Corte de Apelaciones mandó para la casa a Tito Fernández

Autor: Pedro Mendoza

Tribunal de alzada revocó la prisión preventiva impuesta en su formalización por los delitos de abuso sexual y violación. En fallo dividido se estimó que no se habrían configurado o establecido los presupuestos de existencia de los ilícitos que se le imputan.


La Cuarta Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago desayunó a primera hora a quienes siguen el caso de Tito Fernández, acusado por la Fiscalía Centro Norte de abuso sexual y violación en contra de tres mujeres entre los años 2010 y 2016.

La sorpresa se produjo por el resultado del fallo dividido que revocó la prisión preventiva decretada el pasado 29 de julio en contra del cantautor, tras ser formalizado por el 7° Juzgado de Garantía de Santiago.

En la votación, los ministros Juan Cristóbal Mera y Paola Herrera optaron para anular la medida impuesta y quedó sin cautelares. Sólo Lilian Leyton se manifestó a favor de que permaneciera privado de libertad.

Su nueva defensa quedó conforme con el resultado y su abogado, Nicolás Oxman, aseguró que “entendemos que el fallo está ajustado a derecho (…) En la medida en que se vio por establecido que no existían indicios suficientes para poder estimar las violaciones y abusos sexuales que habían sido denunciadas por las víctimas”.

Desde la Unidad de Violencia contra las Mujeres del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género lamentaron la determinación del tribunal de alzada y su titular, María Loreto Franco, aseguró que el fallo “produce la sensación de impunidad frente a estos casos, no solamente con nuestras víctimas, sino en miles de mujeres que están viviendo un caso similar”.

¿Y qué sigue? Por ahora, la Fiscalía Centro Norte continúa con el plazo de 90 días (desde el 29 de julio) para conseguir nuevos antecedentes de los hechos que se le imputan a Tito Fernández.

Tranquilo

En la tarde de ayer, “El Temucano” abandonó en completo silencio el penal Santiago 1 y partió rumbo a Quilicura, al domicilio de una ex pareja, en vez de retornar a Puerto Varas, donde vivía con su pareja, Luz Rivera.

Su círculo íntimo y amigos prefirieron no emitir declaraciones. “Como familia decidimos no hablar del tema, mi padre no lo necesita. Es el momento de estar en paz”, mandaron a decir.

No obstante, cercanos al músico le comentaron a La Cuarta que él se ha visto muy afectado por el proceso iniciado en su contra y que se encuentra levemente sedado.

El intérprete de “Me gusta el vino” en todo momento ha manifestado su inocencia y reiterado que “Tallis” nunca fue una secta y que las relaciones fueron “consensuadas, no son relaciones a la fuerza ni nada de esas cosas”.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo