Guionista de Verdades Ocultas adelantó detalles del salto temporal

Foto: Instagram

Será el martes cuando Verdades Ocultas dará uno de sus giros más dramáticos, realizando un salto temporal de 25 años en la teleserie que lleva más de 3 años al aire.


En este contexto del salto de tiempo, el guionista de Verdades Ocultas, Carlos Oporto, entregó una serie de detalles sobre lo que se viene en la producción y quienes tomarán las riendas de la historia.

En conversación con El Mercurio, el escritor sostuvo que los seguidores «en principio, vamos a sentir que estamos frente a una nueva historia. Sin traicionar las bases ni todo lo que ha sucedido a lo largo de la teleserie, pero el foco ahora es otro y la atención va a estar puesta no solo en los personajes que conocemos, sino que en sus hijos«, aseguró.

Esto ya que, desde este salto, la historia «se muestra a través de los ojos de una nueva generación, que se ha mantenido al margen y la producción vuelve al Pasaje Nueva Esperanza, donde se situó en sus inicios, y esta vez son Martina y Olivia, hijas de Rocío y Agustina -interpretadas por Camila Hirane y Carmen Zabala- las que resucitan el pasado«, agregó el profesional.

Asimismo, Carlos comentó que los personajes de Rocío, Tomás y Agustina, estarán profundamente afectados por lo ocurrido hace 25 años, luego de que se enteraran que la abogada fue cómplice del gran villano de sus vidas. «Han pasado por mucho, y tras el final de esta etapa ya no hay vuelta atrás ni reconciliación posible entre ellos«, aclaró.

La importancia de Martina en Verdades Ocultas

Según aseguró el guionista de la teleserie, será la hija de Rocío quien regresará para saber quiénes son sus cercanos. «Martina, criada en el extranjero, será quien inicie un viaje para dar con la verdad sobre su historia familiar«, indicó Oporto.

Por otro lado, se refirió a cómo lo harán con el paso del tiempo, sosteniendo que «ha sido bien relativo en verdades ocultas. Nos gusta jugar con eso (…) Como recurso narrativo hemos usado en más de una ocasión la «línea de acción flotante» y el «síndrome de envejecimiento rápido» (SORAS, en inglés), frecuentes en este formato de teleseries de larga duración. Esto nos ha permitido avanzar en el tiempo con los personajes sin alterar mayormente el entorno«, comentó.

«El salto de tiempo está en función de que la nueva generación tenga la edad suficiente para tomar las riendas de la historia (…) Claramente es una apuesta y un riesgo, pero no es lo primero que tomamos a lo largo de la historia, y esperemos que no sea el último«, concluyó el profesional.

Seguir leyendo