Daniel Fuenzalida F.

Daniel Fuenzalida F.

Animador

Espectáculos

Doctora Cordero a sus anchas en modo Ventilador-Teletrabajo

El escenario perfecto para que Cordero se explaye –sin censura- sobre la realidad del país. La complicidad y empatía que tiene Fuentes con la doctora es la mejor. Ambos se conocen a la perfección y hasta comparten el mismo programa en radio El Conquistador.


No son pocos los esfuerzos que hace Eduardo Fuentes para controlar el huracán verborreico de la doctora María Luisa Cordero (77). Cada miércoles, en La Red, el programa “Mentiras Verdaderas” se enlaza con la casa de la conocida siquiatra dando paso a jornadas de análisis de la realidad nacional en el estilo deslenguado y directo que la caracteriza.

El rol de moderador le cabe como anillo al dedo al periodista. Él en el estudio y ella en el living de su casa. El escenario perfecto para que Cordero se explaye –sin censura- sobre la realidad del país. La complicidad y empatía que tiene Fuentes con la doctora es la mejor. Ambos se conocen a la perfección y hasta comparten el mismo programa en radio El Conquistador.

Esa conexión se refleja en pantalla. El conductor sabe lidiar con los tiempos, las agresiones, las descalificaciones… en fin. Todo lo que compone el discurso de la expanelista de Bienvenidos. Como un arquero bajo los tres palos, Eduardo Fuentes se pone los guantes en cada aparición de su colega y amiga. Es que ella no deja títere con cabeza.

A la exseremi de Salud, Rosa Oyarce, le mandó un recado sin anestesia: “No tengo ninguna animadversión, pero la encuentro penca”. Sus dichos han terminado varias veces en la justicia. Fue la alcaldesa Cathy Barriga, quien la llevó a Tribunales por difundir un presunto estudio psiquiátrico de ella. La acción no prosperó porque la doctora se disculpó públicamente. Cuando todos pensábamos que el fuego no continuaría, Cordero lanzó un nuevo espolonazo al afirmar “se corta el agua cuando ella baila” entre otros dichos alusivos a los virales de danza que protagoniza la edil de Maipú.

María Luisa Cordero Velásquez es un personaje que no conoce medias tintas. Sus juicios son desgarradores y esa libertad con la que navega le ha costado caro (demandas y sobres azules). Nada eso sí, la hará bajar la guardia.

En países como Argentina donde la costumbre de polemizar al aire es habitual, la doctora Cordero sería una más. Sin embargo en Chile, donde guardamos la basura debajo de la alfombra, sus palabras son noticia. Hoy en La Red está a sus anchas. La doctora no tiene presiones editoriales y cuenta con el soporte de Eduardo Fuentes, su mejor partner, compañero, cofrade y amigo.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo