Y vi a mi papá que murió el 2002 y también a mi perro “Tambor” que también falleció. Mi papá me tiraba la mano para que pudiera alcanzarla y no podía. Me fui a negro y después desperté post operación.

– ¿Y crees en esas cosas, cómo es tu relación con la muerte?

– Soy medio agnóstico. Todos vamos a vivir la muerte y cuando has tenido una vida plena, no debes temerle porque has hecho todo bien. Cuando muere alguien muy joven yo lo lamento. Pero  si hubiera muerto en esta operación, me hubiera ido feliz,  porque me he realizado en todo, soy un hombre pleno. Yo prefiero morir a quedar inválido, postrado o paralítico.

Seguir leyendo