Alejandra Valle

Alejada de la farándula: la nueva vida de Alejandra Valle

21.09.2019 ALEJANDRA VALLE_RADIO PUDAHUEL_FOTO: ESTEBAN GALINDO FAGETT/LA CUARTA ALEJANDRA VALLE SALINAS - PERIODISTA - RETRATOS - CAMBIO DE IMAGEN - CAMBIO DE LOOK - ENTREVISTA

Autor: Pedro Mendoza

Pegada en su matinal y escribiendo. Así es como la periodista vive el día a día junto a su núcleo familiar y lejos de las polémicas. Por eso no pescó el misil que le tiró Paty Maldonado.


“Intrusos” y el mundo farandulero que la marcó por años van de a poco quedando atrás. Ale Valle ahora pone el foco en su “yo personal” y en “El Matinal de los que Sobran”, transmitido por el sitio web El Desconcierto. “No es que pueda decir que estoy ganando millones, hay que hacer mucha autogestión, pero estoy feliz”, cuenta la periodista mientras entra a su casa, luego de bajarse del Metro que la trajo del mercado Tirso Molina, donde transmitió el último capítulo de su programa.

– ¿Cómo ha sido este cambio mediático que has tenido?

Estoy alejada de la televisión tradicional, la que va para abajo, pero estoy en el proyecto web de “El Matinal de los que sobran” que va para arriba. Entonces lo que me ha pasado ha sido muy bonito.

– ¿De qué forma?

Es un cambio en mi carrera, que no es fácil que se dé, sobre todo cuando te tildan de farandulera. Es fácil decir que te vas a sacar esa etiqueta, pero no así que la gente lo haga.

– ¿Cómo sigue el matinal?

Ahora en febrero hicimos cuatro nomás, pero desde marzo partimos con dos horas, porque además de El Desconcierto lo vamos a transmitir por la radio y televisión de la Usach. Así que se está armando una súper buena parrilla con Lucía López, Freddy Stock y Cristián Arcos. Se está armando algo bien entretenido ahí en la “U”.

– Varios ex de la TV engancharon…

Es que la gente le cree a la internet, mucho de lo que yo más pensaba incluso. Hay un hábito de las personas que se conectan y que claro, ¡no hay tanto glamour, jajajá! Incluso, no hay que maquillarse.

– ¿Te gusta esa parte?

Es que, por ejemplo, si hay que bajar de peso, lo hago porque yo lo quiero, no porque alguien me lo imponga.

– ¿Cómo es vivir desde la autogestión?

Mucho cafecito por aquí, por allá. ¡Aunque no siempre es puro café, jajajá!

– ¿Y la familia?

Bueno, ahora en febrero pusimos un poco más el freno para poder compartir con ellos. Y para guardar energías para lo que se viene.

– ¿Esto es un reencuentro contigo misma?

Es ser lo que siempre fui yo: el estar con el movimiento social. Entiendo el motivo por el que se provoca y quiero ser un aporte.

– Muy lejos de la prensa rosa…

No creo que pudiera tener mi cabeza en estos días en la farándula.

– Pero igual has estado su resto metida en el cahuín, sobre todo cuando la Maldonado te tildó de “mentirosa”, ¿o no?

Me persigue la farándula, pero no le doy ninguna importancia. Quizás antes le hubiera respondido, pero la verdad me tiene sin cuidado.

– ¿Diga lo que diga Patricia Maldonado?

¡Claro! Además que ya no hablaba mucho con ella. Incluso, fui súper firme cuando ella hizo esos comentarios sobre el diputado Urrutia. Y de ahí en adelante no me produce interés, encuentro que preocuparme de eso es tan banal y pequeño.

– ¿Ya fue?

En ese sentido. Aunque siento que la farándula se puede hacer con un sentido social, no reniego, pero este tipo de discusiones que no le importan a nadie… ¡chao nomá! Dejemos de mirarnos el ombligo. Que se vaya tranquila a hacer sus cosas.

La vida de casa

Antes a la Ale se la comía el trabajo. Entre la pantalla y el micrófono con suerte estaba en su hogar, el que ahora ha tomado una parte importante dentro de su tiempo. “He disfrutado harto estar con los míos. Estamos viviendo procesos bastante importantes con mis hijos actualmente”, explica.

– ¿En qué temas?

Mi hijo mayor va a entrar a la universidad y mi hija está entrando en la adolescencia. Hemos podido conversar, hablar sobre feminismo con mi hija y de lo que se viene.

– ¿Y cómo ven a la mamá revolucionaria?

Se sienten orgullosos y son revolucionarios también. Mi marido es más piola, pero a nosotros tres nos gusta ir a las marchas.

– ¿Te habían dicho antes que estaban orgullosos de ti?

Nunca me lo habían dicho antes, y es súper valioso.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo