Hija de Maradona: “Si esperan que me suicide por las acusaciones, lamento decirles que no, que soy fuerte”

Autor: La Cuarta

Giannina Maradona explicó cómo afecta a su salud mental que algunos periodistas la “hostiguen” constantemente.


Diego Maradona murió el pasado 25 de noviembre en su casa de San Andrés, en Tigre, pero la estela de su muerte sigue penando a sus cercanos.

Mientras la Justicia investiga las causas y si los médicos que lo trataban tuvieron algún tipo de responsabilidad, en medio del duelo por la pérdida de su padre, Dalma y Gianinna Maradona, las hijas del “10”, viven un fuerte enfrentamiento con el periodista Luis Ventura.

“Esto no es periodismo, ¡es un hostigamiento diario! ¿Qué es lo que tengo que hacer para que esto pare? ¿Alguien me puede ayudar?”, escribió en Instagram Dalma, la autora de “Hija de Dios: No es el Diego, es mi papá”.

En una entrevista, Luis Ventura criticó a las jóvenes.

“Antes de dar opinión con respecto al periodismo, tendrían que dar una explicación de por qué no veían al padre”, dijo.

“Y cuántas veces lo vieron en los últimos días que fueron los decisivos de su vida”, añadió el comunicador.

Sandra Borghi, del programa “Nosotros a la mañana”, se plegó a las críticas: “¿En toda esta historia, las hijas dónde estaban? ¿No veían lo que estaba pasando? ¿Dónde estaba Giannina?”, preguntó.

La respuesta

A través de su cuenta de Instagram, Giannina Maradona respondió.

“Después de leer este título y esta nota se me dispararon un montón de preguntas, una es esta… ¿Si yo me suicido por todo lo que están diciendo de mí, ¿quién es culpable de la decisión que yo tome por no aguantar más el hostigamiento constante?”, se preguntó la hija del “10” y Claudia Villafañe.

“Nadie, ¿no? Porque nunca nadie se hace cargo de nada. Sueltan lo primero que se les viene a la mente y después les da igual, porque ‘es su trabajo’. Y si después se demuestra lo contrario, da igual”, agregó la hermana de Dalma.

Luego continuó: “Si esperan que me suicide por las acusaciones que hacen hacia mi persona, lamento decirles que no, que soy fuerte y que aunque sus dedos acusadores me doblan, no me tiran”.

“El tiempo les va a demostrar cómo fueron las cosas. Confío y sobre todo, confío en mi papá, que desde arriba me cuida 24/7. Sigan hablando, mientras tanto yo prosigo con mis sesiones de terapia para acomodarme”, añadió.

“Si no tuviera un hijo, los pies sobre la tierra, la historia en primera persona, mis pocos amigos y mi familia, con el hostigamiento que siento desde que mi vida dio un vuelco, ya me hubiera suicidado”, confesó con total honestidad sobre el doloroso momento que atraviesa tras la muerte de su padre.

Seguir leyendo