«Los peores días de mi vida»: Rostro de La Red reveló el drama que vivió con el virus

Autor: La Cuarta

A través de su Instagram, Michael Roldán contó que fue uno de los casos que tuvo el canal semanas atrás. Durante días, sintió el "nerviosismo de que los síntomas persistían" y pensó en "lo peor".


«Hola, volví», escribió en su Instagram el animador y rostro de La Red, Michael «Guagüito» Roldán, quien acompañó el extenso texto reflexivo con una foto suya sonriendo.

Semanas atrás, se supo que distintos integrantes del canal se había contagiado de Covid-19. Aunque no había claridad nombres, sí se pensaba que entre los casos se encontraba alguno de los animadores del  programa Hola Millones, Natalia Mandiola, Michael Roldán y/o Nacho Pop.

Natalia fue la primera en confirmar que ella fue uno de los casos. Y durante la tarde del jueves, Michael también se sumó a través de la red social.

«Después de 16 días de síntomas puedo decir que ya no hay Covid por acá», escribió él. «Y sí, me contagié, todos sabemos que, a pesar de cuidarnos, nos puede pasar. Y me pasó».

Aunque su caso no le requirió internarse en algún centro médico, las consecuencias de su cuarentena sí lo afectaron con fuerza, según contó a sus seguidores.

 «Nadie te puede abrazar»

«Y si bien, gracias a Dios, no necesité ayuda de oxígeno ni ser hospitalizado, les puedo decir que pasé los peores diez días de mi vida», reveló.

Fue más de una semana en que la fiebre ni las molestias musculares desaparecían. » «los dolores físicos se mezclaban con los emocionales», contó. «La angustia de no saber cómo se comenzaría al siguiente día, el nerviosismo de que los síntomas persistían y pensar lo peor (el no tener gusto ni olfato era el menor detalle pa’ lo mal que me sentía)».

Así continuó su relato: «Lo pasé pésimo, tuve miedo y mucho». Pero, a pesar de ello, hoy puede decir que «le gané al Covid».  Ahora se siente bien, y «eso es un lujo que no sentía hace mucho rato».

También tuvo palabras para quienes, aunque no pudieron estar físicamente con él, lo acompañaron durante los días de enfermedad, como lo son sus amigos, su familia y compañeros de trabajo. «Sonrío porque observé, una vez más, lo privilegiado que soy en la vida», declaró.

«La prueba empírica de que las distancias no son limitantes para estar con el otro», aseguró.

Y cerró sus palabras con una lección que le dejó el virus: «Dicen que el Covid-19 es una enfermedad solitaria, y claro que lo es: nadie te puede abrazar, nadie se puede acercar a ti para ponerte un pañito frío contra la fiebre o llevarte una comida hasta la cama (en mi caso estaba solo en el departamento). Pero a pesar de todo eso, yo no puedo decir que viví la enfermedad solo, al contrario, me sentí acompañado siempre y querido eternamente».

Hoy Michael Roldán es dado de alto, lo que le permitiría retomar el lunes sus labores como conductor en La Red.

Seguir leyendo